De­ba­te abier­to

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - MAR­TIN KOHAN

Por una de las for­mi­da­bles co­lum­nas de Fe­de­ri­co Mon­jeau en Cla­rín, me en­te­ro de que Glenn Gould pre­fe­ría man­te­ner con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas con sus ami­gos an­tes que en­con­trar­se y ver­se con ellos. Lo cual en­tra en co­rres­pon­den­cia con otra de­ter­mi­na­ción de Gould, a la que tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia Mon­jeau, que fue la de desis­tir de eje­cu­tar con­cier­tos en pú­bli­co pa­ra abo­car­se a ofre­cer su mú­si­ca úni­ca­men­te en gra­ba­cio­nes de es­tu­dio. En­cuen­tro una con­so­nan­cia po­si­ble en­tre un re­plie­gue y el otro. Y en­cuen­tro que am­bos ha­lla­ron en la tec­no­lo­gía su con­di­ción de po­si­bi­li­dad.

En efec­to, las tec­no­lo­gías sue­len ac­ti­var con su con­so­li­da­ción so­cial una re­for­mu­la­ción de lo que se en­tien­de por pri­va­do y por pú­bli­co, y ha­bi­li­tan una re­dis­tri­bu­ción de lo que a un ám­bi­to y a otro se asig­na, de lo que en un ám­bi­to o en el otro pue­de de­cir­se o mos­trar­se. No por na­da, en In­fan­cia en Ber­lín ha­cia 1900, Wal­ter Ben­ja­min se de­tu­vo a con­si­de­rar lo que im­pli­có la ins­ta­la­ción de un te­lé­fono en el ho­gar fa­mi­liar. No por na­da se ocu­pó del efec­to que la ilu­mi­na­ción a gas, de luz tan pa­re­ci­da a la de los ve­la­do­res en las ca­sas, pro­vo­ca­ba en las ca­lles. No por na­da se­ña­ló que no era igual ha­blar an­te el tea­tro o el Par­la­men­to que ha­cer­lo an­te la cá­ma­ra (así co­mo no fue igual, pa­ra Glenn Gould, to­car pa­ra el tea­tro que to­car pa­ra el mi­cró­fono: sus­traer­se de la ex­po­si­ción in­me­dia­ta, en pro­cu­ra de una ilu­sión de in­ti­mi­dad).

Atra­ve­sa­mos, co­mo es ar­chi­sa­bi­do, otra era de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca ra­di­cal: tan gran­de co­mo po­cas ve­ces se vio. Ad­mi­to que la afron­to un po­co co­mo el An­ge­lus No­vus de Klee se­gún lo con­tem­pló, una vez más, Wal­ter Ben­ja­min: lan­za­do ha­cia de­lan­te, pe­ro con la vis­ta vuel­ta ha­cia atrás. Me fas­ci­na ad­ver­tir que zo­zo­bran la no­ción de es­fe­ra pú­bli­ca, tal co­mo la apren­dí en Jür­gen Ha­ber­mas, o la del hom­bre pú­bli­co en de­cli­ve, tal co­mo la en­ten­dí en Ri­chard Sen­nett. Leo ávi­do a Bo­ris Groys, a Pau­la Si­bi­lia, a Ni­co­lás Ma­vra­kis, los que sa­ben pen­sar el pre­sen­te (yo tra­to de pen­sar­lo tam­bién, pe­ro siem­pre co­mo si ya hu­bie­se pa­sa­do). Al­gu­nos de­ba­tes ge­ne­ra­les so­bre el ám­bi­to pú­bli­co ya es­ta­ban más o me­nos sal­da­dos. Por ejem­plo, que no se pue­de alen­tar la xe­no­fo­bia o la ho­mo­fo­bia, ni ex­pre­sar hos­ti­li­dad ha­cia los ju­díos, ni nin­gu­na otra for­ma de dis­cri­mi­na­ción o en­sa­ña­mien­to; que en una con­fe­ren­cia o en la te­le­vi­sión o en los dia­rios im­pre­sos no se pue­de in­ju­riar ni di­fa­mar. Pe­ro en la ver­sión di­gi­tal de esos mis­mos dia­rios, en los fo­ros de tal o cual si­tio, en la pu­bli­ca­ción pu­ru­len­ta del re­sen­ti­do te­clea­dor, ¿sí se pue­de? ¿Sí se ad­mi­te? ¿Ahí es­tá bien? ¿La idea ven­dría a ser en­ton­ces que to­da la es­co­ria que se ex­pul­sa de la es­fe­ra pú­bli­ca exis­ten­te va­ya en­ton­ces a pa­rar a la red (la red co­mo red cloa­cal)? A mí, al me­nos, no me pa­re­ce. Pe­ro no sé: el de­ba­te es­tá abier­to.

Mat­son, St. Louis Post-Dis­patch, Mis­sou­ri, EE.UU. FIN DE CI­CLO. Por más que se des­pi­da a Oba­ma co­mo es­ta­dis­ta, es im­po­si­ble es­qui­var su res­pon­sa­bi­li­dad con tan fla­co le­ga­do.

Ma­rian Ka­mensky, Kro­nen Zei­tung, Vie­na, Aus­tria MU­RO. Trump cum­pli­rá sus ame­na­zas. Pa­ga­rá el mu­ro con el di­ne­ro de sus con­tri­bu­yen­tes y lue­go ve­rá la ma­ne­ra de co­brár­se­lo a Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.