EL LA­DO B DE LA DEU­DA

LA MAYORIA DE LOS CLU­BES LES HA­CE FIR­MAR A SUS JU­GA­DO­RES DOS CON­TRA­TOS: UNO, CON UN MON­TO MINIMO, LO RE­GIS­TRA AN­TE LA AFA, Y OTRO, MAS ABUL­TA­DO, LO OCUL­TA.

Perfil (Sabado) - - DEPORTES - AGUSTIN COLOMBO

To­dos los clu­bes lo ha­cen. Los por­te­ños, los bo­nae­ren­ses, los san­ta­fe­si­nos, los cu­ya­nos y los cor­do­be­ses. To­dos me­nos uno: Ne­well’s. No es un ejem­plo a se­guir, ni si­quie­ra un atis­bo de elo­gio, por­que Ne­well’s es, jun­to a Ban­fi­eld, una de las ins­ti­tu­cio­nes que más les de­ben a sus ju­ga­do­res. Pe­ro, al me­nos, sí se pue­de res­ca­tar al­go po­si­ti­vo den­tro de su caos eco­nó­mi­co, y es que su deu­da –que su­pera los 20 mi­llo­nes de pe­sos– man­tie­ne cier­ta pro­li­ji­dad: a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en los de­más clu­bes de la Ar­gen­ti­na, los ju­ga­do­res ro­ji­ne­gros (sal­vo el pe­ruano Luis Ad­vín­cu­la, un ca­so que se ve­rá apar­te) fir­man un so­lo con­tra­to.

Es un te­ma sa­bi­do den­tro del mi­núscu­lo mun­do de ju­ga­do­res, di­ri­gen­tes y re­pre­sen­ta ntes, pe­ro ni la A FA tie­ne ver­da­de­ra di­men­sión de lo que fir­man y ga­nan los fut­bo­lis­tas que pro­ta­go­ni­zan los tor­neos que aho­ra, con el fin cer­ti­fi­ca­do del Fút­bol pa­ra To­dos, es­tá in­ten­tan­do ven­der al me­jor pos­tor. Ahí tam­bién la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que­da evi­den­cia­da: en Via­mon­te 1366 se de­jó de con­tro­lar ha­ce ra­to los do­cu­men­tos que vin­cu­lan a los tra­ba­ja­do­res del fút­bol con sus em­plea­do­res.

La cues­tión es así: la enor­me ma­yo­ría de los fut­bo­lis­tas de Pri­me­ra fir­ma con sus res­pec­ti­vos clu­bes dos con­tra­tos: uno “pro­fe­sio­nal”, que por lo ge­ne­ral re­pre­sen­ta un mí­ni­mo por­cen­ta­je de lo que real­men­te ga­nan, y otro que se de­no­mi­na, ba­jo di­ver­sos eu­fe­mis­mos, “con­tra­to por re­co­no­ci­mien­to a la tra­yec­to­ria” o “con­tra­to de ima­gen” son los más usa­dos. A és­tos, en la jer­ga en­tre fut­bo­lis­tas, se los co­no­ce co­mo “con­tra­tos pri­va­dos”.

No con­tra­tos en blan­co ni en ne­gro. Son, en de­fi­ni­ti­va, gri­ses. No son ne­gros por­que tri­bu­tan im­pues­tos, pe­ro tam­po­co son blan­cos por­que no se in­clu­yen en los re­ci­bos de suel­do ni se re­gis­tran en las ofi­ci­nas de la AFA. En es­tos ejem­plos se con­den­sa la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve el fút­bol: por­que los clu­bes fir- man con­tra­tos que des­pués no pue­den pa­gar; por­que se es­cu­dan ba­jo una ar­qui­tec­tu­ra si­nuo­sa; y por­que la AFA, que de­be­ría con­tro­lar, nun­ca se en­te­ra, o se en­te­ra tar­de, cuan­do la bom­ba ya ex­plo­tó y las te­so­re­rías ya tie­nen va­rios me­ses de atra­so. En es­te ve­rano, co­mo en tan­tos otros, que­dó de­mos­tra­do.

“Es una ma­nio­bra que tien­de a des­apa­re­cer por­que los con­tro­les son fé­rreos y el gre­mio patalea y pi­de or­de­nar­lo”, di­ce un pre­si­den­te que pi­de ano­ni­ma­to, y que tam­bién ad­mi­te que al­gu­nos clu­bes im­por­tan­tes “no po­drían pa­sar un es­cá­ner de con­trol”.

Des­de Fut­bo­lis­tas Ar­gen­ti­nos Agre­mia­dos re­co­no­cen la si­tua­ción, pe­ro acla­ran que en la ma­yo­ría de los ca­sos, los

”ES UNA MA­NIO­BRA QUE TIEN­DE A DES­APA­RE­CER, POR­QUE EL GRE­MIO PATALEA”, CON­FIE­SA UN DI­RI­GEN­TE

“con­tra­tos pri­va­dos” con­tem­plan apor­tes y las re­ten­cio­nes por el im­pues­to a las ga­nan­cias, aun­que el pa­go de esa obli­ga­ción va­ría con res­pec­to al suel­do bru­to. De to­das las per­so­nas con las que ha­bló PER­FIL pa­ra es­ta no­ta, só­lo una (un re­pre­sen­tan­te) ha­bló de “pla­ta en ne­gro”. Las de­más re­mar­ca­ron que es­tos con­tra­tos no son in­for­ma­les y que cum­plen con las nor­ma­ti­vas tri­bu­ta­rias.

Si bien el por­cen­ta­je os­ci­la se­gún el club y se­gún el ju­ga­dor, es­te dia­rio ac­ce­dió al con­tra­to pro­fe­sio­nal de un fut­bo­lis­ta en el que fi­gu­ra só­lo el 12% de lo que co­bra real­men­te. El otro 88% lo co­bra me­dian­te un con­tra­to pri­va­do con la ins­ti­tu­ción. En Agre­mia­dos ase­gu­ran

EN LA AFA NA­DIE CON­TRO­LA LOS PA­PE­LES QUE VIN­CU­LAN A LOS TRA­BA­JA­DO­RES DEL FUT­BOL CON SUS EM­PLEA­DO­RES

que en los úl­ti­mos años la bre­cha fue achi­cán­do­se: aho­ra, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la pro­por­ción es de 30/70.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio de fut­bo­lis­tas, Ser­gio Mar­chi, le pi­dió va­rias ve­ces al Co­mi­té de Re­gu­la­ri­za­ción –y an­tes a Luis Se­gu­ra– avan­zar con es­te te­ma: ir pau­la­ti­na­men­te a un so­lo con­tra­to, que que­de do­cu­men­ta­do en las ofi­ci­nas de AFA, pa­ra que an­te even­tua­les in­cum­pli­mien­tos, des­de allí se pue­dan en­sa­yar so­lu­cio­nes. Al­go que –en el es­ta­do ac­tual del fút­bol ar­gen­tino, con una AFA sin le­gi­ti­mi­dad que no an­ti­ci­pa nin­guno de los pro­ble­mas– só­lo en­tra en la men­te de los ilu­sos.

GAN­CHO POR DU­PLI­CA­DO. Nin­guno de los clu­bes gran­des escapa a es­ta prác­ti­ca de fir­mar do­ble con­tra­to. Pa­gar el mí­ni­mo de im­pues­tos y ocul­tar el cre­ci­mien­to de las

CEDOC PER­FIL

deu­das de las ins­ti­tu­cio­nes son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que sos­tie­nen es­tas ma­nio­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.