Más de 120 muer­tos en una se­ma­na en Bra­sil por una huel­ga po­li­cial

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - AGEN­CIAS

Más de 120 per­so­nas mu­rie­ron en la úl­ti­ma se­ma­na por una ola de de­lin­cuen­cia en el es­ta­do bra­si­le­ño de Es­pi­ri­to San­to, de­bi­do a una pro­tes­ta po­li­cial por la cual los uni­for­ma­dos de­ja­ron de pa­tru­llar las ca­lles.

De­bi­do a que las le­yes prohí­ben a los po­li­cías rea­li­zar huel­gas for­mal­men­te, des­de el sá­ba­do pa­sa­do las es­po­sas de los po­li­cías mi­li­ta­res blo­quea­ron las en­tra­das de los cuar­te­les pa­ra im­pe­dir que los agen­tes pue­dan ha­cer los pa­tru­lla­jes de ru­ti­na.

An­te la fal­ta de po­li­cías en las ca­lles, la bar­ba­rie to­mó cuen­ta de es­te pe­que­ño es­ta­do de la re­gión sud­es­te, cu­ya po­bla­ción es­tá re­clui­da en sus do­mi­ci­lios, mien­tas se de­nun­cian sa­queos y has­ta el ac­cio­nar de es­cua­dro­nes de la muer­te.

El go­ber­na­dor del es­ta­do, Pau­lo Har­tung, di­jo que los huel­guis­tas “se­cues­tra­ron” a la po­bla­ción y se com­por­tan co­mo “chan­ta­jis­tas”, por lo que se­rán pro­ce­sa­dos 700 agen­tes que, de ser con­de­na­dos, per­de­rán el car­go po­li­cial y pue­den su­frir pe­nas de más de diez años de pri­sión.

Har­tung ad­vir­tió que las mu­je­res de los po­li­cías tam­bién se­rán pro­ce­sa­das y de­be­rán pa­gar el gas­to que su­pu­so des­pla­zar cer­ca de 2 mil mi­li­ta­res en­via­dos por el pre­si­den­te Mi­chel Te­mer.

La me­to­do­lo­gía de pro­tes­ta, que se ori­gi­nó en Vitoria, la ca­pi­tal del es­ta­do, se ex­ten­dió ayer tam­bién a zo­nas de Río de Ja­nei­ro. Mo­ti­vos. Mien­tras que en Es­pi­ri­to San­to los po­li­cías re­cla­man un au­men­to sa­la­rial, en Río pro­tes­tan por el atra­so en el pa­go del agui­nal­do y de las ho­ras ex­tras, in­clui­das las que rea­li­za­ron du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de agos­to pa­sa­do.

El pre­si­den­te Mi­chel Te­mer di­jo ayer que “el de­re­cho a la reivin­di­ca­ción no pue­de con­ver­tir al pue­blo bra­si­le­ño en rehén. El es­ta­do de de­re­cho no per­mi­te ese ti­po de com­por­ta­mien­to inacep­ta­ble”.

Te­mer lla­mó a los huel­guis­tas a vol­ver al tra­ba­jo y a ne­go­ciar con el go­bierno “den­tro del más ab­so­lu­to res­pe­to al or­den y a la ley, pre­ser­van­do el de­re­cho y las ga­ran­tías del pue­blo que pa­ga el sa­la­rio de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos”.

FO­TOS: AP Y AFP

DIS­PA­ROS. La guar­dia mu­ni­ci­pal de­bió ser des­ple­ga­da.

PRO­TES­TA. La po­li­cía mi­li­tar del es­ta­do, acuar­te­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.