Mue­ren 250 ba­lle­nas va­ra­das en una pla­ya de Nue­va Ze­lan­da

De­ce­nas de vo­lun­ta­rios trabajaron pa­ra sal­var a otras 150. Es uno de los va­ra­mien­tos más ma­si­vos en dé­ca­das. Es­tu­dian las cau­sas.

Perfil (Sabado) - - CIENCIA - AGEN­CIAS

Más de 400 ba­lle­nas en­ca­lla­ron ayer en la re­gión de Gol­den Bay, en Nue­va Ze­lan­da. En­tre ellas mu­rie­ron al­re­de­dor de 250, se­gún in­di­có el De­par­ta­men­to de Con­ser­va­ción. Los equi­pos de res­ca­te in­ten­ta­ron vol­ver a en­cau­zar a las ba­lle­nas so­bre­vi­vien­tes. Pe­ro, en­tre ochen­ta y no­ven­ta vol­vie­ron a que­dar atra­pa­das en el mis­mo lu­gar só­lo cin­co ho­ras des­pués.

An­drew La­ma­son, por­ta­voz del de­par­ta­men­to, di­jo que un 70% de las ba­lle­nas ha­bía fa­lle­ci­do y que las pers­pec­ti­vas de res­ca­te pa­ra in­ten­tar de­vol­ver con vi­da a al­ta mar a las res­tan­tes no eran de­ma­sia­do op­ti­mis­tas. “Con es­ta can­ti­dad de ejem­pla­res muer­tos hay que asu­mir que las de­más se en­cuen­tran en mal es­ta­do”, ex­pli­có el res­pon­sa­ble a ra­dio Nue­va Ze­lan­da. “Por esa ra­zón nos pre­pa­ra­mos pa­ra lo peor”.

“Hay tan­tos ca­dá­ve­res en el agua que los vo­lun­ta­rios tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra de­vol­ver a los ce­tá­ceos al océano”, ex­pli­có a AFP un vo­ce­ro del de­par­ta­men­to. Sin em­bar­go, los vo­lun­ta­rios lo­gra­ron po­ner en el agua a bue­na par­te de las ba­lle­nas que que­da­ban con vi­da y for­ma­ron una ca­de­na hu­ma­na pa­ra im­pe­dir que vuel­van a en­ca­llar. Con res­pec­to a las ba­lle­nas so­bre­vi­vien­tes, el ex­per­to agre­gó: “es­pe­re­mos que la ma­rea se los lle­ve mar aden­tro y que pue­dan ir­se”.

Es­te ti­po de ba­lle­nas se de­no­mi­nan “pi­lo­to” o “cal­de­ro­nes”. Lle­gan a me­dir has­ta seis me­tros de lar­go y son la es­pe­cie más co­mún en Nue­va Ze­lan­da. Son co­no­ci­das por su ten­den­cia a vol­ver ha­cia la pla­ya aun­que se las en­cau­ce nue­va­men­te al mar. Los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que po­dría tra­tar­se de un com­por­ta­mien­to in­he­ren­te a ellas que tien­den a re­unir­se con los de­más miem­bros del gru­po.

La pro­fe­so­ra Liz Sloo­ton, del de­par­ta­men­to de zoo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ota­go, le di­jo a The New Zea­land He­rald que ha­bía una am­plia ga­ma de cau­sas pa­ra los en­ca­lla­mien­tos. En­tre ellas, por­que es­ta­ban en­fer­mas, mu­rien­do, dan­do a luz o des­orien­ta­das. Mien­tras que los te­rre­mo­tos y las tor­men­tas po­drían ser un fac­tor, las cau­sas hu­ma­nas, in­clu­yen­do el rui­do pue­den con­du­cir ba­lle­nas a la pla­ya.

En la his­to­ria de Nue­va Ze­lan­da, don­de el fe­nó­meno es re­la­ti­va­men­te fre­cuen­te, só­lo se re­gis­tran dos de ma­yor im­por­tan­cia por la can­ti­dad de ba­lle­nas en­ca­lla­das, en el si­glo pa­sa­do. Fe­nó­me­nos an­te­rio­res más ma­si­vos se re­gis­tra­ron en 1918, cuan­do unos mil ejem­pla­res en­ca­lla­ron en las is­las Chat­ham, se­gui­do en im­por­tan­cia por otro de 450 en Auc­kland en 1985.

En Fa­re­well Spit, si­tua­da a unos 150 ki­ló­me­tros al oes­te de la ciu­dad tu­rís­ti­ca de Nel­son, hu­bo al me­nos nue­ve fe­nó­me­nos ma­si­vos de ba­lle­nas en­ca­lla­das en la úl­ti­ma dé­ca­da, re­sul­tan­do és­ta la más im­por­tan­te en ese pe­río­do.

Se­gún La­ma­son, no exis­te ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca cla­ra a ese com­por­ta­mien­to, sien­do la cau­sa pro­ba­ble la geo­gra­fía sub­ma­ri­na del lu­gar. “Si al­guien se pro­pu­sie­ra di­se­ñar un lu­gar pa­ra atra­par ba­lle­nas, Gol­den Bay se­ría pro­ba­ble­men­te el ideal”, co­men­tó. “Fren­te a Fa­re­well Spit exis­te una gran can­ti­dad de are­na en for­ma de gan­cho y las aguas son po­co pro­fun­das: una vez que las ba­lle­nas en­tra­ron, es di­fí­cil que pue­dan vol­ver a sa­lir”.

AP

CATASTROFE. Des­de 1985 no se re­gis­tra­ba en Nue­va Ze­lan­da un va­ra­mien­to ma­si­vo co­mo és­te.

AFP

RES­CA­TE. Vo­lun­ta­rios trabajaron pa­ra sal­var a los ce­tá­ceos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.