Mon­zó se di­fe­ren­cia y cri­ti­ca, pe­ro no de­ja cam­bie­mos

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN

El oc­ta­vo pi­so del edi­fi­cio so­bre ave­ni­da Ri­va­da­via, fren­te a la Cá­ma­ra de Dipu­tados, es el lu­gar que eli­ge pa­ra des­can­sar en­tre reunio­nes. Tam­bién, don­de re­ci­be dipu­tados, se­na­do­res, in­ten­den­tes y fun­cio­na­rios. Don­de al­muer­za con su gru­po ín­ti­mo y don­de, a ve­ces, se la pue­de tam­bién ver a su mu­jer, Ka­ren Sán­chez Za­ba­la con sus hi­jos.

Es en la tran­qui­li­dad de su bún­ker por­te­ño don­de Emi­lio Mon­zó pien­sa, y re­pien­sa, su fu­tu­ro. Tras reite­rar en los úl­ti­mos días que de­ja­rá la Cá­ma­ra ba­ja cuan­do ter­mi­ne su man­da­to, el his­tó­ri­co ar­ma­dor ma­cris­ta no pien­sa en vol­ver al PJ pe­ro tra­za su es­tra­te­gia pa­ra el año que vie­ne: di­fe­ren­ciar­se, co­mo lo hi­zo Eli­sa Ca­rrió o lo ha­ce la UCR, de la or­to­do­xia ofi­cia­lis­ta que en­car­na el je­fe de Gabinete, Mar­cos Pe­ña.

“Emi­lio se di­fe­ren­cia, co­mo hi­cie­ron otros, pe­ro siem­pre den­tro de Cam­bie­mos. Si es­ta­lla to­do, él se sal­va; si no, de­ja su mar­ca cuan­do se dis­cu­ta 2019”, con­fie­sa a PER­FIL uno de sus la­de­ros. Y agre­ga: “Aban­do­nar Dipu­tados es una elec­ción de vi­da, pre­fie­re vol­ver al llano, se abu­rre y sien­te que no tie­ne na­da más pa­ra apor­tar ahí”.

En­tre sus alle­ga­dos Mon­zó sos­tie­ne que, en lo ma­cro, es­tá de acuer­do con el Go­bierno, con el “cam­bio” y con los li­nea­mien­tos vin­cu­la­dos al fin del dé­fi­cit fis­cal y el sa­nea­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. Pe­ro es muy crí­ti­co de la fal­ta de po­lí­ti­ca. Y no des­de es­tos días, lo sos­tie­ne des­de me­dia­dos de 2016, cuan­do sus plan­teos lle­va­ron a que ele­va­ra su voz en la re­si­den­cia de Oli­vos y has­ta man­da­ra a ca­llar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, Fer­nan­do de An­dreis, mien­tras dis­cu­tían so­bre po­lí­ti­ca.

Hoy bro­mea con los “ar­ma­do­res” de Pe­ña y De An­dreis: lla­ma Jerrrchu (sic) al jo­ven Je­chu Ace­ve­do, sub­se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia, o se ríe del or­ga­ni­za­dor na­cio­nal de los tim­breos, Fe­de­ri­co Mo­ra­les, un pe­ñis­ta de la pri­me­ra ho­ra. Nun­ca le gus­ta­ron los tim­breos. No par­ti­ci­pa nun­ca. “Lo hi­ce to­da mi vi­da cuan­do fui in­ten­den­te”, sue­le de­cir.

Tam­bién es crí­ti­co de bue­na par­te del gabinete, ni ha­blar de los “CEO”, aun­que des­ta­ca a Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, con quien man­tie­ne una re­la­ción pri­vi­le­gia­da. “Yo lo va­lo­ro”, aco­ta en la in­ti­mi­dad el je­fe de Go­bierno por­te­ño. Son­ríe cuan­do se le re­cuer­da que en Ca­sa Ro­sa­da no to­dos pien­san así. ¿Tra­ba­ja­rá pa­ra La­rre­ta 2023?

La re­la­ción en­tre Mon­zó y Mau­ri­cio Ma­cri se des­con­ge­ló a co­mien­zos de año y, tras ha­ber si­do par­tí­ci­pe de la “me­sa po­lí­ti­ca” (de­sin­te­gra­da por el Pre­si­den­te cuan­do achi­có, a la fuer­za, su gabinete), el víncu­lo per­so­nal si­gue sien­do bueno. Pe­ro po­lí­ti­ca­men­te ya no coin­ci­den. Tras ha­ber lo­gra­do san­cio­nar el Pre­su­pues­to 2019, el Pre­si­den­te nun­ca le es­cri­bió un men­sa­je pa­ra fe­li­ci­tar­lo. Ti­bia­men­te, Pe­ña le en­vió un chat de What­sapp por el “buen tra­ba­jo” jun­to al emo­ji del de­do pul­gar al­za­do. Qui­zás por ello, en la di­ná­mi­ca de con­se­guir vo­tos, va­rios dipu­tados es­cu­cha­ron, co­mo es­tra­te­gia pa­ra con­ven­cer­los, “es­te es el Pre­su­pues­to de Fri­ge­rio y Mon­zó”.

La po­lí­ti­ca es su pa­sión. Por eso, ma­ña­na al me­dio­día con­vo­có a cua­tro se­na­do­res y un gru­po de dipu­tados pro­vin­cia­les, a los que se su­ma­rá un in­ten­den­te bo­nae­ren­se de la quin­ta sec­ción elec­to­ral. Jun­to a ellos es­ta­rá la “me­sa chica” mon­zoís­ta: Sebastián Gar­cía de Lu­ca (vi­ce­mi­nis­tro po­lí­ti­co del In­te­rior), Ni­co­lás Mas­sot (je­fe del blo­que PRO de dipu­tados), y los le­gis­la­do­res pro­vin­cia­les Marcelo Da­let­to y Gui­ller­mo Bar­dón.

“aban­do­nar Dipu­tados es una elec­ción de vi­da, pre­fie­re vol­ver al llano; se abu­rre.”

CE­DOC PER­FIL

AR­MA­DOR. Cues­tio­na los tim­breos y a bue­na par­te del gabinete.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.