Ar­te en el mer­ca­do

Perfil (Domingo) - - LIBROS - POR DA­MIáN TA­BA­ROVSKY

No ha­ce mu­cho es­tu­vo en Bue­nos Ai­res, in­vi­ta­da por el Fil­ba, Cat­he­ri­ne Mi­llet. Co­mo sue­le ocu­rrir en es­tos ca­sos, una ca­ta­ra­ta de en­tre­vis­tas en me­dios se aba­tió so­bre ella. Ca­si to­das ver­sa­ron so­bre sus in­ter­ven­cio­nes en el de­ba­te en torno al fe­mi­nis­mo, al­gu­na tam­bién so­bre sus li­bros, en es­pe­cial La vi­da se­xual de Cat­he­ri­ne M., que, se­gún vi en no me acuer­do qué fo­lle­to pu­bli­ci­ta­rio, ven­dió más de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res y fue tra­du­ci­do a de­ce­nas de idio­mas. No leí nin­guno de sus li­bros, ni tam­po­co el dis­cur­so inau­gu­ral en el Fil­ba, en el que, por lo que me con­ta­ron, vol­vió so­bre las dis­cu­sio­nes acer­ca de si “exis­te la mu­jer” y otras po­si­cio­nes crí­ti­cas de la so­ro­ri­dad, an­te una sa­la re­ple­ta. Una pe­na que en nin­gu­na en­tre­vis­ta na­die (o muy po­cos: tal vez al­guien lo hi­zo y yo no me en­te­ré) le pre­gun­ta­ra por Art Press. Di­ri­gi­da por ella, fun­da­da a fi­nes de 1972 jun­to con Da­niel Tem­plon (due­ño de la ga­le­ría de ar­te del mis­mo nom­bre, tal vez la más des­ta­ca­da de la es­ce­na pa­ri­si­na de las úl­ti­mas dé­ca­das), Art Press es la más im­por­tan­te re­vis­ta fran­ce­sa so­bre el mer­ca­do del ar­te (de­cir que es una re­vis­ta de ar­te es un error: es una re­vis­ta so­bre el ar­te en el mer­ca­do). Com­pa­ra­ble a Flash Art (fun­da­da en Ita­lia un lus­tro an­tes y que rá­pi­da­men­te se vol­vió in­ter­na­cio­nal gra­cias a su edi­ción en in­glés) ya Art Fo­rum (lan­za­da una dé­ca­da an­tes en Nue­va York), Art Press siem­pre pre­ten­dió –y ca­si siem­pre lo lo­gró– ser un po­co más so­fis­ti­ca­da, al­go más in­te­lec­tual y crí­ti­ca que sus com­pe­ti­do­ras. Du­ran­te va­rias dé­ca­das apa­re­ció so­lo en fran­cés, in­clu­yen­do una sec­ción de crí­ti­ca de li­bros im- pe­ca­ble (co­noz­co un edi­tor fran­cés, ya muer­to, que de­ci­dió pu­bli­car ca­si la obra com­ple­ta de un au­tor sudamericano so­lo por ha­ber re­ci­bi­do, con su pri­me­ra no­ve­la tra­du­ci­da al fran­cés, una re­se­ña fa­vo­ra­ble en Art Press) y un gran tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción do­cu­men­tal. Lue­go co­men­zó a ser bi­lin­güe (fran­cés/in­glés) pe­ro en­ton­ces per­dió en­can­to y punch (la glo­ba­li­za­ción no se lle­va bien con Fran­cia).

Art Press de­fen­dió con agu­de­za a Sup­port-Sur­fa­ce, en mi opi­nión (es de­cir: en mi opi­nión for­ma­da por Art Press) el gru­po de ar­tis­tas fran­ce­ses más in­te­li­gen­tes de fi­nes de los 60 en ade­lan­te. Con Da­niel De­zeu­ze a la cabeza, Sup­port-Sur­fa­ce im­pli­có un tra­ba­jo de de­cons­truc­ción (per­dón por el uso de tan tri­lla­da pa­la­bra) de los pro­pios ma­te­ria­les ex­pre­si­vos; en el ca­so de De­zeu­ze, de la pin­tu­ra. La in­clu­sión de ma­te­ria­les co­mo ma­de­ra, ob­je­tos en­con­tra­dos, plás­ti­co, no fue aje­na a sus es­cri­tos teó­ri­cos (cer­ca­nos, co­mo co­rres­pon­de pa­ra la épo­ca, a Tel Quel) que, pa­ra ser ho­nes­to, no sé si es­tán com­pi­la­dos en li­bro (aho­ra cuan­do ter­mi­ne es­te ar­tícu­lo me voy a fi­jar en in­ter­net). Re­cuer­do tam­bién un nú­me­ro de­di­ca­do a la obra tar­día de Pi­ca­bia (le­ve­men­te rea­lis­ta, co­mo los re­tra­tos de ros­tros de mu­jer de me­dia­dos de los 40) que fue pa­ra mí ab­so­lu­ta­men­te ilu­mi­na­do­ra de la po­si­bi­li­dad de de­jar atrás la van­guar­dia, no pa­ra ne­gar­la sino pa­ra con­ver­tir­la en fan­tas­ma.

Art Press siem­pre tu­vo una pre­fe­ren­cia por la he­ren­cia de la tra­di­ción de la abs­trac­ción. Es una re­vis­ta del mer­ca­do con to­ques de con­vic­cio­nes es­té­ti­co-ideo­ló­gi­cas. El año pa­sa­do ha­bía una pi­la en una li­bre­ría de vie­jos de la ca­lle Sar­mien­to. No las com­pré. A los días me arre­pen­tí. Vol­ví, pe­ro ya no es­ta­ban.

CAT­HE­RI­NE MI­LLET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.