Li­te­ra­tu­ra y po­lí­ti­ca

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - MAR­TIN KOHAN

Me con­ven­ce Cé­sar Ai­ra, y ade­más de con­ven­cer­me me en­tu­sias­ma, cuan­do di­ce que la li­te­ra­tu­ra no tie­ne nin­gu­na obli­ga­ción con la sociedad, que “no tie­ne nin­gún pa­pel”. Aca­ba de afir­mar­lo, y en ri­gor de ver­dad de re­afir­mar­lo, en una en­tre­vis­ta con Se­ma­na, pu­bli­ca­ción de Co­lom­bia (des­de ha­ce años, só­lo con­ce­de en­tre­vis­tas a me­dios ex­tran­je­ros). Ai­ra aso­cia esa con­di­ción con un es­ta­do de li­ber­tad, pues el ar­te, es­pe­ci­fi­ca, “al no te­ner fun­ción, pue­de ser lo que quie­ra”. Me re­sul­ta por de­más ati­na­da la dis­tin­ción que es­ta­ble­ce en­tre el lu­gar del “es­cri­tor ar­tis­ta”, que pres­cin­de de opi­nar, y “la lí­nea del in­te­lec­tual”, más pro­cli­ve a las in­ter­ven­cio­nes (pre­fie­ro ha­blar de in­ter­ven­cio­nes, an­tes que de opi­nio­nes, que me re­sul­ta al­go más sub­je­ti­vo y en­de­ble).

En efec­to, cuan­do Jean-Paul Sar­tre, pa­ra to­mar una re­fe­ren­cia pa­ra­dig­má­ti­ca en el asun­to, plan­teó su exi­gen­cia de com­pro­mi­so, lo hi­zo en tér­mi­nos que po­drían ins­cri­bir­se más ní­ti­da­men­te en las prác­ti­cas de los in­te­lec­tua­les crí­ti­cos an­tes que en las de lo es­tric­ta­men­te li­te­ra­rio (por lo cual, a lo Pla­tón, de­bió ex­cluir a la poe­sía del nú­cleo de sus plan­teos). En cuan­to a la fal­ta de fun­ción pa­ra el ar­te, po­de­mos li­gar­la, sí, con la po­si­bi­li­dad de ser li­bre­men­te lo que quie­ra; pe­ro tam­bién, co­mo lo hi­zo Theo­dor W. Adorno (en las an­tí­po­das de la vi­sión sar­trea­na), con la fun­ción so­cial del ar­te: que su fun­ción so­cial ra­di­que jus­ta­men­te en su fal­ta de fun­ción.

Sa­be­mos que el len­gua­je es de por sí un he­cho so­cial, y la li­te­ra­tu­ra no es­tá he­cha de otra co­sa que de len­gua­je. Y sa­be­mos que exis­te a su vez una po­lí­ti­ca en las for­mas, una po­lí­ti­ca en la sin­ta­xis, una po­lí­ti­ca en lo que los dis­cur­sos ha­cen (y no ya en lo que los dis­cur­sos di­cen). Lo cual es cier­to, se­gún creo, pe­ro tam­bién, en mi opi­nión, pue­de re­sul­tar un tan­to ge­ne­ral o bien de­ma­sia­do abs­trac­to. Me in­tere­sa cuan­do, en la li­te­ra­tu­ra, la dis­po­si­ción de cier­tas for­mas se to­ca con cier­tos ma­te­ria­les so­cia­les o po­lí­ti­cos. Di­ría que, en esos ca­sos, la li­ber­tad del ar­te no se sa­cri­fi­ca: se apro­ve­cha co­mo po­ten­cia sin­gu­lar. ¿Si pue­do po­ner al­gu­nos ejem­plos? Sí, cla­ro: La gue­rra de los gim­na­sios, La vi­lla, El ti­lo, Cum­plea­ños. To­das no­ve­las de Cé­sar Ai­ra. Si es cier­to, co­mo él adu­ce, que hay pre­mios li­te­ra­rios que no le con­ce­den por­que en sus li­bros fal­tan lo so­cial y lo po­lí­ti­co, de­be­rían leer­los con más de­te­ni­mien­to y re­vi­sar sus cri­te­rios de pre­mia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.