En el Go­bierno ya no ocul­tan las crí­ti­cas al tra­ba­jo del juez Otran­to

Perfil (Sabado) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN

En va­rias de las reunio­nes re­ser­va­das que man­tu­vo es­ta se­ma­na el pre­si­den­te, Mauricio Ma­cri, por el ca­so Mal­do­na­do con sus ase­so­res, una con­clu­sión que­dó re­pi­que­tean­do en la Ca­sa Ro­sa­da: la crí­ti­ca del je­fe de Es­ta­do a la pre­sun­ta len­ti­tud del juez fe­de­ral de Es­quel, Gui­do Otran­to. Es más: en esos en­cuen­tros in­qui­rió so­bre el ac­cio­nar del ma­gis­tra­do a sus fun­cio­na­rios. En par­ti­cu­lar le con­sul­tó al mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, si ha­bía al­gu­na for­ma de acer­car­le a Otran­to me­di­das pro­ce­sa­les y alla­na­mien­tos, a pe­sar de que el Go­bierno no es que­re­llan­te en la cau­sa.

Aca­so por ello, tres fun­cio­na­rios es­tu­vie­ron reuni­dos con el ma­gis­tra­do: Clau­dio Avruj, de De­re­chos Hu­ma­nos, el vi­ce­mi­nis­tro de Jus­ti­cia, San­tia­go Ota­men­di y Gerardo Mil­man, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­te­rior. Los tres se pu­sie­ron a dis­po­si­ción pe­ro, ade­más, o bien le de­ja­ron in­for­mes pa­ra avan­zar en la in­ves­ti­ga­ción (co­mo en el ca- so de Mil­man) o le des­li­za­ron lí­neas de tra­ba­jo.

En ese sen­ti­do, el ofi­cia­lis­mo ya co­men­zó a de­jar tras­cen­der sus crí­ti­cas al juez. En par­ti­cu­lar, se­gún pu­do sa­ber PER­FIL, va­rios de los pun­tos por los que está cues­tio­na­do son:

No ha­ber or­de­na­do el alla­na­mien­to de las dos sedes de Gen­dar­me­ría (en Es­quel y El Bol­són) al mis­mo tiem­po, sino que pri­me­ro se tra­ba­jó en un des­ta­ca­men­to y lue­go en otro. “Cuan­do ha­ce­mos un pro­ce­di­mien­to en una vi­lla se atacan to­dos los bún­ke­res a la vez, no es­pe­ra­mos a uno pa­ra ir por otro por­que es sen­ci­llo que sean avi­sa­dos”, ex­pli­có a es­te diario una fuente del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad.

Otro pun­to tie­ne que ver con la su­pues­ta tar­dan­za en el lla­ma­do a los gen­dar­mes pa­ra de­cla­rar. En es­te sen­ti­do, en el Go­bierno re­mar­can que, en ri­gor, fue el su­ma­rio in­terno de la fuer­za lo que mo­vi­li­zó las de­cla­ra­cio­nes an­te la Jus­ti­cia y no el tra­ba­jo del juez.

Ha­ber acep­ta­do el tes­ti­mo­nio de Ma­tías San­ta­na, que de­cla­ró ha­ber vis­to cómo subían a Mal­do­na­do a una ca­mio­ne­ta de Gen­dar­me­ría mon­ta­do en su ca­ba­llo y con unos bi­no­cu­la­res que lue­go per­dió. En el Go­bierno ase­gu­ran que no hu­bo bue­nas re­pre­gun­tas ni de Otran­to ni de la fis­cal, Sil­vi­na Avi­la y que, al me­nos, hu­bo afir­ma­cio­nes que no cie­rran. En es­te mar­co, Ma­cri reite­ró sus que­jas: “No pue­de ser que no ten­ga cos­to men­tir­le a los jue­ces”, es­bo­zó.

No ha­ber avan­za­do so­bre la “tie­rra sa­gra­da” de los ma­pu­ches, al otro la­do del río Chu­but.

Por es­te te­ma, ayer, el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Eu­ge­nio Bur­za­co, acusó a Otran­to de “en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción”.

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad lo acusó de “en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción”.

CEDOC PER­FIL

CUES­TIO­NA­DO. El juez Otran­to que­dó en la mi­ra de la Ro­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.