Pa­ra la cien­cia, la ho­ra en que uno se me­di­ca es tan im­por­tan­te co­mo la do­sis.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

La comunicacion po­lí­ti

ca. El men­sa­je po­lí­ti­co se cons­tru­ye a tra­vés de las com­ple­jas relaciones en­tre los con­cep­tos y las ac­ti­tu­des que co­mu­ni­ca la cam­pa­ña, que a ve­ces se con­tra­di­cen en­tre sí y a ve­ces se re­fuer­zan. En una cam­pa­ña pro­fe­sio­nal la es­tra­te­gia es­ta­ble­ce es­ta di­ná­mi­ca. Cuan­do se ha­bla de con­cep­tos o even­tos de una cam­pa­ña to­ma­dos de ma­ne­ra ais­la­da y peor si se ex­tra­po­lan de un país a otro, es po­si­ble equi­vo­car­se, por­que la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca se da en reali­da­des con­cre­tas.

Las úl­ti­mas se­ma­nas con­ver­sa­mos con di­ri­gen­tes de va­rios paí­ses que han sa­ca­do con­clu­sio­nes apre­su­ra­das a pro­pó­si­to de Bol­so­na­ro. Al­gu­nos bus­can des­de ya una olla pa­ra po­nér­se­la de som­bre­ro, pen­san­do que vie­ne la épo­ca de un nue­vo na­zis­mo. Eso es disparatado. Jor­ge Fontevecchia di­jo en una en­tre­vis­ta con Luis No­va­re­sio que es gra­ve con­fun­dir lo pa­re­ci­do con lo idén­ti­co. El con­cep­to pa­re­ce sen­ci­llo, po­cos son ca­pa­ces de apli­car­lo pe­ro, en gran par­te, allí es­tá la di­fe­ren­cia en­tre el aná­li­sis y el pan­fle­to.

Du­ran­te la Gue­rra Fría nos acos­tum­bra­mos a or­de­nar un mun­do lleno de di­ver­si­da­des, con opo­si­cio­nes ma­ni­queas en­tre iz­quier­da y de­re­cha, en­tre to­ta­li­ta­ris­mo y de­mo­cra­cia, que co­rres­pon­dían a la lu­cha de in­tere­ses en­tre Ru­sia y los Estados Uni­dos. Los ana­lis­tas jus­ti­fi­ca­ban la atro­ci­dad de cual­quie­ra de los ban­dos, si se iden­ti­fi­ca­ban con él o lla­ma­ban “po­pu­la­res” a los lí­de­res o go­bier­nos de sus ca­ma­ra­das aun­que fue­ran to­tal­men­te im­po­pu­la­res.

Con el avan­ce de la tec­no­lo­gía la gen­te se in­de­pen­di­zó de los di­ri­gen­tes y cre­ció el ma­les­tar con la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, que se ex­pre­só en las elec­cio­nes de Fu­ji­mo­ri en Pe­rú, de Co­rrea en Ecua­dor, de Chá­vez en Ve­ne­zue­la, de Evo Mo­ra­les en Bo­li­via y otras. To­dos ellos lle­ga­ron al po­der des­de fue­ra de la po­lí­ti­ca, con un dis­cur­so dis­tin­to, sin el apo­yo de nin­gún par­ti­do, re­cha­zan­do el sis­te­ma tra­di­cio­nal, ofre­cien­do la superación de lo que lla­ma­ron “par­ti­do­cra­cia”.

En el Bra­sil de ha­ce de vein­te años, el PT en­car­nó ese rechazo a la an­ti­gua po­lí­ti­ca, y es po­si­ble que quie­nes lo apo­ya­ron bus­can­do un cam­bio vo­ten aho­ra por Bol­so­na­ro. Bus­ca­ron al­go que su­pere la vie­ja po­lí­ti­ca del PMDB y el PSDB, y cuan­do el PT per­dió su iden­ti­dad de ser dis­tin­to, bus­ca­ron una nue­va al­ter­na­ti­va. Es­ta elec­ción se de­fi­ne por un fuer­te sen­ti­mien­to an­ti­par­ti­dos que tam­bién en­glo­ba al PT. Se pa­re­ce a la última elec­ción nor­te­ame­ri­ca­na, que fue un en­fren­ta­mien­to en­tre la vie­ja po­lí­ti­ca y lo nue­vo en al­gu­na de sus múl­ti­ples fa­ce­tas. Las elec­cio­nes.

En 2010 Bra­sil era uno de los paí­ses más op­ti­mis­tas del mun­do. Ac­tual­men­te en una en­cues­ta apli­ca­da por Fol­ha de Sao Pau­lo, el 79% de los bra­si­le­ños di­jo que es­ta­ba can­sa­do de su país, el 68% que en la pri­me­ra vuel­ta ha­bía vo­ta­do con ira. El en­fren­ta­mien­to en­tre bra­si­le­ños se vol­vió agrio. Un ana­lis­ta di­jo: “Per­di­mos la ale­gría de dis­cre­par sam­ban­do, de pen­sar dis­tin­to bai­lan­do jun­tos el sam­ba”.

En la pri­me­ra vuel­ta Bol­so­na­ro ga­nó en 17 estados y en 4 de las 5 re­gio­nes en las que se di­vi­de Bra­sil. El PT en 8 de los 9 estados del nor­des­te del país y en un es­ta­do del nor­te. Los dos par­ti­dos tra­di­cio­na­les fue­ron de­mo­li­dos. El can­di­da­to del go­ber­nan­te PMDB ob­tu­vo el 1,2% de los vo­tos y Ge­ral­do Alck­min del PSDB el 5%. Es­te úl­ti­mo fue el can­di­da­to que re­ci­bió más apo­yo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de mo­vi­mien­tos que com­ba­tían a Bol­so­na­ro. Su cam­pa­ña fue tra­di­cio­nal, amon­to­nó res­pal­dos de par­ti­dos y de lí­de­res, hi­zo la po­lí­ti­ca que odia la gen­te, fue lo que que­ría el círcu­lo ro­jo.

Con la tec­no­lo­gía la gen­te se in­de­pen­di­zó de los di­ri­gen­tes y cre­ció el ma­les­tar con la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal

La cam­pa­ña.

Pro­ba­ble­men­te los ase­so­res le di­je­ron a Had­dad que nun­ca ol­vi­de su cor­ba­ta, que aso­me en es­cri­to­rios con ban­de­ras y sím­bo­los par­ti­dis­tas, que ex­pli­que con­cep­tos im­por­tan­tes, que sea un es­ta­dis­ta sin vi­da pri­va­da, que ha­ble de lo que a él y a la gen­te in­for­ma­da les in­tere­sa. Que pa­rez­ca pre­si­den­te.

Bol­so­na­ro se vis­tió co­mo qui­so, ha­bló en es­ce­na­rios in­for­ma­les, co­mu­ni­có sen­ti­mien­tos in­ten­sos, de­jó que los te­le­vi­den­tes en­tren a su ca­sa, con­tó ele­men­tos hu­ma­nos de su bio­gra­fía, ha­bló de lo que le in­tere­sa a la gen­te co­mún. No pre­ten­dió pa­re­cer pre­si­den­te, qui­so ser pre­si­den­te.

El aten­ta­do que su­frió le per­mi­tió ma­ne­jar la cam­pa­ña al mar­gen de los ri­tos tra­di­cio­na­les. Des­de que se pro­du­jo des­apa­re­ció de la ca­lle y se mos­tró en el hos­pi­tal, gol­pea­do, in­for­man­do acer­ca de la evo­lu­ción de su sa­lud, ba­jan­do su ima­gen pen­den­cie­ra. Se mos­tró co­mo una víc­ti­ma más de la in­se­gu­ri­dad que in­quie­ta a tan­tos, “no se pue­de vi­vir en un país don­de hay 60 mil ase­si­na­tos por año”.

Ca­si no dio rue­das de pren­sa, ni asis­tió a los ac­tos de la cam­pa­ña en los que se hi­zo pre­sen­te a tra­vés de vi­deos. En Bra­sil los de­ba­tes son lo más im­por­tan­te de la cam­pa­ña, pe­ro Bol­so­na­ro no fue a los seis que es­ta­ban pre­vis­tos pa­ra la se­gun­da vuel­ta in­vo­can­do “ra­zo­nes mé­di­cas”. La su­ya fue una an­ti­cam­pa­ña sen­ci­lla en un país en el que los mar­ke­tei­ros han he­cho espectáculos bo­ni­tos, ca­ros y va­cíos. La úni­ca cam­pa­ña se­me­jan­te a la su­ya fue la de Ma­cri en 2015, que pro­du­jo la mis­ma sen­sa­ción de cer­ca­nía, ale­ja­da del al­mi­dón de los an­ti­guos po­lí­ti­cos.

Se ne­ce­si­ta mu­cha so­fis­ti­ca­ción pa­ra lo­grar que la co­mu­ni­ca­ción se vea tan es­pon­tá­nea. Los vi­deos de Bol­so­na­ro mos­tra­ron as­pec­tos de su vi­da co­ti­dia­na, vien­do te­le­vi­sión, la­van­do su va­ji­lla, es­ce­nas de su ju­ven­tud, de su fa­mi­lia. Te­nían el su­fi­cien­te des­cui­do co­mo pa­ra pa­re­cer im­pro­vi­sa­dos, y el pro­fe­sio­na­lis­mo pa­ra co­mu­ni­car lo que pre­ten­dían. Eran pa­re­ci­dos a los ma­te­ria­les que la gen­te po­ne en las re­des. Por lo ge­ne­ral su es­té­ti­ca era pro­vo­ca­do­ra, las imá­ge­nes no te­nían gran ca­li­dad, su for­ma­to in­for­mal y re­la­ja­do re­cor­da­ba más a Ger­mán Gar­men­dia que a una pro­duc­to­ra pro­fe­sio­nal. El can­di­da­to reali­zó trans­mi­sio­nes en vi­vo, fil­mó con sus pro­pios apa­ra­tos, com­par­tió vi­deos ca­se­ros y al­gu­nos que en­vió la gen­te.

Bol­so­na­ro es­tu­vo en la Red más pre­sen­te que Had­dad: en Fa­ce­book tu­vo 7 mi­llo­nes de se­gui­do­res fren­te a 1,6 mi­llo­nes del pe­tis­ta, en Ins­ta­gram 5,3 mi­llo­nes fren­te a 976 mil, en Twit­ter 1,9 mi­llo­nes fren­te a 913 mil. Es­ta última pla­ta­for­ma no es efi­cien­te pa­ra con­se­guir vo­tos, sir­ve pa­ra que se in­sul­ten los po­lí­ti­cos y los vo­tan­tes de­ci­di­dos.

El PT pre­ten­dió ha­cer cam­pa­ña con el apa­ra­to sin­di­cal y par­ti­dis­ta, mien­tras Bol­so­na­ro vo­ló por las re­des en una cam­pa­ña di­rec­ta. Ca­re­cía de un apa­ra­to te­rri­to­rial, no te­nía par­ti­do, usó con acier­to los me­dios di­gi­ta­les. Sin mo­ver­se de su ca­sa o del hos­pi­tal es­tu­vo en to­do el país. Usó ade­cua­da­men­te el co­lor. Sa­bía que nun­ca se usa el ne­gro pa­ra de­fi­nir la pro­pia ima­gen. Usó os­cu­ros in­ten­sos cuan­do ata­có al au­to­ri­ta­ris­mo de Cu­ba y Ve­ne­zue­la, los vi­deos que pro­ta­go­ni­za­ba es­ta­ban lle­nos de co­lor, fre­cuen­te­men­te el ver­de y el ama­ri­llo. Bol­so­na­ro ce­rró la cam­pa­ña con una pie­za trans­mi­ti­da en vi­vo des­de el fon­do de su ca­sa, en la que apa­re­ce ro­pa ten­di­da. La ca­li­dad de la ima­gen es mo­des­ta, apa­re­ce con un ce­lu­lar, pa­re­ce to­tal­men­te es­pon­tá­nea.

En to­dos los paí­ses con se­gun­da vuel­ta los re­sul­ta­dos tien­den a em­pa­re­jar­se. En es­te ca­so pa­re­ce que la di­fe­ren­cia se­rá im­por­tan­te por las equi­vo­ca­cio­nes de Had­dad. Co­mo lo an­ti­ci­pa­mos en es­ta co­lum­na, aun­que el pe­tis­ta es un po­lí­ti­co con cre­den­cia­les pro­pias, de­bía ser cons­cien­te de que sus vo­tos ve­nían de Lu­la. Mu­chos lo vo­ta­ron y lo ha­brían vo­ta­do nue­va­men­te si se­guía iden­ti­fi­ca­do con él. Po­ner dis­tan­cias fue una equi­vo­ca­ción. Cuan­do di­ce en uno de sus úl­ti­mos co­mer­cia­les que es se­gui­dor del PT y no de Lu­la, ol­vi­da que un 40% de elec­to­res qui­so vo­tar por el vie­jo lí­der y so­lo un 19% por el PT. Una cam­pa­ña ne­ce­si­ta una es­tra­te­gia cla­ra, no pue­de ser con­tra­dic­to­ria. Had­dad usó la mi­tad de su tiem­po pa­ra iden­ti­fi­car­se con Lu­la y la otra mi­tad pa­ra des­mar­car­se del lí­der me­ta­lúr­gi­co. Se­gu­ra­men­te si Héc­tor Cámpora pre­ten­día cons­truir un li­de­raz­go pro­pio, dis­tan­te de Pe­rón, no ha­bría ga­na­do las elec­cio­nes.

La co­mu­ni­ca­ción de Had­dad fue abu­rri­da, ra­cio­nal, di­ri­gi­da a sus pro­pios mi­li­tan­tes, no a los in­de­ci­sos. En cam­bio la pro­duc­ción de Bol­so­na­ro lla­ma­ba la aten­ción. En la se­gun­da vuel­ta, Had­dad ins­ta­ló 569 posts y con­si­guió 21.83 mi­llo­nes de in­ter­ac­cio­nes, mien­tras Bol­so-

FO­TOS: AP

DE­SEO. Vis­tió co­mo qui­so. No pre­ten­dió pa­re­cer pre­si­den­te, qui­so ser pre­si­den­te.

Pro­ba­ble­men­te sus ase­so­res le di­je­ron que apa­rez­ca con ban­de­ras. IMA­GEN.

JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.