Los des­car­ta­dos

Perfil (Domingo) - - LA SEMANA INTERNACIONAL - JUAN GRA­BOIS*

Acu­ba es el acró­ni­mo de Aso­cia­ción de Cur­tiem­bre­ros de Bue­nos Ai­res y ha­bía re­ci­bi­do el pre­dio en ce­sión de ma­nos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar en 1982. El con­ve­nio en­tre el go­bierno de fac­to y la cá­ma­ra em­pre­sa­rial es­ta­ble­cía co­mo con­di­ción pa­ra la se­sión que Acu­ba cons­tru­ye­se una plan­ta de tra­ta­mien­to de afluen­tes pa­ra los ha­bi­tan­tes de Vi­lla Ca­ra­za. Des­de lue­go, los em­pre­sa­rios no cum­plie­ron y nin­guno de los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos pos­te­rio­res se lo hi­cie­ron cum­plir ni anu­la­ron la ce­sión.

Los ve­ci­nos de uno y otro la­do de la ave­ni­da Hor­nos si­guen sin ac­ce­so al sa­nea­mien­to has­ta hoy. Lo evi­den­cian los fo­rúncu­los, las aguas ar­se­nio­sas y las en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les que se com­bi­nan con el ai­re fé­ti­do, la malnu­tri­ción, el pa­co y el re­cu­rren­te zum­bi­do de las ba­las pa­ra ga­ran­ti­zar­les una in­fan­cia de mier­da a los cien­tos de mi­les de ni­ños que se crían en las zo­nas pe­ri­fé­ri­cas de la pú­tri­da cuen­ca Ma­tan­za-Ria­chue­lo.

Los pri­me­ros afluen­tes que ti­ñe­ron el Ria­chue­lo sa­lie­ron de las ve­nas de va­rios mi­lla­res de que­ran­díes ma­sa­cra­dos por las hues­tes de Pe­dro de Men­do­za en el si­glo XVI, he­cho que le da nom­bre ori­gi­nal al río Ma­tan­za y a La Ma­tan­za, el mu­ni­ci­pio más po­pu­lo­so del país. Bar­to­lo­mé de las Ca­sas apor­ta en 1552 la pri­me­ra re­fe­ren­cia es­cri­ta a lo su­ce­di­do en las cuen­cas del Río de la Pla­ta: “Van a ser ri­cos y gran­des se­ño­res co­mo los otros [es­pa­ño­les], y es­to es im­po­si­ble que pue­da ser sino con per­di­ción y ma­tan­zas y ro­bos y dis­mi­nu­ción de los in­dios se­gún la or­den y vía per­ver­sas que aque­llos co­mo los otros lle­va­ron. Des­pués que lo di­cho se es­cri­bió su­pi­mos muy con ver­dad que han des­trui­do y des­po­bla­do gran­des pro­vin­cias y rei­nos de aque­lla tie­rra, ha­cien­do ex­tra­ñas ma­tan­zas y cruel­da­des en aque­llas des­ven­tu­ra­das gen­tes”.

De ahí en ade­lan­te, los in­tere­ses co­lo­nia­les y de los po­ten­ta­dos na­cio­na­les man­tu­vie­ron su con­duc­ta des­ver­gon­za­da, apro­ve­chan­do que el olor fé­ti­do no lle­ga­ba a la me­tró­po­li. Así, se en­car­ga­ron de en­ve­ne­nar la cuen­ca has­ta ex­tre­mos inima­gi­na­bles y de a po­qui­to es­ta ar­te­ria de la Per­la del Pla­ta, otro­ra lim­pia y na­ve­ga­ble, se con­vir­tió en una enor­me cloa­ca que mal­di­jo con su pes­ti­len­cia a los que su­ce­si­va­men­te ocu­pa­ron la tie­rra con­quis­ta­da.

La cues­tión es que a cua­dras del Ria­chue­lo se le­van­ta­ba uno de los tan­tos mu­ros de la ex­clu­sión –el que res­guar­da­ba el pre­dio de Acu­ba–, y se ex­ten­día una de las tan­tas fron­te­ras en­tre los in­te­gra­dos y el des­car­te –la que se­pa­ra­ba Vi­lla Ca­ra­za del Ba­rrio Los Tanos–. El in­men­so mu­ro ha­bía es­ta­do allí por dé­ca­das, só­li­do, im­per­tur­ba­ble, im­po­nen­te. Hoy que­da me­nos de la mi­tad. Que­dan sus rui­nas. Los ma­lo­nes del pre­sen­te lo de­rri­ba­ron a ma­za­zos, pe­ne­tra­ron tie­rra in­ter­me­dia, re­du­je­ron la fron­te­ra a po­cos me­tros y que­da­ron ca­ra a ca­ra con el de­cil más ba­jo de la es­truc­tu­ra so­cial ar­gen­ti­na. Ellos no es­ta­ban de­ba­jo, es­ta­ban afue­ra. Mu­chos car­to­ne­ros es­ta­ban en el ma­lón y ca­si sin pro­po­nér­me­lo con mi pre­sen­cia ha­bía com­pro­me­ti­do a nues­tro mo­vi­mien­to en la de­fen­sa de la ocu­pa­ción.

Nues­tro mo­vi­mien­to… Sue­na ra­ro ese su­je­to co­lec­ti­vo abs­trac­to pa­ra al­guien que no es­tá en es­te mun­do nues­tro. ¿Qué es un mo­vi­mien­to? ¿Cuál es el nues­tro? ¿Quié­nes so­mos no­so­tros? Pue­de que­rer de­cir mu­chas co­sas y nin­gu­na. Pue­de ser una or­ga­ni­za­ción de per­so­nas con­cre­tas con de­ter­mi­na­do fin o un pro­ce­so que une, ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, a los que sos­tie­nen de­ter­mi­na­das ban­de­ras. Tal vez ten­ga mi­les de años, tal vez al­gu­nos lus­tros. Tal vez sea una ilu­sión, tal vez una reali­dad his­tó­ri­ca.

Yo me lo cru­cé en una es­qui­na, cuan­do vi a unos car­to­ne­ros que con sus hi­jos a cues­tas lu­cha­ban por el pan co­ti­diano re­vol­vien­do la ba­su­ra nues­tra de ca­da día. Ese “mo­vi­mien­to” me atra­pó en su ma­rea, me lle­vó a cos­tas des­co­no­ci­das y ya no pu­de vol­ver a tie­rra fir­me. Eso fue al­gu­nos años an­tes de la ocu­pa­ción. Aho­ra soy un mi­li­tan­te de los náu­fra­gos. Mi­li­tan­te, otra pa­la­bra ra­ra, cho­can­te, con so­ni­do mi­li­tar; un sus­tan­ti­vo en­ve­je­ci­do, un po­co so­ber­bio y pre­po­ten­te. Yo que­ría lu­char con­tra lo que es­ta­ba vien­do, mi­li­tar con ellos y por ellos (...)

La edad de los ocu­pan­tes ori­lla­ba los 30 años y nin­guno sen­tía el más mí­ni­mo res­pe­to por la ley, la au­to­ri­dad y el Es­ta­do. No eran anar­quis­tas pe­ro en su co­ti­dia­nei­dad no exis­tía con­tra­to so­cial al­guno. El Es­ta­do era un pa­tru­lle­ro y pa­sa­ba so­lo ca­da tan­to, so­lo a le­van­tar la coima de los tran­sas o ver­du­guear a los pi­bes. Su ros­tro ama­ble era una es­cue­laa­guan­ta­de­ro, un hos­pi­tal ro­ño­so, un bol­són de co­mi­da o un sub­si­dio mi­se­ra­ble.

No exis­tía el de­re­cho de pro­pie­dad pa­ra ellos. No te­nían pa­tri­mo­nio. Un tí­tu­lo de pro­pie­dad ajeno cons­ti­tuía sim­ple­men­te un ele­men­to de coer­ción, un lí­mi­te fí­si­co tan ca­ren­te de sen­ti­do éti­co co­mo el mu­ro de Acu­ba. Nun­ca ha­bían sus­crip­to un con­tra­to: ni la­bo­ral, ni ci­vil, ni co­mer­cial. La pe­na era ca­si siem­pre un he­cho for­tui­to, alea­to­rio, ar­bi­tra­rio, to­tal­men­te di­so­cia­do de la con­duc­ta. La ley era la ley del ri­co. La ley del po­bre era el he­cho y la cos­tum­bre. Es­ta dualidad nor­ma­ti­va ha­bía si­do bien enun­cia­da por uno de los de­le­ga­dos cuan­do le di­jo a un pe­rio­dis­ta: “O me ma­tan o me que­do y me gano mi te­rreno”. Los he­chos tie­nen una ma­te­ria­li­dad su­pe­rior a los de­re­chos. Pa­ra los des­po­seí­dos, la úni­ca for­ma de ob­ten­ción de los lla­ma­dos de­re­chos reales, de al­go pa­re­ci­do a un pa­tri­mo­nio, es la ac­ción di­rec­ta, de fac­to, que si es vic­to­rio­sa y se con­so­li­da so­lo ad­quie­re cier­ta le­ga­li­dad me­dian­te el trans­cur­so del tiem­po.

Na­da de es­to es muy dis­tin­to a lo que su­ce­de en los cien­tos de mi­les de asen­ta­mien­tos del mun­do don­de re­si­de un ter­cio de la po­bla­ción hu­ma­na. No es que en la Ar­gen­ti­na pa­se al­go muy es­pe­cial pe­se a nues­tra obs­ti­na­ción na­cio­nal de creer­nos ex­cep­cio­na­les, lo me­jor y lo peor; no so­mos ni lo uno ni lo otro: so­mos una tris­te co­lo­nia tan atra­sa­da, de­sigual y sub­de­sa­rro­lla­da co­mo el res­to del Ter­cer Mun­do. Ya he­mos per­di­do in­clu­so el per­fu­me fran­cés que al­gu­na vez ex­ha­ló nues­tra ca­pi­tal pa­ra or­gu­llo del puer­to pro­di­gio­so. (...)

Pa­ra los des­po­seí­dos, la úni­ca for­ma de ob­te­ner al­go pa­re­ci­do a un pa­tri­mo­nio, es la ac­ción di­rec­ta

*Au­tor de Edi­to­rial Pla­ne­ta. (Frag­men­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.