Tiem­po de li­bros y se­ries

Perfil (Sabado) - - IDEAS - LU­CAS DEL­FINO*

El ve­rano siem­pre fue un buen mo­men­to pa­ra leer y sa ldar deu­das con li­bros pen­dien­tes. La tran­qui­li­dad y la au­sen­cia de te­lé­fono ha­cían de Va­le­ria del Mar –mi lu­gar de ve­ra­neo des­de chi­co– un ambiente per­fec­to pa­ra los li­bros.

Así tam­bién, el tra­yec­to des­de mi ca­sa en Hur­ling­ham has­ta la es­ta­ción Re­ti­ro, a bor­do del San Mar­tín, y las diez es­ta­cio­nes que me es­pe­ra­ban has­ta des­tino me per­mi­tie­ron co­no­cer a Vargas Llo­sa en La Fies­ta del Chi­vo; leer a Cortázar en las pá­gi­nas de Ra­yue­la; dis­fru­tar del sar­cas­mo de Sa­ra­ma­go en Caín y Abel, y re­pen­sar nues­tra his­to­ria de la mano de Eduar­do Ga­leano con Las ve­nas abier­tas de Amé­ri­ca La­ti­na.

Los in­elu­di­bles clá­si­cos y las re­co­men­da­cio­nes de co­le­gas y ami­gos ha­cían que la lis­ta se acre­cen­ta­ra.

Mi pa­so co­mo pro­duc­tor de ra­dio en el pro­gra­ma de his­to­ria de quien hoy es un ami­go, Emi­lio Pe­ri­na, me pu­so fren­te a una ba­te­ría de au­to­res y li­bros que él ge­ne­ro­sa­men­te me re­co­men­da­ba. Así se me pre­sen­tó uno de mis au­to­res fa­vo­ri­tos des­de en­ton­ces, Leo­nar- do Pa­du­ra, y en La ne­bli­na del ayer y en El hom­bre que ama­ba a los pe­rros, me trans­mi­tió los olo­res de una Cu­ba que se fue que­dan­do pre­sa del tiem­po por ser pre­sa de sus ideas. Por la re­co­men­da­ción de otro ami­go, hi­ce un imperdible re­pa­so por el pen­sa­mien­to y las creen­cias que los ar­gen­ti­nos he­mos for­ja­do des­de 1810 has­ta 1980 con Os­car Te­rán en His­to­ria de las ideas. Y ha­blan­do de creen­cias y pensamientos del sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo, un gran li­bro es El in­ven­tor del pe­ro­nis­mo. Raúl Apold, el ce­re­bro ocul­to que cam­bió la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, de Sil­via Mer­ca­do, con una vi­sión dis­rup­ti­va del pe­ro­nis­mo y su cons­truc­ción po­lí­ti­ca.

Con el pa­so del tiem­po, a esa vie­ja cos­tum­bre de re­co­men­dar li­bros se su­mó el re­co­men­dar se­ries. ¿Qué es­tás le­yen­do y qué es­tas mi­ran­do?, la tí­pi­ca pre­gun­ta cuan­do nos en­con­tra­mos con al­guien.

La pri­me­ra se­rie de la lar­ga lis­ta que ta­ché fue Brea­king Bad: me atra­pó por su im­pre­vi­si­bi­li­dad y por­que su me­lo­dra­ma es­con­día tin­tes reales. El mun­do de las se­ries se di­ver­si­fi­có y fui op­tan­do por las de tra­ma po­lí­ti­ca. Cla­ra­men­te, es­toy es­pe­ran­do la pró­xi­ma tem­po­ra­da de Hou­se of Cards, y re­co­mien­do The Ame­ri­cans, don­de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos y la po­lí­ti­ca ex­te­rior de EE.UU. se com­bi­nan en una his­to­ria tan in­ten­sa co­mo os­cu­ra. Me­nos re­tor­ci­da y más po­cho­cle­ra, ha­ce po­co me en­gan­ché con So­bre­vi­vien­te de­sig­na­do. Por úl­ti­mo, si de se­ries y po­lí­ti­ca se tra­ta, no de­jen de ver Marsella, se­rie fran­ce­sa en la cual un al­cal­de que lle­va vein­te años en su car­go co­mien­za una gue­rra con quien era su alia­do. Bri­llan­te ac­tua­ción de Gé­rard De­par­dieu.

Es­te ve­rano me en­cuen­tra con me­nos tiem­po: ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des en lo la­bo­ral, y Oli­via, mi hi­ja de tres me­ses, ha­cen que deba ser mu­cho más se­lec­ti­vo en lo que pue­do leer y mi­rar.

Mi pri­mer li­bro del año fue Su­mi­sión, de Mi­chel Houe­lle­becq, una gran no­ve­la don­de el au­tor nos ave­ci­na un fu­tu­ro po­lí­ti­co pa­ra Fran­cia que no pa­re­ce tan im­po­si­ble.

Ten­go, en­tre los li­bros se­lec­cio­na­dos pa­ra es­te ve­rano, La son­ri­sa de Man­de­la, de John Car­lin, quien co­no­ció a es­te gran lí­der mun­dial y cuen­ta de pri­me­ra mano có­mo fue po­si­ble re­con­ci­liar a un país.

Otro li­bro que ten­go en la me­sa de luz es ¿Por qué re­tro­ce­de la iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na?, de Mar­ce­lo Lei­ras, An­drés Ma­la­mud y Pa­blo Ste­fa­no­ni. Ten­go gran res­pe­to por sus au­to­res, y per­so­nal­men­te dis­fru­to mu­cho de leer a An­drés Ma­la­mud, que siem­pre me invita a re­fle­xio­nar des­de la ri­gu­ro­si­dad de sus ar­gu­men­tos. Ade­más, el tí­tu­lo me re­sul­ta atrac­ti­vo, des­pués de ha­ber leí­do en los úl­ti­mos años en­sa­yos so­bre la nue­va ola de po­pu­lis­mos en Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo ese gran li­bro que es La Re­li­gión Po­pu­lis­ta, de Alear­do F. La­ria.

No ha­ce fal­ta ser Ire­neo Fu­nes, el me­mo­rio­so de Bor­ges, y re­cor­dar con pre­ci­sión to­do lo que lee­mos y ve­mos sino to­mar­nos el tiem­po pa­ra ha­cer­lo, per­mi­tien­do que ca­da li­bro que ele­gi­mos nos in­vi­te a via­jar por nue­vas ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.