Jue­go de su­ti­le­zas con­mo­ve­dor en ca­da uno de sus per­so­na­jes

Perfil (Sabado) - - TEATRO / CRITICA - CLA­RA FER­NÁN­DEZ ES­CU­DE­RO

Elián y Pa­blo no se co­no­cen en per­so­na. Uno es­tá en Madrid, el otro en Syd­ney. Se en­con­tra­ron en una red so­cial, se con­tac­ta­ron, “li­ga­ron”, co­que­tea­ron. Y aho­ra se lla­man, ha­blan por Sky­pe, cha­tean, pe­ro tie­nen un ni­vel de in­ti­mi­dad que po­cas pa­re­jas lo­gran al­can­zar. Y esa re­la­ción, que atra­vie­sa al­ti­ba­jos co­mo las de cual­quier víncu­lo amo­ro­so, va va­rian­do de to­nos y co­lo­res con una su­ti­le­za tal que ha­ce que, al fi­nal del re­co­rri­do, esa sen­sa­ción agri­dul­ce que que­da flo­tan­do en­tre los es­pec­ta­do­res sea ca­si pal­pa­ble.

Es así: Elián es un ac­tor de mo­da en Es­pa­ña, cu­ya se­rie ve por in­ter­net la ma­má de Pa­blo, que que­dó en Bue­nos Ai­res. Pa­blo es un “bus­ca” ar­gen­tino, que es­tá en Aus­tra­lia y se que­da sin pa­pe­les, y pa­sa de tra­ba­jo en tra­ba­jo has­ta al­can­zar una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da que con­vie­ne no re­ve­lar. Por­que lo interesant­e en Pró­xi­mo no es la his­to­ria, sino las ma­ne­ras: có­mo se ha­blan, có­mo se bus­can, có­mo se ne­ce­si­tan, có­mo se desean y có­mo, even­tual­men­te, po­drán (o no) ven­cer esos mie­dos que nos ace­chan a los se­res hu­ma­nos a la ho­ra de dar­nos cuen­ta de que nues­tro des­tino es­tá irre­me­dia­ble­men­te li­ga­do al de otro cuan­do nos enamo­ra­mos.

Pe­ro Pró­xi­mo es mu­cho más que una obra so­bre el amor en tiem­pos de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y re­des so­cia­les. Es una obra ín­ti­ma, aun­que la sa­la del Sar­mien­to –la pri­me­ra in­cur­sión de Clau­dio Tol­ca­chir en el tea­tro ofi­cial– sea más gran­de que los es­pa­cios don­de él sue­le tra­ba­jar. Es una obra so­bre cuán cer­ca se pue­de es­tar de al­guien aún –y es­pe­cial­men­te– es­tan­do le­jos.

Más allá de la ma­gis­tral di­rec­ción de Tol­ca­chir, quien a es­tas al­tu­ras so­bra des­cri­bir –sus obras re­co­rren el mun­do, lle­nan sa­las del off y co­mer­cia les tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, su plu­ma pro­du­ce tex­tos bri­llan­tes, es maes­tro de ac­to­res–, la ver­da­de­ra ge­ma de es­ta apues­ta es pre­ci­sa­men­te el tono que lo­gran sus in­tér­pre­tes: San­ti Ma­rín (Elián) y Lau­ta­ro Pe­rot­ti (Pa­blo) bor­dan sus per­so­na­jes con un jue­go de su­ti­le­zas con­mo­ve­dor. Lo­gran una di­ná­mi­ca en es­ce­na que no de­cae ja­más, emo­cio­nan y sor­pren­den. “¿Có­mo es tu olor?”, le pre­gun­ta en un mo­men­to Pa­blo a Elián. Y esa mis­ma ne­ce­si­dad – la de que esa pro­xi­mi­dad se con­vier­ta, por fin, en fí­si­ca– se con­vier­te só­lo en una ex­cu­sa de la tra­ma pa­ra dis­fru­tar de dos ac­to­res que re­ga­lan, du­ran­te po­co más de una ho­ra, una his­to­ria que se abre en mu­chas y que per­du­ra y acom­pa­ña, co­mo un per­fu­me su­til, al es­pec­ta­dor va­rios días des­pués de que se en­cien­dan las lu­ces de la sa­la.

GZA.CARLOS FURMAN

ENSAMBLADO­S. Elián (Ma­rín) y Pa­blo (Pe­rot­ti) en un ida y vuel­ta su­til y car­ga­do de emo­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.