Den­tro de la CGT plan­tean alian­zas con los em­pre­sa­rios

Perfil (Sabado) - - POLITICA - AU­RE­LIO TO­MAS

La pró­xi­ma se­ma­na se rea­li­za­rá, tras va­rias pos­ter­ga­cio­nes, la pri­me­ra reunión de la co­mi­sión di­rec­ti­va de la CGT lue­go de la mar­cha del pa­sa­do 22 de agos­to. Fuen­tes de la cen­tral con­fir­ma­ron que la in­ten­ción es aho­ra con­vo­car al Co­mi­té Cen­tral Con­fe­de­ral el pró­xi­mo 3 de oc t ubre. Na­die es­pe­ra ya que se anun­cie un plan de lu­cha. Mien­tras se es­pe­ran los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes, y con una po­si­ble reforma la­bo­ral en el ho­ri­zon­te, den­tro de la cen­tral al­gu­nos di­ri­gen­tes plan­tean bus­car alia­dos en­tre los em­pre­sa­rios.

El ob­je­ti­vo de la CGT es aho­ra li­mar as­pe­re­zas y afian­zar la uni­dad gre­mial a la es­pe­ra del re­sul­ta­do de oc­tu­bre y de los pa­sos que da­rá el Go­bier- no. En par­ti­cu­lar, preo­cu­pa la pers­pec­ti­va de una po­si­ble reforma la­bo­ral. En diá­lo­go con PER­FIL, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral Héc­tor Daer mar­có una lí­nea ro­ja: “Hay cua­tro pi­la­res: los con­ve­nios co­lec­ti­vos, la ley de con­tra­tos de tra­ba­jo, la se­gu­ri­dad so­cial y el mo­de­lo sin­di­cal”. Esos pun­tos, an­ti­ci­pó, son “in­clau­di­ca­bles”.

En ese as­pec­to no hay hoy dis­cu­sio­nes al in­te­rior de la cen­tral. Las di­fe­ren­cias sur­gen cuan­do se de­ba­te la estrategia a se­guir en un es­ce­na­rio de po­si­ble cre­ci­mien­to elec­to­ral del Go­bierno y dis­per­sión en el pe­ro­nis­mo. Unos días an­tes, Daer ha­bía apor­ta­do un gui­ño en fa­vor de un vo­to ha­cia Uni­dad Ciu­da­da­na al de­cla­rar fren­te a los afi­lia­dos de su gre­mio que no

La estrategia se de­ba­te en­tre un po­si­ble cre­ci­mien­to del Go­bierno y la dis­per­sión pe­ro­nis­ta

po­día pe­dir­les que “vo­ten contra sus pro­pios in­tere­ses”. Más ex­plí­ci­to fue An­to­nio Ca­ló, quien lla­mó a vo­tar a Cristina.

En pa­ra­le­lo, otros di­ri­gen­tes pien­san que la in­fluen­cia no de­be li­mi­tar­se al cam­po elec­to­ral. A nti­ci­pan que la CGT de­be­rá bus­car alia­dos en otros sec­to­res que po­drían ver­se perjudicados an­te una even­tual reforma la­bo­ral. “Los eje­cu­ti­vos de las prin­ci­pa­les em­pre­sas tie­nen su in­dem­ni­za­ción co­mo su úni­ca ga­ran­tía; si el Go­bierno quie­re to­car es­te te­ma te­ne­mos que bus­car alia- dos en ese sec­tor”, ejem­pli­fi­ca un se­cre­ta­rio de pri­me­ra lí­nea.

Otros creen que la cla­ve está en dar mues­tras de que el sin­di­ca­lis­mo pue­de ser un eje cen­tral del reor­de­na­mien­to del pe­ro­nis­mo tras la elección. Por es­ta ra­zón, al­gu­nos di­ri­gen­tes pro­pon­drán rea­li­zar un even­to con fuer­te re­per­cu­sión el pró­xi­mo 17 de oc­tu­bre. No será una mar­cha, pe­ro sí una reunión que se des­ta­que en­tre las ce­le­bra­cio­nes dis­per­sas que sue­le ha­ber en el Día de la Leal­tad. Los más en­tu­sias­tas man­da­ron in­clu- so a arre­glar el his­tó­ri­co sa­lón Fe­li­pe Va­lle­se de la se­de de la CGT, en ca­lle Azo­par­do.

Más allá de las in­ten­cio­nes, des­de otro im­por­tan­te sec­tor gre­mial res­ta­ron im­por­tan­cia a es­te ti­po de mues­tras sim­bó­li­cas, al re­co­no­cer que “el sin­di­ca­lis­mo está tan di­vi­di­do co­mo el pro­pio pe­ro­nis­mo” a pe­sar de que, por aho­ra, se han di­si­pa­do los fan­tas­mas de un quie­bre (o las pers­pec­ti­vas de nue­vas ad­he­sio­nes de gre­mios di­si­den­tes). “La CGT es lo que es”, gra­fi­có un se­cre­ta­rio que in­te­gra la me­sa chi­ca.

TELAM

SIN­DI­CA­LIS­TAS. La se­ma­na pró­xi­ma se con­cre­ta­rá el pri­mer en­cuen­tro tras la mar­cha del 22 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.