Ofer­ta de tea­tros.

An­te la cri­sis, el ac­tor Mau­ri­cio Da­yub re­ga­ló tic­kets por Twitter, en el cir­cui­to off hay pro­mos y pro­gra­ma­ción que va­ría to­dos los días. Tam­bién apues­tan a al­qui­lar sa­las o ha­cer­las más chi­cas.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

Com­ba­ten la caí­da de pú­bli­co con ho­ra­rios nuevos y al­qui­ler pa­ra uso no ar­tís­ti­co.

CLA­RA FERNANDEZ ESCUDERO / FLO­REN­CIA CO­RO­NEL

Los op­ti­mis­tas de la cri­sis lo in­ter­pre­tan co­mo una for­ma de atraer nuevos pú­bli­cos y apos­tar al tea­tro co­mo es­pa­cio de ca­tar­sis co­lec­ti­va. Pa­ra otros, se tra­du­ce en pen­sar al­ter­na­ti­vas pa­ra so­bre­vi­vir.

Lo cier­to es que la siem­pre in­ten­sa ac­ti­vi­dad tea­tral por­te­ña –que, sal­vo ex­cep­cio­nes, re­gis­tró en los úl­ti­mos me­ses una caí­da pro­nun­cia­da en la can­ti­dad de es­pec­ta­do­res, tan­to en el cir­cui­to co­mer­cia l co­mo el in­de­pen­dien­te ( ver

apar­te) –, ha­ce fren­te a las di­fi­cul­ta­des con op­cio­nes que van des­de in­ten­si­fi­car los de a po­co ins­ta­la­dos ho­ra­rios ‘al­ter­na­ti­vos’ –du­ran­te la ma­ña­na o tem­prano a la tar­de– has­ta con­ver­tir una sa­la en tres, ha­cer­la te­má­ti­ca o, en una mo­vi­da más ju­ga­da, ha­cer fun­cio­nes a la go­rra –al­go in­fre­cuen­te pa­ra tea­tros más ins­ta­la­dos– o, di­rec­ta­men­te, re­ga­lar una par­te de las en­tra­das.

El ac­tor y di­rec­tor Mau­ri­cio Da­yub, uno de los due­ños del Cha­ca­re­rean Tea­tre, dio el pri­mer pa­so: ofre­ció vía Twitter el 10% de las bu­ta­cas de la sa­la pa­ra una de sus obras a quie­nes “no pu­die­ran ir por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas”. Las ago­tó en mi­nu­tos. “Fue pro­duc­to de un im­pul­so. Pen­sé en los ac­to­res es­pe­ran­do al pú­bli­co, y la gen­te con ga­nas de sa­lir, de ver una obra que les ha­ga bien, y sen­tí que el úni­co ob­je­ti­vo que tie­ne un tea­tro es que los ar­tis­tas y el pú­bli­co se en­cuen­tren y com­par­tan”, ex­pli­ca aho­ra Da­yub.

“Más que nun­ca, la per­so­na que in­vir­tió en su en­tra­da bus­ca una ex­pe­rien­cia. Tra­ta­mos de dar­le va­lor: en una de las sa­las te­ne­mos obras de 25 mi­nu­tos, a la go­rra; los jue­ves ha­ce­mos un des­cuen­to fi­jo a $ 280 y los me­no­res de 28 pa­gan mi­tad de pre­cio to­dos los días. Que­re­mos sa­car las ba­rre­ras de to­do ti­po pa­ra que la gen­te se acer­que: te­ne­mos fun­cio­nes los do­min­gos a las 11, a las 15; los jue­ves a las 16. Bus­ca­mos el pú­bli­co don­de es­té”, di­ce Ma­xi­me Seu­gé, uno de los res­pon­sa­bles de Tim­bre 4. Más es más.

Pa­ra re­for­zar esa pre­mi­sa de que ‘a mal tiem­po, más tea­tro’, ma­ña­na, el his­tó­ri­co Ta­ba­rís re­abri­rá con­ver­ti- do en tres sa­las: a la prin­ci­pal, su­ma­ron otras dos de 400 pla­teas ca­da una. “Siem­pre sos­tu­ve que los edi­fi­cios tea­tra­les son el pun­ta­pié pa­ra que lue­go se desa­rro­lle el he­cho ar­tís­ti­co y tra­ba­jen los pro­duc­to­res. Las sa­las so­bre­vi­ven a las per­so­nas y a las em­pre­sas”, con­fía el em­pre­sa­rio Car­los Rot­tem­berg. Y su par Lino Pa­ta­lano coin­ci­de: aso­cia­do con Gus­ta­vo Yan­ke­le­vich, con­vir­tió es­te año el tea­tro Li­ceo en el Co­medy, una sa­la es­pe­cia­li­za­da en stand up, con una pro­gra­ma­ción que cam­bia to­dos los días. “Los es­pec­tácu­los en car­te­le­ra c lle­gan a tres mil es­pec­ta­do­res p por se­ma­na: es un mi­la­gro. En­con­tra­mos en el pú­bli­co del stand up una for­ma de re­con­ver­tir­nos”, cuen­ta. “Cuan­do la gen­te es­tá in­se­gu­ra y no sa­be qué va a pa­sar, se re­trae, pe­ro el ar­te siem­pre se re­con­vier­te”, con­fía.

“Lo que hi­zo Mau­ri­cio (Da­yub) me pa­re­ce crea­ti­vo. A to­dos nos que­dan bu­ta­cas li­bres b en al­gu­nos es­pec­tácu­los por­que p los exi­to­sos son so­lo unos u po­cos. Las pro­mo­cio­nes es­tán a la or­den del día, y es­te año, co­mo ya lo ve­ni­mos ha­cien­do, ten­dre­mos en oc­tu­bre la l cam­pa­ña ‘Ve­ní al tea­tro’ don­de ha­brá diez mil en­tra­das a $ 200 pa­ra ver to­dos los es­pec­tácu­los de la ca­lle Co­rrien­tes. Hay mu­cho pú­bli­co

GZA. MULTITABARIS COMAFI

ES­PA­CIOS. En Tim­bre 4, fun­cio­nes de día (izq.). El Ta­ba­rís ten­drá tres sa­las.

OP­CIO­NES. Mau­ri­cio Da­yub re­ga­ló en­tra­das y las ago­tó en mi­nu­tos (izq.). En El Ca­ma­rín de las Mu­sas hay obras al me­dio­día (arr. der.) y el Li­ceo Co­medy (ab. der.), un show de stand up dis­tin­to por día.

GZA. TIM­BRE 4

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.