La ilus­tra­ción

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - RA­FAEL SPRE­GEL­BURD

De la fra­se “Me pi­die­ron que hi­cie­ra un di­bu­jo que re­pre­sen­ta­ra có­mo veo al país”, la par­te que más me in­quie­ta no es el sol­ci­to con pa­lo­tes sino lo pri­me­ro: “Me pi­die­ron que”. ¿Quién, por Dios, quién le pi­dió al Pre­si­den­te que hi­cie­ra tal co­sa con su tiem­po? ¿Du­ran Bar­ba, sus mi­nis­tros, su hi­ja, su psi­quia­tra? ¿Qué ti­po de ase­so­res que tie­nen este ti­po de pro­pues­tas se pa­gan del era­rio?

Me cues­ta ima­gi­nar in­ge­nui­dad: Cam­bie­mos atien­de más a las re­des so­cia­les que a las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas. Así que no me ca­be su­po­ner es­pon­ta­nei­dad ni inocen­cia.

Un psi­có­lo­go, des­pués de to­ne­la­das de me­mes, in­sul­tos y jo­di­tas, ana­li­za –en las mis­mas re­des a las que ha si­do lan­za­da es­ta pes­ca mi­la­gro­sa– el po­ten­cial sim­bó­li­co del di­bu­jo y las ca­pa­ci­da­des del di­bu­jan­te. No ha­cía fal­ta leer a Freud pa­ra su­po­ner lo que una maes­tra de pri­mer gra­do de­tec­ta sin sol­tar la ga­lle­ti­ta Vo­ca­ción en­tre un té y el otro: que este di­bu­jo no es un sím­bo­lo, sino más bien un signo, una se­ñal ru­te­ra pa­ra iden­ti­fi­car un úni­co sen­ti­do.

Cual­quier ama­teur in­tere­sa­do en la ilus­tra­ción ve­rá lo que es evi­den­te: si se quie­re mos­trar el ama­ne­cer, con­vie­ne de­jar li­bre el es­pa­cio de arri­ba y no el de aba­jo, des­pe­jar el es­ce­na­rio don­de ocu­rri­rá el even­to a ser se­ña­li­za­do. Así que lo que más se ve en el di­bu­jo (des­co­no­cien­do to­do del di­bu­jan­te y de su en­torno) es un oca­so. Por suer­te, exis­ten las pa­la­bras, que pue­den co­rre­gir la po­li­se­mia de la ima­gen, an­clar uno so­lo de los mu­chos sen­ti­dos y ale­jar los otros; in­clu­so pue­den aso­ciar una ima­gen a su con­tra­rio. Ben­di­tas las muy mal­di­tas pa­la­bras. Las pa­la­bras que acom­pa­ñan el di­bu­jo su­gie­ren que “Hi­ce un ho­ri­zon­te y un sol que aso­ma: ama­ne­ce des­pués de una no­che lar­ga”. Es po­si­ble que al­gu­nos acuer­den con lo de la lar­ga no­che; yo en­cuen­tro la ex­pli­ca­ción un poco más ame­na­zan­te que el di­bu­jo, so­bre to­do cuan­do este apre­ta­do ama­ne­cer trae más ajus­te, re­cor­tes en edu­ca­ción ga­ran­ti­dos por re­pre­sión po­li­cial, des­em­pleo en­tre cien­tí­fi­cos y más em­pleo en Bur­ger Kings y una es­pe­cie de sor­na in­fi­ni­ta di­se­ña­da en ca­bi­nas de te­le­mar­ke­ting. Las mis­mas ca­bi­nas des­de las que se ata­có al pre­su­pues­to pa­ra in­ves­ti­ga­cio­nes en cien­cias so­cia­les del Co­ni­cet. Lo pas­mo­so es que este efec­to de ger­mi­na­ción de ideas tor­vas sea tan sen­ci­llo de lle­var a ca­bo: pri­me­ro unos trolls de­ci­den pen­sar to­dos jun­tos una mis­ma co­sa, la con­vier­ten en trend to­pic y lue­go se re­ti­ran, que una ma­sa acos­tum­bra­da a pen­sar lo poco y la na­da lue­go re­pli­ca­rá es­ta idea de otros, pre­co­ci­da, co­mo un es­lo­gan, un car­tel, un signo de la ru­ta. Co­mo los ener­gú­me­nos de las re­des so­cia­les ya se en­car­ga­ron con cre­ces de po­ner en su lu­gar al sol­ci­to, al ama­ne­cer y a la co­mu­ni­ca­ción to­da, el he­cho no pa­só de ser una bur­la en­tre am­bas par­tes: un pre­si­den­te que me­nos­pre­cia la in­te­li­gen­cia de su pue­blo y un país que tie­ne poco que es­pe­rar de la Ilus­tra­ción, poco al me­nos en este si­glo equi­vo­ca­do.

Ar­ca­dio Es­qui­vel, La Pren­sa, San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca. ERA TRUMP. No fue ne­ce­sa­rio po­ner el mu­ro pa­ra cum­plir las ame­na­zas: Ford anun­ció ya que no abri­rá nue­vas plan­tas en Mé­xi­co.

Na­te Bee­ler, The Whas­hing­ton Exa­mi­ner, Whas­hing­ton D.C. EE.UU. EN TWIT­TER. Acor­de con los tiem­pos de la pos­ver­dad, el ar­ma pre­fe­ri­da de Trump pa­ra la di­plo­ma­cia han si­do sus bom­bas por Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.