LOBBY, PRE­SIO­NES Y ES­CU­CHAS, EL COM­BO DE AN­GE­LI­CI

Otro es­cán­da­lo pro­ta­go­ni­za­do por el pre­si­den­te de Bo­ca. Es­cri­ben Mar­chet­ti, Gá­mez y Lu­na­ti.

Perfil (Sabado) - - DEPORTES - *Pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y mú­si­co. PA­BLO MAR­CHET­TI*

¿Qué tie­nen en co­mún el te­ta­zo y las es­cu­chas de An­ge­li­ci? Mu­cho, mu­chí­si­mo. Di­ría que prác­ti­ca­men­te son co­sas que es­con­den si­tua­cio­nes idén­ti­cas. En cuan­to a la re­pre­sen­ta­ción, no en cuan­to a la si­tua­ción en sí, acla­ro por las du­das. Di­go que sim­bó­li­ca­men­te son prác­ti­ca­men­te lo mis­mo. Pe­ro me­jor ex­pli­co, an­tes de que pien­sen que desa­yu­né ke­ro­sén.

Ha­ce un par de se­ma­nas, unas chi­cas de­ci­die­ron ha­cer to­pless en una pla­ya de Ne­co­chea. Al­gu­nas per­so­nas se que­ja­ron, lla­ma­ron a la po­li­cía y las fuer­zas del or­den mo­vi­li­za­ron vein­te agen­tes y seis pa­tru­lle­ros pa­ra las tres mu­je­res.

Más allá del de­li­rio ab­so­lu­to de la lo­gís­ti­ca del ope­ra­ti­vo (¡vein­te po­li­cías y seis pa­tru­lle­ros pa­ra tres mi­nas en te­tas!) hay un ab­sur­do en el plan­teo mis­mo. ¿Có­mo es que mo­les­ta tan­to una mu­jer en te­tas en la pla­ya? La pre­gun­ta se vuel­ve aún más in­ve­ro­sí­mil si com­pa­ra­mos la reac­ción fren­te al to­pless en la pla­ya con la ce­le­bra­ción de chi­cas con po­quí­si­ma ro­pa en ta­pas de re­vis­ta o pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Con la es­cu­cha de An­ge­li­ci pa­só al­go pa­re­ci­do.

¿Quién no sos­pe­cha­ba que to­dos los di­ri­gen­tes del fút­bol ar­gen­tino lla­ma­ban a la AFA pa­ra re­cla­mar por de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les? To­do el mun­do. ¿A quién sor­pren­de que el pre­si­den­te de Bo­ca ha­ble ami­ga­ble­men­te con el pre­si­den­te de la AFA, que ter­mi­na di­cien­do “yo hin­cho por us­te­des”? Ab­so­lu­ta­men­te a na­die. ¿Quién cree que és­ta no es una ex­cep­ción, sino una prác­ti­ca co­ti­dia­na en­tre los di­ri­gen­tes del fút­bol? Cual­quier per­so­na me­dia­na­men­te sen­sa­ta. ¿Quién sos­pe­cha que la AFA es más permea­ble a es­te ti­po de re­cla­mos cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes son más gran­des? Ape­nas un 98% de la gen­te.

Lo de An­ge­li­ci es co­mo des­ta­par el pe­zón. Vi­vi­mos en una sociedad don­de se pue­den mos­trar te­tas ta­pa­das con lar­gas ca­be­lle­ras, con ma­nos, con cor­pi­ños di­mi­nu­tos en for­ma de trian­gu­li­tos; se pue­den mos­trar cu­los ape­nas sos­te­ni­dos por hi­los den­ta­les; pe­ro cui­da­di­to con mos­trar el pe­zón. Eso es es­can­da­lo­so y sig­ni­fi­ca pa­sar­se de la ra­ya. Sí, cu­rio­sa­men­te, pa­sar­se de la ra­ya es el to­pless y no la co­la less.

El te­ta­zo de An­ge­li­ci es un po­co más heavy que el de las chi­cas que se reunie­ron en el Obe­lis­co pa­ra ma­ni­fes­tar­se en te­tas. Por­que si bien po­de­mos ha­cer la ana­lo­gía del to­pless, la jus­ti­fi­ca­ción del pre­si­den­te de Bo­ca apun­tó di­rec­to al co­ra­zón del hin­cha. “Si veo que per­ju­di­can a Bo­ca, lo vol­ve­ría a ha­cer, co­mo cual­quier hin­cha”, di­jo el tam­bién ope­ra­dor ju­di­cial del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Y el he­cho de que na­die se sor­pren­da no sig­ni­fi­ca que eso es­tá bien.

El te­ta­zo de An­ge­li­ci fue una res­pues­ta cor­po­ra­ti­va, un lla­ma­do a man­te­ner las co­sas co­mo es­tán, sin im­por­tar si es­tán bien o mal. El te­ta­zo de las chi­cas, en cam­bio, in­ten­tó, con ma­yor o me­nor éxi­to, agi­tar un po­co la pa­ca­te­ría y re­fle­xio­nar so­bre qué es lo que es­ta­mos di­cien­do cuan­do es­ta­mos opi­nan­do so­bre el cuer­po de una mu­jer.

El cuer­po de la AFA no tie­ne te­tas. Y lo úni­co fe­me­nino que hay allí es ese ar­tícu­lo que ha­ce que LA AFA sea LA AFA y no EL AFA. Un fe­me­nino ca­si tan ab­sur­do co­mo el que se uti­li­za en la de­fi­ni­ción ca­lle­je­ra del ór­gano se­xual mas­cu­lino. Por lo de­más, ma­chis­mo y con­ser­va­du­ris­mo en es­ta­do pu­ro.

Es­tá bueno perder la inocen­cia. Es­tá bueno ver las co­sas co­mo son. Es­tá bueno de­jar de la­do las su­po­si­cio­nes y en­tre­gar­nos a la ver­dad, por más do­lo­ro­sa que sea. Es­tá bueno sa­ber có­mo se ma­ne­ja el fút­bol ar­gen­tino. Y es­ta­ría bueno tam­bién que to­das las con­ver­sa­cio­nes en­tre per­so­na­jes pú­bli­cos pu­die­ran ser pú­bli­cas. Pa­ra evi­tar así los car­pe­ta­zos y blan­quear ab­so­lu­ta­men­te to­do. A ve­ces co­no­cer la ver­dad (aun­que due­la) re­sul­ta tan pla­cen­te­ro co­mo ca­mi­nar por la pla­ya y en­con­trar ba­jo el sol el más her­mo­so par de te­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.