To­dos son per­fec­tos. To­dos me­nos vos

Perfil (Domingo) - - CULTURA - GUI­LLER­MO PI­RO

Ins­ta­gram es la red so­cial del mo­men­to: es usa­da al me­nos una vez al mes por más de mil mi­llo­nes de per­so­nas, y al me­nos una vez al día por 500 mi­llo­nes de usua­rios. La op­ción de las His­to­rias exis­te des­de ha­ce po­co más de dos años: en abril de 2017 ca­si 200 mi­llo­nes de per­so­nas subían co­mo mí­ni­mo una al día; en ju­nio de 2018 ya eran 400 mi­llo­nes. Ins­ta­gram gus­ta por­que es un lu­gar po­si­ti­vo y jo­vial, sin el len­gua­je vio­len­to y tó­xi­co tan fre­cuen­te en Fa­ce­book y en Twit­ter, e invita a com­par­tir co­sas be­llas y a in­ter­ac­tuar de­jan­do co­men­ta­rios a las co­sas com­par­ti­das por los de­más. Pe­ro hay quien cree que es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es su ma­yor pro­ble­ma: to­da esa be­lle­za es fal­sa, de uti­le­ría, exa­ge­ra­da.

En­tre quie­nes pien­san así es­tá el pe­rio­dis­ta de tec­no­lo­gía Alex Hern, que en el Guar­dian es­cri­bió que “en opi­nión de mu­chos usua­rios y ex­per­tos en sa­lud men­tal, la po­si­ti­vi­dad de Ins­ta­gram es su pro­ble­ma, por­que po­ne un im­pa­ra­ble én­fa­sis en la pro­mo­ción de es­ti­los de vi­da ‘per­fec­tos’”. Si Ins­ta­gram es una red so­cial bue­na por­que es ale­gre, Hern es­cu­pe el asa­do di­cien­do que a lo me­jor no es tan bue­na, jus­ta­men­te por­que es de­ma­sia­do ale­gre.

Twit­ter es con­si­de­ra­da la red so­cial en la que, ade­más de man­te­ner­se in­for­ma­do, uno tra­ta de ex­pre­sar una opi­nión, a me­nu­do crí­ti­ca, so­bre una va­ria­da pa­le­ta de te­mas, la ma­yo­ría de las ve­ces pe­leán­do­se con el en­torno. Hern di­ce que Ins­ta­gram “pa­re­ce, en cam­bio, la red so­cial más ami­ga­ble que se pue­da con­ce­bir. Es una co­mu­ni­dad de per­so­nas que se co­mu­ni­can so­bre to­do vi­sual­men­te y en la que la in­ter­ac­ción prin­ci­pal con­sis­te en po­ner la ima­gen de un ‘co­ra­zón’; es una red so­cial en la que el con­te­ni­do tien­de a vol­ver­se vi­ral gra­cias a la po­si­ti­vi­dad, y en la que mu­chos de los per­fi­les más se­gui­dos son de pe­rros y ga­tos”. Se­gún Hern, el pro­ble­ma es que, a di­fe­ren­cia de otras re­des so­cia­les, Ins­ta­gram “im­pul­sa a sus usua­rios a pre­sen­tar una ima­gen de sí mis­mos ale­gre, que atrai­ga, pe­ro que pa­ra los de­más po­dría re­sul­tar en­ga­ño­sa e in­clu­so no­ci­va”. Hern re­su­me el asun­to así: “Si Twit­ter es el lu­gar en que to­dos son te­rri­bles y Fa­ce­book es la de­mos­tra­ción de que to­dos son abu­rri­dos, Ins­ta­gram nos ha­ce ver que to­dos son per­fec­tos. To­dos me­nos vos”.

La Ro­yal So­ciety for Pu­blic Health (RSPH) es una aso­cia­ción bri­tá­ni­ca que se ocu­pa de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas. En 2017 hi­zo una en­cues­ta so­bre los efec­tos ne­ga­ti­vos que Fa­ce­book, Snap­chat, Twit­ter, You­Tu­be e Ins­ta­gram te­nían so­bre los usua­rios de en­tre 14 y 24 años. Ins­ta­gram era la red so­cial que se­gún los en­tre­vis­ta­dos te­nía so­bre ellos peo­res consecuencias, en par­ti­cu­lar en sus FO­MO ( Fear Of Mis­sing Out, el mie­do de ser ex­clui­dos de al­go), en su per­cep­ción del pro­pio cuer­po y en el sue­ño. Niamh McDa­de, in­ves­ti­ga­dor de la RSPH, le di­jo a Hern: “A pri­me­ra vis­ta Ins­ta­gram pue­de pa­re­cer muy ami­ga­ble. Pe­ro se­guir mi­ran­do las fo­tos de los de­más sin in­ter­ac­tuar no ha­ce bien a na­die. […] El he­cho es que en Ins­ta­gram so­lo se com­par­ten co­sas que tie­nen co­mo fin ha­cer­nos que­dar bien. En Twit­ter y en Fa­ce­book uno ve mu­chas co­sas que so­lo sir­ven pa­ra que uno di­ga: ‘Eh, des­pués de to­do mi vi­da es ma­ra­vi­llo­sa’”.

La psi­có­lo­ga y so­ció­lo­ga Sherry Tur­kle ya ha­bía di­cho en 2012, año de la crea­ción de Ins­ta­gram, que las re­des so­cia­les nos ha­cen sen­tir “co­nec­ta­dos pe­ro so­los”. Hern di­ce que es­tá tra­tan­do de abrir Ins­ta­gram ca­da vez me­nos y que si­gue so­lo a po­cos cien­tos de per­so­nas, es­pe­cial­men­te a aque­llas que co­no­ce de ver­dad. A pe­sar de es­to se la­men­ta de “ver a fa­mi­lia­res y ami­gos que ha­cen co­sas in­creí­bles y se divierten mu­cho, pe­ro sin mí”.

ALEX HERN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.