Un lío pa­dre

Ma­cri des­can­sa en el sur del es­trés por sus pro­ble­mas ju­di­cia­les y de ges­tión.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - RO­BER­TO GAR­CÍA

En dos me­ses, Mau­ri­cio Ma­cri or­de­nó su agen­da pa­ra dis­po­ner de va­rios días de li­cen­cia y lar­gos fi­nes de se­ma­na en dis­tin­tas par­tes del país. De­be me­re­cer va­ca­cio­nes, días de hol­gan­za y es­par­ci­mien­to, al me­nos pa­ra con­te­ner un es­trés ful­mi­nan­te que le oca­sio­na una ad­mi­nis­tra­ción de­vo­ra­do­ra y, so­bre to­do, una su­ce­sión de he­chos per­so­na­les ba­jo sos­pe­cha: de­be ser el Pre­si­den­te que en me­nos tiem­po de go­bierno acu­mu­ló más di­fi­cul­ta­des con la Jus­ti­cia, un re­gis­tro iné­di­to e im­pen­sa­ble a un año de ini­cia­da su ad­mi­nis­tra­ción. Cu­rio­so, lo que no vie­ne de afue­ra (Pa­na­má Pa­pers, Ode­brecht, Arri­bas), se pro­du­ce aden­tro, en su pro­pia es­truc­tu­ra. Co­mo el úl­ti­mo arre­glo por la deu­da del Co­rreo que su pa­dre Fran­co no sal­da­ba con el Es­ta­do a tra­vés de Soc­ma, esa em­ble­má­ti­ca mul­ti­em­pre­sa fa­mi­liar ca­da vez más en­re­da­da en ano­ma­lías his­tó­ri­cas. Más cu­rio­so aún es que las sus­pi­ca­cias y even­tua­les de­li­tos no son de­nun­cia­dos des­de la opo­si­ción ni por el ren­ta­do ejér­ci­to de pe­rio­dis­tas mi­li­tan­tes, pro­gre­sis­tas o de iz­quier­da; en ge­ne­ral, han sa­li­do a la luz por la com­pe­ten­cia in­ves­ti­ga­ti­va de un mis­mo cro­nis­ta (Hu­go Al­co­na­da Mon) que en­lo­que­ció a Cristina en su mo­men­to. Ce­ro in­tri­ga, ce­ro cons­pi­ra­ción, en­ton­ces.

Ju­di­cial­men­te, tal vez, la con­do­na­ción de deu­das a la fa­mi­lia Ma­cri pue­de ser ex­pli­ca­da en mon­to, con­ve­nien­cia y has­ta co­mo un in­va­lo­ra­ble ser­vi­cio pa­ra la sa­lud del Es­ta­do.

Po­lí­ti­ca­men­te, en cam­bio, por lo me­nos des­do­ro­sa es la ope­ra­ción del hi­jo a fa­vor del pa­dre Fran­co, fe­liz con Me­nem por­que le con­ce­dió la pri­va­ti­za­ción a un pre­cio im­po­si­ble de pa­gar pa­ra cual­quier es­pe­cia­lis­ta (lo que ga­ran­ti­za­ba una ne­go­cia­ción pos­te­rior pa­ra re­du­cir­lo) y, lue­go, fe­liz con Nés­tor Kirch­ner cuan­do se lo es­ta­ti­zó por no sos­te­ner el ca­non. Y aho­ra, al mar­gen de los li­ti­gios ju­di­cia­les, de fis­ca­les y jue­ces, opi­nio­nes y es­cán­da­lo, se ob­ser­va la ex­po­si­ción de que los pro­vee­do­res o pre­ben­da­ta­rios del Es­ta­do han cons­trui­do me­ga­for­tu­nas apli­can­do el ajus­te por in­fla- ción en sus con­tra­tos, pe­ro nun­ca ese mis­mo ins­tru­men­to sir­ve pa­ra sus deu­das con el Es­ta­do. O que, co­mo en el ca­so de Fran­co Ma­cri y flia –al igual que el res­to del club de los con­tra­tis­tas– po­dían par­ti­ci­par de li­ci­ta­cio­nes y ga­nar­las aun sien­do deu­do­res del Es­ta­do. Más to­da­vía en es­te ca­so: el pri­mo del man­da­ta­rio, An­ge­lo Cal­ca­te­rra –si es que se re­pre­sen­ta a sí mis­mo– es­tu­vo en los di­rec­to­rios de la Soc­ma deu­do­ra se­rial y ese de­ta­lle no le im­pi­dió par­ti­ci­par del so­te­rra­mien­to del Sar­mien­to (con Ode­brecht, cla­ro), y aho­ra triun­far ara­ñan­do la cons­truc­ción de la pri­me­ra eta­pa de la au­to­pis­ta ri­be­re­ña. Un pa­rien­te con al­ta ca­pa­ci­dad pa­ra de­cir que pa­ga el me­jor pre­cio (co­mo en su mo­men­to con el Co­rreo) y que dis­fru­ta de li­cen­cias ex­clu­si­vas, só­lo con­ce­di­das por ex­per­tos, co­mo la que le otor­gó el Ban­co Cen­tral y su

di­rec­to- rio, au­tó­no­mo en apa­rien­cia, ha­bi­li­tan­te de la com­pra y ejer­ci­cio del ban­co In­ter­fi­nan­zas, sin preo­cu­par­le si hon­ra­ba o no sus com­pro­mi­sos an­te­rio­res. Qui­zás por­que Stur­ze­neg­ger no ha­brá vi­vi­do la cri­sis de los in­co­bra­bles del 2001 y no pien­sa co­mo Brecht, quien sos­te­nía que es de­li­to ro­bar un ban­co, pe­ro mu­cho más de­li­to es fun­dar­lo.

Alia­dos. Es­ta hi­le­ra de erro­res no for­za­dos del Go­bierno (hay que in­cluir las des­gra­ba­cio­nes de An­ge­li­ci) ro­zan el as­pec­to mo­ral de quie­nes fue­ron vo­ta­dos con otras ex­pec­ta­ti­vas, de­te­rio­ra in­clu­si­ve su fren­te po­lí­ti­co cons­ti­tui­do con gen­te del ra­di­ca­lis­mo (la in­dul­gen­cia a Fran­co Ma­cri la sus­cri­be un hom­bre del par­ti­do, Os­car A g uad), out­si­ders co­mo el em­ba­ja­dor Mar­tín Lous­teau (quien no vol­ve­ría pa­ra las elec­cio­nes de oc­tu­bre), so­cia­lis­tas en ex­tin­ción y la si­len­cio­sa has­ta aho­ra Elisa Ca­rrió, fi­gu­ra que cre­ció en ta­ma­ño gra­cias a pre­go­nar la de­cen­cia. Ni el bal­sá­mi­co ali­men­to d e cons­truir lis­tas pa­ra las elec­cio­nes, ubi­car gen­te, ali­via el efec­to ex­plo­si­vo so­bre la na­ve in­sig­ne. Más cuan­do el ca­pi­tán co­me­te tor­pe­zas pro­pias de Patricia Bull­rich (quien no re­pa­ró que Arri­bas cam­bió in­mue­ble por mue­bles en su de­cla­ra­ción o que ins­ta­ló un 0-800 pa­ra de­tec­tar ov­nis) o de Susana Mal­co­rra, pa­sio­na­ria an­ti Trump co­mo si ése fue­ra el sen­ti­do de su car­go, ejer­cien­do ti­mer­ma­nis­mo de bol­si­llo, agre­dién­do­lo des­de su in­sig­ni­fi­can­cia. Se su­po­ne que se tra­ta de cán­di­do vo­lun­ta­ris­mo, co­mo el del pro­pio Ma­cri al pe­dir en Bra­sil que le an­ti­ci­pen la lis­ta de ar­gen­ti­nos in­vo­lu­cra­dos en el af­fai­re Ode­brecht –que, ase­gu­ran, se ven­ti­la­ría el mes pró­xi­mo– co­mo si su círcu­lo ro­jo nun­ca hu­bie­ra in­ti­ma­do con el pre­si­dia­rio de­la­tor, y és­te só­lo fue­ra pa­tri­mo­nio ve­nal del kirch­ne­ris­mo.

Pa­ra apro­ve­char via­jes o es­tan­cias, el Pre­si­den­te se ins­ta­ló en el sur con la fa­mi­lia y, de pa­so, se reunió con go­ber­na­do­res pa­ra pro­me­ter­les un plan pa­ra la Pa­ta­go­nia. Dis­cur­so y fo­to, po­co y na­da del con­te­ni­do, más bien una ex­cu­sa bu­có­li­ca de des­can­so. Pe­ro en­cie­rra el gran con­flic­to: la pla­ta de las pro­vin­cias o pa­ra las pro­vin­cias (que no es pa­ra sa­la­rios do­cen­tes, co­mo se afir­ma en for­ma hui­di­za). Re­co­no­ce an­te­ce­den­tes es­te plei­to: Al­fon­sín im­pu­so las re­ten­cio­nes, pe­ro no las co­par­ti­ci­pó; Me­nem las eli­mi­nó y Duhal­de las vol­vió a ins­ta­lar, el ma­tri­mo­nio K las au­men­tó y Ma­cri afei­tó al­gu­nas im­por­tan­tes. En ri­gor, la his­to­ria con

Es cu­rio­so que las de­nun­cias no pro­ven­gan de la opo­si­ción sino del pe­rio­dis­mo

an­te­ce­den­tes vien­do de más atrás, lue­go de ba­ta­llas –Ro­sas, Der­qui, Mi­tre, Ro­ca– pa­ra que­dar­se con la Adua­na y los re­cur­sos, triun­fo úl­ti­mo de la Na­ción que se los re­ser­va pa­ra el go­bierno na­cio­nal y evi­ta dis­tri­buir­los con las pro­vin­cias por­que no son im­pues­tos se­gún es­ta­ble­ce co­mo uka­se. Con­tra ese des­equi­li­brio, al pa­re­cer, pug­na más de una pro­vin­cia, una de las más in­so­len­tes es La Pam­pa de­bi­do a con­ser­var cier­ta es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca tra­di­cio­nal (co­mo San Luis). Com­ple­jo le re­sul­ta el go­ber­na­dor Carlos Ver­na a Ma­cri, no só­lo por el re­cla­mo de fon­dos y co­par­ti­ci­pa­ción, sino por­que es un con­ta­dor de vas­ta ex­pe­rien­cia par­la­men­ta­ria que su­po ha­cer­se odiar por los Kirch­ner y que aho­ra in­ten­ta lo mis­mo con el in­ge­nie­ro, del que tan­to des­con­fía que en el Se­na­do or­de­nó a los su­yos, pe­ro­nis­tas, vo­tar en con­tra de cier­tas ini­cia­ti­vas. Por­que “és­te, mu­cha­chos, vie­ne por no­so­tros”. Siem­pre y cuan­do, cla­ro, no es­té de va­ca­cio­nes.

Mau­ri­cio Ma­cri DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

DE­LI­CA­DO EQUI­LI­BRIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.