La ti­mi­dez co­mo for­ma de ego­cen­tris­mo

Perfil (Domingo) - - CULTURA -

“Años con­vi­vien­do con es­ta­dou­ni­den­ses al fi­nal me con­ven­cie­ron de que el com­por­ta­mien­to que ellos tie­nen fren­te a uno de los gran­des di­le­mas de la vi­da es el co­rrec­to. Cuan­do es­ta­mos en un res­tau­ran­te, ¿es co­rrec­to de­vol­ver a la co­ci­na un pla­to si no vino co­mo lo ha­bía­mos pe­di­do, es de­cir, frío si de­be­ría es­tar ca­lien­te, cu­bier­to de que­so si lo ha­bía­mos pe­di­do sin que­so? Na­tu­ral­men­te, el te­rror nues­tro, los bri­tá­ni­cos, de ha­cer­nos no­tar es­tá tan pro­fun­da­men­te ra­di­ca­do en mí que la so­la idea me opri­me el es­tó­ma­go. Pe­ro al fi­nal lo que me con­ven­ció fue ha­ber­me da­do cuen­ta de que por lo ge­ne­ral ese te­rror es una for­ma de ego­cen­tris­mo.”

Así co­mien­za Oli­ver Bur­ke­man su ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Guar­dian ha­ce unos días acer­ca de có­mo mu­chos se com­por­tan de ma­ne­ra ego­cén­tri­ca in­clu­so sin per­ca­tar­se. O dis­fra­zan­do ese ego­cen­tris­mo de fal­sa mo­des­tia. En su opi­nión, mu­chos se creen tan im­por­tan­tes que se pre­gun­tan si de­vol­vien­do un pla­to frío no le es­ta­rán arrui­nan­do la co­mi­da a la gen­te que los acom­pa­ña, o si no le es­tro­pea­rán el res­to de la no­che al camarero o trau­ma­ti­za­rán a to­do el per­so­nal de la co­ci­na. Bur­ke­man cree que no son tan im­por­tan­tes, y que en to­do ca­so al pen­sar así es­tán sien­do pre­sa de lo que él lla­ma la “re­ti­cen­cia ego­cén­tri­ca”: el mie­do de con­ver­tir­se en el cen­tro de aten­ción par­te del pre­su­pues­to de que uno ya lo es.

La re­ti­cen­cia ego­cén­tri­ca apa­re­ce tam­bién en un es­tu­dio so­bre la gra­ti­tud, del que sur­ge que las per­so­nas por lo ge­ne­ral sub­es­ti­man cuán­to pla­cer pue­de pro­por­cio­nar dar las gra­cias por es­cri­to. Dos psi­có­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, Amit Ku­mar y Ni­cho­las Epley, le pi­die­ron a un gru­po de per­so­nas que le man­da­ran un agra­de­ci­mien­to es­cri­to a al­guien que ha­bía he­cho al­go im­por­tan­te pa­ra ellos, que de un mo­do u otro ha­bía da­do un vuel­co a sus vi­das. En la ma­yo­ría de los ca­sos, las per­so­nas pen­sa­ban que sus pa­la­bras no ha­brían pro­por­cio­na­do tan­to pla­cer a los des­ti­na­ta­rios, y que los ha­brían pues­to en una si­tua­ción in­có­mo­da. In­clu­so en el con­tex­to apa­ren­te­men­te al­truis­ta de una ex­pre­sión de gra­ti­tud, los re­mi­ten­tes no po­dían de­jar de pen­sar en ellos: es­ta­ban per­mi­tien­do que sus egos sa­bo­tea­ran una ini­cia­ti­va que hu­bie­se he­cho fe­li­ces a am­bos.

Se­gún Bur­ke­man, la for­ma más agu­da de re­ti­cen­cia ego­cén­tri­ca es la ti­mi­dez ex­tre­ma, que po­dría re­su­mir­se en es­ta sen­ten­cia: si nos de­ja­mos blo­quear por la idea de que to­dos nos juz­gan, ¿no es­ta­mos so­bre­va­lo­ran­do lo im­por­tan­tes que so­mos pa­ra ellos?

En un fa­mo­so ex­pe­ri­men­to, es­tu­dian­tes que lle­va­ban una re­me­ra con la ca­ra de Barry Ma­ni­low (no se me ocu­rre un equi­va­len­te, tal vez se­ría pa­re­ci­do a que no­so­tros nos pa­seá­ra­mos con una re­me­ra con la ca­ra de Ca­mi­lo Ses­to) de­bían atra­ve­sar lu­ga­res lle­nos de com­pa­ñe­ros de cla­se. Las per­so­nas que vie­ron la re­me­ra fue­ron al­re­de­dor de la mi­tad de las que es­ti­ma­ba quien la lle­va­ba. Co­mo di­jo una vez la ac­triz Pe­né­lo­pe Keith du­ran­te una en­tre­vis­ta, “la ti­mi­dez es tí­pi­ca de quien se sien­te el cen­tro del mun­do” (fra­se a la que al pa­re­cer la pe­rio­dis­ta Sa­die Stein atri­bu­ye el mé­ri­to de ha­ber cu­ra­do su ti­mi­dez; a lo me­jor, des­pués de to­do, las pa­la­bras pue­den cam­biar al­go).

Bur­ke­man con­clu­ye su ar­tícu­lo con una cor­ta se­rie de con­se­jos: “Man­den un agra­de­ci­mien­to por es­cri­to. Lla­men por te­lé­fono al ami­go que aca­ba de su­frir una pér­di­da (pen­sar que de ese mo­do no ha­rán más que re­cor­dar­les la pér­di­da es otro clá­si­co ca­so de ego­cen­tris­mo). Em­bár­quen­se en la ac­ti­vi­dad de vo­lun­ta­ria­do pa­ra la que te­men no es­tar a la al­tu­ra. Y de­vuel­van el pla­to en el res­tau­ran­te. Ser mo­des­tos es­tá bien, pe­ro a ve­ces ha­ce fal­ta ba­jar­se del pe­des­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.