Apues­ta ofi­cial: que Nis­man des­pla­ce al ca­so Mal­do­na­do

La Ca­sa Ro­sa­da bus­có dar ai­re a las reac­cio­nes por la fil­tra­ción de una pe­ri­cia de Gen­dar­me­ría so­bre la muer­te del fis­cal de la AMIA.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN

El Go­bierno, de ma­ne­ra si­len­cio­sa, bus­có sa­car pro­ve­cho de la ins­ta­la­ción, nue­va­men­te, de la cau­sa por la muer­te del ex fis­cal de la AMIA, Al­ber­to Nis­man. Lo hi­zo de ma­ne­ra ele­gan­te y sin gran­des es­tri­den­cias, cuan­do se fil­tró par­te de la pe­ri­cia de la Gen­dar­me­ría que con­clui­ría que al ex fis­cal lo ase­si­na­ron.

Rá­pi­dos de re­fle­jos, en el ofi­cia­lis­mo le die­ron ai­re a Wal­do Wolff, dipu­tado na­cio­nal por la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, ex vi­ce­pre­si­den­te de la DAIA y uno de los di­ri­gen­tes que so­lían te­ner con­tac­to con Nis­man.

“Que ha­ble Wal­do”, fue la or­den que ema­nó de la Ca­sa

Rá­pi­dos de re­fle­jos, man­da­ron a ha­blar al ex vi­ce de la DAIA, Wal­do Wolff

Ro­sa­da. Pa­ra el ofi­cia­lis­mo, el te­ma del ex fis­cal, así co­mo la en­tre­vis­ta que dio Cristina Kirchner a In­fo­bae, su­ma­do a la dis­cu­sión por el Pre­su­pues­to 2018, fue­ron no­ti­cias que per­mi­tían ir opa­can­do la cau­sa Mal­do­na­do, el cen­tro de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en las úl­ti­mas tres se­ma­nas.

El ex vi­ce de la DAIA, así, fue el “vo­ce­ro ofi­cial” pa­ra ha­blar del te­ma. De to­das for­mas, las fuen­tes ma­cris­tas coin­ci­den en que des­de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te or­de­na­ron que ha­ya me­su­ra con las de­cla­ra­cio­nes: ape­lar a que las pe­ri­cias es­tán en la Jus­ti­cia y que ha­bía que es­pe­rar los re­sul­ta­dos de ma­ne­ra ofi­cial fue­ron las ideas di­rec­tri­ces. “Hay que es­pe­rar que lo anun­cie la Jus­ti­cia pe­ro no po­de­mos des­acre­di­tar la ver­sión”, or­de­na­ron des­de la Ca­sa Ro­sa­da a fun­cio­na­rios y dipu­tados.

Es que la fil­tra­ción de ese in­for­me, jus­to cuan­do la opo­si­ción pu­so el ojo en el rol de la Gen­dar­me­ría por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, su­pu­so una gran can­ti­dad de in­te­rro­gan­tes.

Se­gún fuen­tes ofi­cia­les, la in­ten­ción de un sec­tor del ma­cris­mo es in­ten­tar di­luir, len­ta­men­te, la des­apa­ri­ción del joven ar­te­sano, a di­fe­ren­cia del kirch­ne­ris­mo –y Cristina mis­ma–, quie­nes han agi­ta­do la cau­sa pa­ra tra­tar de ins­ta­lar el te­ma en la cam­pa­ña elec­to­ral. Otras vo­ces del ofi­cia­lis­mo ase­gu­ran que, aun­que no hu­bo una or­den de sa­lir a ha­blar ma­si­va­men­te, el efec­to fue be­ne­fi­cio­so.

Cu­rio­si­da­des del PRO: quien era pre­si­den­te de la DAIA cuan­do Nis­man mu­rió, el 18 de enero de 2015, el abogado Ju­lio Schlos­ser –uno de los que más du­ra­men­te sa­lie­ron a cues­tio­nar al go­bierno kirch­ne­ris­ta por la muer­te del ex fis­cal–, hoy es ase­sor en la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo bo­nae­ren­se co­mo es­pe­cia­lis­ta en ad­mi­nis­tra­ción. El jue­ves por la no­che fue uno de los ani­ma­do­res de la ce­na anual de la DAIA, y has­ta se ocu­pó de in­vi­tar a va­rios fun­cio­na­rios del ac­tual go­bierno.

Co­mo sea, la re­la­ción del PRO, y aca­so del pro­pio Ma­cri, con la cau­sa Nis­man fue cer­ca­na. El en­ton­ces je­fe de Go­bierno por­te­ño pon­de­ró una de las mar­chas y, un mes después de ha­ber asu­mi­do co­mo pre­si­den­te, in­vi­tó a la ex mu­jer del fis­cal, la jueza Sandra Arro­yo Salgado, y a las hi­jas, Ia­ra y Ka­la, a com­par­tir un en­cuen­tro en Los Abro­jos, la quinta fa­mi­liar y el “lu­gar en el mun­do” del man­da­ta­rio. En vein­te mi­nu­tos de char­la, Ma­cri elo­gió el tra­ba­jo del fis­cal en la uni­dad AMIA.

Sin em­bar­go, ha­ce un par de me­ses A rro­yo Salgado sor­pren­dió y de­nun­ció que la Agencia Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia (AFI) con­tra­tó a un pe­ri­to cri­mi­na­lis­ta (Daniel Sal­ce­do) en la cau­sa que in­ves­ti­ga la muer­te del fis­cal. Aun­que se en­car­gó de des­li­gar a Ma­cri: “Con­fío en que el Pre­si­den­te no de­be es­tar en co­no­ci­mien­to de es­to”.

CEDOC PER­FIL

GES­TO. En enero de 2016 Ma­cri re­ci­bió en la quinta Los Abro­jos a las dos hi­jas del fis­cal Nis­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.