Fran­co Ma­cri, co­mo Fi­li­po de Ma­ce­do­nia

Perfil (Sabado) - - PERFIL - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

Fi­li­po II, rey de Ma­ce­do­nia, fue el pa­dre de Alejandro Magno, el pri­mer gran con­quis­ta­dor de la his­to­ria e ins­pi­ra­dor de Ju­lio Cé­sar y Na­po­león. Fran­co Ma­cri se­ría el Fi­li­po de su hi­jo Mau­ri­cio, al que ha­bría pre­pa­ra­do pa­ra ser con­quis­ta­dor con los me­jo­res maes­tros (Alejandro Magno fue dis­cí­pu­lo de Aris­tó­te­les). En es­ta ima­gi­na­ria tra­ma, el Pre­si­den­te aca­ba­ría sien­do la me­jor obra de Fran­co Ma­cri y la úni­ca en el plano fa­mi­liar, por­que no le fue muy bien con sus otros hi­jos. Si co­mo di­ce el re­frán “Los ma­les vie­nen de los bie­nes”, en la me­di­da en

La ma­la pri­va­ti­za­ción del Co­rreo Ar­gen­tino fue sal­do de un Me­nem y un Fran­co Ma­cri en el oca­so de sus ca­rre­ras

que Fran­co Ma­cri fue acu­mu­lan­do éxi­tos eco­nó­mi­cos los her­ma­nos me­no­res de Mau­ri­cio cre­cie­ron con me­nos exi­gen­cias.

Mau­ri­cio Ma­cri no lle­gó a pre­si­den­te gra­cias a Fran­co, tam­po­co se­ría jus­to de­cir que lo fue a pe­sar de su pa­dre, por­que su he­ren­cia fue si­mul­tá­nea­men­te car­ga y pro­pul­sión. Pe­ro una vez lle­ga­do a la pre­si­den­cia, es to­do car­ga, co­mo lo prue­ba el di­le­ma de có­mo re­sol­ver la quie­bra del Co­rreo y las re­so­nan­tes con­se­cuen­cias de ha­ber op­ta­do por una de las sa­li­das, to­das con al­to cos­to po­lí­ti­co.

La his­to­ria del Co­rreo de Ma­cri tie­ne dos ac­to­res prin­ci­pa­les: Carlos Me­nem y Nés­tor Kirch­ner. El pri­me­ro a fi­nes de los años 90, en el co­mien­zo de su oca­so, al pri­va­ti­zar al­gu­nas em­pre­sas que ya no era ló­gi­co pri­va­ti­zar o no era ló­gi­co de la for­ma en que lo hi­zo. No fue el Co­rreo el úni­co ca­so en que una em­pre­sa pri­va­ti­za­da a fi­nes de los 90 ha­bía si­do en­tre­ga­da a una sociedad anó­ni­ma cons­trui­da es­pe­cial­men­te pa­ra esa pri­va­ti­za­ción pe­ro que, en lu­gar de pa­gar un pre­cio to­tal al con­ta­do por su com­pra, pa­ga­ba un ca­non men­sual que de­jó de pa­gar (en el ca­so del Co­rreo pri­va­ti­za­do en 1997 de­jó de pa­gar en 1999); an­te el co­lap­so de 2001/2002 al­gu­nas se pre­sen­ta­ron en con­cur­so de acree­do­res o di­rec­ta­men­te que­bra­ron. Se tra­tó de la ola fi­nal de las pri­va­ti­za­cio­nes dis­tin­tas a las de co­mien­zos de los 90, don­de el com­pra­dor des­em­bol­sa­ba una fuer­te can­ti­dad de di­ne­ro y su com­pro­mi­so por sal­var ese ca­pi­tal era di­fe­ren­te.

La pri­va­ti­za­ción del Co­rreo fue obra de un Me­nem y un Fran­co Ma­cri en sus res­pec­ti­vos oca­sos. Ca­da uno en su an­sio­sa bús­que­da de ex­ten­der los años de glo­ria pa­sa­dos. El fu­tu­ro de la vie­ja En­co­te­sa (con más de 20 mil em­plea­dos) no lu­cía igual de pro­mi­so­rio que el de las te­le­fó­ni­cas o las em­pre­sas de ener­gía. Fue un mal ne­go­cio de Fran­co Ma­cri, co­mo va­rios de los de sus úl­ti­mos años, y una prue­ba más de que sus re­fle­jos em­pre­sa­ria­les no eran los mis­mos de an­tes.

Des­pués del de­fault de fi­nes de 2001, el Co­rreo Ar­gen­tino de Ma­cri (CA­SA) con­ti­nuó fun­cio­nan­do ba­jo la pro­tec- ción del con­cur­so de acree­do­res –que con­ge­la las deu­das, su ac­tua­li­za­ción y sus in­tere­ses– du­ran­te dos años más. Has­ta que, a po­co de asu­mir, Nés­tor Kirch­ner re­es­ta­ti­zó el Co­rreo pe­ro no la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria de Ma­cri sino crean­do una nue­va em­pre­sa del Es­ta­do que ab­sor­bió to­do el per­so­nal y los bie­nes con­ce­sio­na­dos en su pri­va­ti­za­ción, de­ján­do­le a Ma­cri la em­pre- sa va­cía pe­ro con sus cuen­tas a co­brar y a pa­gar. Con só­lo dos em­plea­dos nue­vos, pa­só a ad­mi­nis­trar el re­si­dual del con­cur­so de acree­do­res y le ini­ció un jui­cio al Es­ta­do por ha­ber­le res­cin­di­do la con­ce­sión del Co­rreo que, co­mo se ve­rá, es el quid de la cues­tión en el acuer­do ac­tual. Dos años des­pués, la jue­za en pri­me­ra ins­tan­cia de­cre­tó la quie­bra de CA­SA, la em­pre­sa de Ma­cri, és­te ape­ló, pa­só a la Cá- ma­ra, el tri­bu­nal de se­gun­da ins­tan­cia, y que­dó allí sin re­so­lu­ción du­ran­te una dé­ca­da.

El úni­co ac­ti­vo re­le­van­te de CA­SA es el pro­pio jui­cio al Es­ta­do por ha­ber­le res­cin­di­do la con­ce­sión, y a la vez el gran acree­dor de CA­SA es el pro­pio Es­ta­do por el ca­non no pa­ga­do, que en 2001 era equi­va­len­te a ca­si 300 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo que, más allá de las dis­cu­sio­nes so­bre el cálcu­lo de in­tere­ses con el dó­lar a 16 pe­sos, se­ría al­go más de 4.500 mi­llo­nes de pe­sos de hoy. Pe­ro co­mo la deu­da no era en dó­la­res sino en pe­sos, es­te cálcu­lo en dó­la­res es só­lo a los fi­nes di­dác­ti­cos por­que, en la lo­cu­ra de la eco­no­mía ar­gen­ti­na de los úl­ti­mos años, esa deu­da con el Es­ta­do que­dó con­ge­la­da en al­re­de­dor de 300 mi­llo­nes de pe­sos, hoy ape­nas al­go me­nos de 19 mi­llo­nes de dó­la­res. Y esa mer­ma de 281 mi­llo­nes de dó­la­res (30019), que coin­ci­di­ría con el 93% de re­duc­ción de la deu­da, es si­mi­lar a la pér­di­da de va­lor del di­ne­ro es­tos úl­ti­mos 15 años por in­fla­ción.

El pro­ble­ma es que el jui­cio de la em­pre­sa re­si­dual del Co­rreo de Fran­co Ma­cri, CA­SA, al Es­ta­do, si se ac­tua­li­za y no su­fre la pér­di­da de va­lor de la in­fla­ción, y si bien es in­cier­to que lo ga­ne, po­dría dar­se la hi­po­té­ti­ca si­tua­ción de que den­tro de cin­co años ga­na­ra, por ejem­plo, 100 mi­llo­nes de dó­la­res. Abo­ga­dos co­mer­cia­lis­tas opi­nan que lo ló­gi­co hu­bie­ra si­do un acuer­do en­tre el Es­ta­do y CA­SA don­de am­bas par­tes re­sol­vie­ran los dos re­cla­mos al mis­mo tiem­po.

Es cier­to que Fran­co Ma­cri tam­bién pue­de perder el jui­cio con­tra el Es­ta­do y en ese ca­so, con el arre­glo aho­ra cues­tio­na­do, el Es­ta­do re­cu­pe­ra­rá por lo me­nos ese equi­va­len­te a 19 mi­llo­nes de dó­la­res aun­que sea a va­rios años pe­ro, tra­tán­do­se del pa­dre del Pre­si­den­te, las sus­pi­ca­cias so­bre que po­dría pre­su­mir ga­nar ese jui­cio son ló­gi­cas.

Es pro­ba­ble que la Cá­ma­ra Co­mer­cial re­cha­ce el acuer­do del Es­ta­do con Ma­cri y de­cla­re la quie­bra

Es pro­ba­ble que la Cá­ma­ra re­cha­ce el acuer­do en­tre el Es­ta­do y la em­pre­sa de Fran­co Ma­cri, CA­SA, co­mo so­li­ci­tó la fis­cal ge­ne­ral Ga­brie­la Bo­quin, y la em­pre­sa ter­mi­ne en una quie­bra don­de sea un sín­di­co, y ya no Fran­co Ma­cri o sus su­ce­so­res, quien co­bre el jui­cio del Es­ta­do si lo ga­na la ex CA­SA y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, le pa­gue ma­yo­ri­ta­ria­men­te al Es­ta­do con su mis­mo di­ne­ro.

El ima­gi­na­rio pa­ra­le­lo en­tre Fran­co Ma­cri y Fi­li­po II de Ma­ce­do­nia no es muy alen­ta­dor: en ju­lio del an­te­año pa­sa­do, gra­cias a las nue­vas téc­ni­cas de an­tro­po­lo­gía fo­ren­se, se des­car­tó de­fi­ni­ti­va­men­te la his­to­ria de que Fi­li­po II ha­bría si­do ase­si­na­do por una cons­pi­ra­ción de sus ri­va­les per­sas; lo fue por una con­ju­ra fa­mi­liar en la que el pro­pio Alejandro ( jun­to a su ma­dre) ha­bría si­do eje­cu­tor.

CEDOC PER­FIL

RE­LA­CIO­NES COM­PLE­JAS en­tre Fran­co Ma­cri y el Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.