Au­men­tos: “Hay que ayu­dar y edu­car a los con­su­mi­do­res”

Perfil (Sabado) - - EL OBSERVADOR - C.M.

Au­tor del ar­tícu­lo “Un haz de luz so­bre la Re­vi­sión de la Ta­ri­fa In­te­gral en dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca en el AMBA”, el eco­no­mis­ta Die­go Bon­do­revsky ana­li­za la de­fi­ni­ción ta­ri­fa­ria que reali­zó el ENRE pa­ra las dis­tri­bui­do­ras Ede­nor y Ede­sur, te­nien­do en cuen­ta “la de­ter­mi­na­ción de la ba­se de ac­ti­vos y la ta­sa de re­torno apli­ca­da por el re­gu­la­dor”. Se­gún el in­ves­ti­ga­dor del Cip­pec, “és­ta fue la pri­me­ra RTI del ser­vi­cio de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca na­cio­nal”. —¿Du­ran­te la re­vi­sión el ENRE no pre­sen­tó la do­cu­men­ta­ción que exi­ge la ley 24.965 pa­ra de­fi­nir el cálcu­lo de la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad? —El ENRE no trans­pa­ren­tó los pro­ce­sos, y los fun­da­men­tos y las ac­cio­nes fue­ron in­su­fi­cien­tes. Hi­zo la re­so­lu­ción y po­cas ho­ras des­pués la mo­di­fi­có. Fue errá­ti­co y con­fu­so. En las au­dien­cias pú­bli­cas la prio­ri­dad era la ta­ri­fa so­cial y no una ex­pli­ca­ción téc­ni­ca de la for­mu­la­ción. Las or­ga­ni­za­cio­nes ha­cían hin­ca­pié en va­li­dar un sub­si­dio cru­za­do pa­ra amor­ti­zar el im­pac­to de los cos­tos, pe­ro de­ja­ron de la­do el eje del de­ba­te a par­tir del aná­li­sis téc­ni­co. Es­to se de­be tam­bién a que en la agen­da pú­bli­ca no hay in­te­rés por ex­pli­car los pa­rá­me­tros téc­ni­cos de có­mo se de­ter­mi­nó la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad. Dis­tri­bui­do­ras“fi­lo­só­fi­ca­men­te con­tra­pues­tas”. La re­la­ción en­tre la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad y la ba­se so­bre la que se apli­ca se re­co­no­ce por ejem­plo cuan­do las dis­tri­bui­do­ras plan­tea­ron sus in­ver­sio­nes “con tec­no­lo­gía de pun­ta”. Pe­ro cuan­do re­ci­bie­ron la ta­sa de ese fi­nan­cia­mien­to, vie­ron a un sec­tor “con mu­cho ries­go”. En­ton­ces hay una an­tí­te­sis en ese jue­go de pro­yec­tar “gran- des in­ver­sio­nes” fi­nan­cia­das con una ta­sa de in­te­rés “en ries­go”. Eso apun­ta a una ma­yor ta­ri­fa. Cos­to so­bre­di­men­sio­na­do. El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca al­gu­nas de las me­di­das adop­ta­das por el ENRE: “To­mó la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad que pre­sen­ta­ron las em­pre­sas y ba­jó unos pun­tos, pe­ro no ex­pli­có có­mo. Esa ba­ja es in­su­fi­cien­te. Hay una so­bre­es­ti­ma­ción de al me­nos un 20% pa­ra el cos­to del en­deu­da­mien­to, que es el cos­to del ca­pi­tal y eso tie­ne un im­pac­to en el con­su­mi­dor. El te­ma es ver có­mo se va a fi­nan­ciar la obra de in­fra­es­truc­tu­ra. Las in­ver­sio­nes son muy al­tas y se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ten deu­da o ca­pi­tal de ter­ce­ros o pro­pio, y ahí es cuan­do se de­fi­ne la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad, que es el cos­to del di­ne­ro a con­se­guir pa­ra fi­nan­ciar obra de in­fra­es­truc­tu­ra. Y si esa ta­sa es más al­ta de la real, la ta­ri­fa es­tá so­bre­es­ti­ma­da”. Y con­clu­yó en la ne­ce­si­dad de edu­car a los con­su­mi­do­res: “En un con­tex­to de ta­ri­fas más al­tas, los con­su­mi­do­res de­ben ser edu­ca­dos y ayu­da­dos. Se ne­ce­si­ta un re­cam­bio a me­di­do­res in­te­li­gen­tes”.

“Se de­jó de la­do el de­ba­te téc­ni­co. En la agen­da pú­bli­ca no hay in­te­rés por ex­pli­car los pa­rá­me­tros téc­ni­cos de có­mo se de­ter­mi­na la ta­sa de ren­ta­bi­li­dad.”

PREN­SA

ECO­NO­MIS­TA. Bon­do­revsky, au­tor de en­sa­yos sobr el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.