Mau­ri­cio es­ta­ba con­ven­ci­do de ir por el ne­go­cio, su pa­dre no

Perfil (Sabado) - - POLITICA - AN­DRES FIDANZA

La de­ci­sión de com­prar el Co­rreo Ar­gen­tino fue (otro) mo­ti­vo de dis­cor­dia en­tre el pa­dre y el hi­jo. Mau­ri­cio Ma­cri que­ría. Fran­co, no. An­te la ola de pri­va­ti­za­cio­nes no­ven­tis­ta, Fran­co no mos­tró nin­gún in­te­rés en que­dar­se con el Co­rreo. El ac­tual pre­si­den­te, en cam­bio, sí apro­bó el in­gre­so del Gru­po a la ex em­pre­sa es­ta­tal. La im­po­si­ción del he­re­de­ro, si­tua­ción al­go inusual en el fol­clo­re em­pre­sa­rio-fa­mi­liar de los Ma­cri, de­ri­va­ría en el re­cien­te y con­tro­ver­ti­do arre­glo en­tre el Es­ta­do y el Co­rreo.

En 1997, el en­car­ga­do de con­ven­cer al pa­ter fa­mi­liae de los Ma­cri fue Or­lan­do Sal­ves­tri­ni, ge­ren­te po­li­rru­bro de Soc­ma, ex te­so­re­ro de Bo­ca y ami­go de Fran­co. “Cuan­do el Gru­po de­ci­de no pre­sen­tar­se por el Co­rreo, lo voy a ver a Fran­co y le di­go que es­toy en desacuer­do”, re­cuer­da Sal­ves­tri­ni, quien du­ran­te años hi­zo equi­li­brio en­tre am­bos Ma­cri.

Le ad­vir­tió que el Co­rreo era ca­si la úni­ca ins­ti­tu­ción que lle­ga­ba a la ca­sa de to­dos los ar­gen­ti­nos. “Si los car­te­ros pu­die­ran ven­der al­go de un dó­lar –es­pe­cu­ló el con­ta­dor Sal­ves­tri­ni–, el Gru­po Ma­cri se que­da­ría con más de 30 mi­llo­nes de dó­la­res ca­si sin es­fuer­zo. Y si ven­die­ran al­go de 10, con 300 mi­llo­nes”.

An­te las du­das de Fran­co, Sal­ves­tri­ni su­mó ar­gu­men­tos: “Hoy día el que es­cri­be una car- ta lo ha­ce co­mo ac­to de amor. Las car­tas co­mer­cia­les se van a re­em­pla­zar por el email. Pe­ro la per­so­nal no. Po­dría­mos lle­var tar­je­tas del día del ami­go, del pe­rro, de San Va­len­tín. Ha­ce­mos buen mar­ke­ting y ése es el ne­go­cio del Co­rreo”.

A di­fe­ren­cia de Fran­co, Mau­ri­cio lo apo­yó. “Cuan­do ha­blé con él, me di­jo: ‘sí, me­te­te’’. Así, el 1º de sep­tiem­bre de 1997, Carlos Me­nem le dio la Em­pre­sa Na­cio­nal de Co­rreos y Te­lé- gra­fos (En­co­te­sa) a la Sociedad Ma­cri en con­ce­sión por 30 años. Sal­ves­tri­ni fue el pri­mer pre­si­den­te del Co­rreo pri­va­ti­za­do, aun­que re­nun­ció a los po­cos me­ses en desacuer­do con al­gu­nas de­ci­sio­nes. “La gen­te de Si­de­co (pro­pie­dad del Gru­po Ma­cri) em­pe­zó a ha­cer una plan­ta en Mon­te Gran­de y agran­dar­se. Yo te­nía la idea con­tra­ria: que fue­ra chi­co y vir­tual. Se en­deu­da­ron, per­die­ron mu­cha pla­ta y pa­só lo que pa­só”, re­la­ta. ¿Qué pa­só? El Gru­po de­jó de pa­gar el ca­non al que obli­ga­ba la pri­va­ti­za­ción –con el ar­gu­men­to de in­cum­pli­mien­tos es­ta­ta­les–, y echó a unos diez mil es­ta­ta­les. Años des­pués, el kirch­ne­ris­mo re­es­ta­ti­zó el Co­rreo y Ma­cri (Fran­co) de­man­dó al Es­ta­do.

PRI­VA­TI­ZA­DO. Me­nem le en­tre­gó el Co­rreo a So­cie­da­des Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.