Aguer, una fi­gu­ra in­có­mo­da pa­ra la Igle­sia y un ri­val del pa­pa Fran­cis­co

Con sus de­cla­ra­cio­nes so­bre fe­mi­ci­dios, ho­mo­se­xua­li­dad y abu­sos, se

Perfil (Sabado) - - POLITICA - AU­RE­LIO TO­MAS

El ar­zo­bis­po de La Pla­ta, Héc­tor Aguer, vol­vió a ser es­ta se­ma­na fo­co de una po­lé­mi­ca por sus de­cla­ra­cio­nes so­bre el fe­mi­ci­dio, la ho­mo­se­xua­li­dad y los abu­sos en la Igle­sia. Con 73 años, es­tá cer­ca de lle­gar al lí­mi­te de los 75 cuan­do su des­tino que­da­rá en ma­nos de quien fue­ra su ri­val in­terno, Fran­cis­co.

En su en­tre­vis­ta con el pe­rio­dis­ta Fran­co Tor­chia, ac­ti­vis­ta por los de­re­chos del

Di­jo que “la ra­cha de nue­vos fe­mi­ci­dios tie­ne que ver con la des­apa­ri­ción del ma­tri­mo­nio”.

co­lec­ti­vo LGBT, Aguer di­jo que “la ra­cha de los nue­vos fe­mi­ci­dios tie­ne que ver con la des­apa­ri­ción del ma­tri­mo­nio”, re­la­cio­nó el abu­so de me­no­res con “la di­so­lu­ción del víncu­lo fa­mi­liar que es­ta­ba fun­da­do en el ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble” y ase­gu­ró que él no or­de­na “a un can­di­da­to que no me di­ga que le gus­tan las chi­cas”.

Con sus de­cla­ra­cio­nes, se mos­tró co­mo la con­tra­fi­gu­ra pas­to­ral del Pa­pa, a pe­sar de que am­bos com­par­ten los dog­mas de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, co­mo se­ña­ló el mis­mo Aguer du­ran­te la en­tre­vis­ta. Tam­bién apa­re­ce a con­tra­pe­lo de las ini­cia­ti­vas que sa­len des­de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, que bus­ca el diá­lo­go y al acer­ca­mien­to con la so­cie­dad.

Sus di­fe­ren­cias con Jor­ge Ber­go­glio se re­mon­tan a la dé­ca­da del 90, cuan­do los dos eran obis­pos au­xi­lia­res en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, du­ran­te el ar­zo­bis­pa­do de An­to­nio Qua­rra­cino. Fuen­tes al tan­to de la ca­rre­ra po­lí­ti­coe­cle­siás­ti­ca de Fran­cis­co ex­pli­ca­ron que Ber­go­glio su­po aliar­se con Jor­ge Ca­sa­ret­to –a pe­sar de sus di­fe­ren­cias– pa­ra con­tra­rres­tar a Aguer. Así fue que el hoy Pa­pa se que­dó con la po­de­ro­sa pla­za por­te­ña, en 1998, y Aguer fue a La Pla­ta.

Quie­nes co­no­cen el ac­cio­nar de Aguer, creen que no es coin­ci­den­cia que irrum­pa así cuan­do Fran­cis­co ha de­ci­di­do ha­blar con su pro­pia voz en la edi­ción ar­gen­ti­na del Os­ser­va­to­re Ro­mano y lue­go de ha­ber mos­tra­do fle­xi­bi­li­dad pas­to­ral –pe­ro no dog­má­ti­ca– en te­mas co­mo el abor­to, el ma­tri­mo­nio y la ho­mo­se­xua­li­dad.

Fran­cis­co lo re­ci­bió en El Va­ti­cano y no ha te­ni­do ac­ti­tu­des ven­ga­ti­vas, pe­ro mu­chos creen que for­ma­li­za­rá su re­ti­ro cuan­do lle­gue a los 75, en ma­yo de 2018. Víncu­lo con la go­ber­na­ción. La fi­gu­ra de Aguer, con el pe­so ins­ti­tu­cio­nal que re­pre­sen­ta su con­di­ción de ar­zo­bis­po de la ca­pi­tal pro­vin­cial, ge­ne­ra in­co­mo­di­da­des con su dis- mu­chos por­te­ños”, a pe­sar de que Aguer es de Ma­ta­de­ros.

En di­ciem­bre, con­vo­có a una me­sa pa­ra “im­pul­sar la pro­duc­ción”. No fal­ta­ron al con­vi­te la CGT pro­vin­cial y la cá­ma­ra em­pre­sa­ria.

Tam­bién fue el mi­nis­tro Joa­quín de la To­rre, a la sa­zón pri­mo del obis­po au­xi­liar de Aguer Ni­co­lás Bai­si. Sin em­bar­go, na­die cree que ten­drá la im­por­tan­cia de los fo­ros del go­bierno na­cio­nal con la sin­di­ca­tos y los mo­vi­mien­tos so­cia­les, don­de otros obis­pos es­tán pre­sen­tes co­mo “fa­ci­li­ta­do­res” antes que co­mo el ar­zo­bis­po pla­ten­se, quien as­pi­ra a ser el po­der con­vo­can­te. Mu­chos co­le­gas creen que su es­tra­te­gia pa­ra vin­cu­lar­se con la po­lí­ti­ca es­tá tan desac­tua­li­za­dos co­mo sus de­cla­ra­cio­nes.

CEDOC PER­FIL

EX RI­VA­LES. Fran­cis­co re­ci­bió a Aguer en El Va­ti­cano y no ha te­ni­do ac­ti­tu­des ven­ga­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.