Ries­gos de la in­clu­sión fi­nan­cie­ra di­gi­tal

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA -

IG­NA­CIO E. CAR­BA­LLO / UNI­VER­SI­DAD AUTONOMA DE MA­DRID

La se­ma­na pa­sa­da, lue­go de una prueba pi­lo­to en Cór­do­ba, el Ban­co Na­ción lan­zó pa­ra to­do el país “PIM”. La no­ve­do­sa bi­lle­te­ra mó­vil orien­ta­da a ofre­cer un nue­vo me­dio de pa­go di­gi­tal a los sec­to­res no ban­ca­ri­za­dos fue pre­sen­ta­da co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra la in­clu­sión fi­nan­cie­ra por sus fac­to­res di­fe­ren­cia­les fren­te a las otras op­cio­nes vi­gen­tes en el mer­ca­do.

En prin­ci­pio, di­chos fac­to­res son cua­tro: a) no re­que­rir de un smartp­ho­ne o co­ne­xión a in­ter­net pa­ra su uti­li­za­ción, pues fun­cio­na me­dian­te SMS; b) no con­su­mir da­tos del abono te­le­fó­ni­co; c) no re­que­rir de una cuen­ta bancaria y; c) con­se­cuen­te­men­te no te­ner cos­to de man­te­ni­mien­to. Con PIM, cual­quier per­so­na que ten­ga un ce­lu­lar y pro­por­cio­ne su DNI o CUIT po­drá re­ci­bir o en­viar di­ne­ro a otro mó­vil, car­gar y ex­traer efectivo o bien rea­li­zar com­pras en co­mer­cios ad­he­ri­dos.

En pa­ra­le­lo, la Anses anun­ció la po­si­bi­li­dad de pa­gar los pla­nes so­cia­les a tra­vés de es­ta nue­va tec­no­lo­gía. Ini­cial­men­te ba­jo un es­que­ma op­ta­ti­vo y gra­dual, co­men­zan­do con los pro­gra­mas Pro­gre­sar y Ho­gar pe­ro apun­tan­do a que fi­nal­men­te se ex­tien­da a ti­tu­la­res de AUH y ju­bi­la­dos. Es­ta ten­den­cia que vie­ne im­pul­san­do el go­bierno na­cio­nal ha­ce ya tiem­po (en una es­pe­cie de “gue­rra al efectivo”) se ali­nea con uno de los prin­ci­pa­les pi­la­res en las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas de in­clu­sión fi­nan­cie­ra al­re­de­dor del mun­do: la pro­mo­ción e in­cor­po­ra­ción de nue­vas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les.

La in­clu­sión fi­nan­cie­ra di­gi­tal po­ten­cia­da por la re­vo­lu­ción Fin­tech es el pa­ra­dig­ma ac­tual den­tro del sec­tor y Amé­ri­ca La­ti­na no es aje­na a ello. En una re­gión ca­rac­te­ri­za­da por su am­pli­tud geo­grá­fi­ca y al­tos cos­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, la ten­den­cia di­gi­tal es aus­pi­cian­te. Ar­gen­ti­na en par­ti­cu­lar, se­gún da­tos ava­la­dos por el Ban­co Mun­dial, des­ta­ca por pre­sen­tar gua­ris­mos real­men­te pro­me­te­do­res.

En nues­tro país, mien­tras só­lo uno de ca­da dos ar­gen­ti­nos tie­ne ac­ce­so a una cuen­ta bancaria, hay un ce­lu­lar y me­dio por per­so­na. Con­tem­plan­do el 40% de me­no­res in­gre­sos, só­lo uno de ca­da tres pue­de ac­ce­der a al­gún ser­vi­cio fi­nan­cie­ro bá­si­co, mien­tras que nue­ve de ca­da diez es ti­tu­lar de una lí­nea te­le­fó­ni­ca ce­lu­lar. La Ar­gen­ti­na pre­sen­ta ta­sas de sus­crip­to­res a te­le­fo­nía mó­vil y usua­rios de in­ter­net que su­pe­ran en­tre 62% y 80% a la del pro­me­dio del pla­ne­ta. Es­tas son, res­pec­ti­va­men­te, del 147% y 69% de la po­bla­ción mien­tras los ra­tios de ATMs y su­cur­sa­les ban­ca­rias por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes son de 61 y 13.

No obs­tan­te, el prin­ci­pal (pe­ro no úni­co) desafío en Ar­gen­ti­na re­fie­re al uso. Ocho de ca­da diez empleados re­gis­tra­dos que re­ci­ben ha­be­res en cuen­ta bancaria re­ti­ran la to­ta­li­dad de sus suel­dos ape­nas lo tie­nen de­po­si­ta­dos. Dos de ca­da diez per­so­nas con cuen­ta las tie­nen só­lo pa­ra co­brar sub­si­dios y, de és­tos, el 76% tie­ne el hábito de ex- traer to­do ape­nas co­bra­do.

To­dos es­tos in­di­ca­do­res sus­ten­tan ini­cia­ti­vas co­mo PIM o las pos­tu­ras de tra­ba­jar par­ti­cu­lar­men­te con he­rra­mien­tas di­gi­ta­les so­bre los es­tra­tos de más ba­jos in­gre­sos pa­ra ge­ne­rar una in­clu­sión fi­nan­cie­ra de es­ca­la. Pe­ro ¿exis­ten ries­gos en una in­clu­sión fi­nan­cie­ra di­gi­tal? Aler­tas. En el mun­do no pa­re­cie­ra ha­ber du­das de los ries­gos pa­ra los con­su­mi­do­res. En 2016, con el fin de ges­tio­nar las opor­tu­ni­da­des pe­ro tam­bién los ries­gos que la rá­pi­da di­gi­ta­li­za­ción con­lle­va, el G20 pu­bli­có un in­for­me (ti­tu­la­do High-Le­vel Prin­ci­ples for Di­gi­tal Fi­nan­cial In­clu­sion) con ocho re­co­men­da­cio­nes pa­ra pro­mo­ver la in­clu­sión fi­nan­cie­ra di­gi­tal y res­pon­sa­ble. Me­ses atrás, en el mar­co de la pre­si­den­cia ger­ma­na del G20, se abor­da­ron nue­va­men­te las opor­tu­ni­da­des y ries­gos de la trans­for­ma­ción di­gi­tal apli­ca­da a las fi­nan­zas.

En el eco­sis­te­ma Fin­tech en Eu­ro­pa, las au­to­ri­da­des ban­ca­rias ya es­tu­dian el fe­nó­meno de ca­ra a su re­gu­la­ción. Un es­tu­dio pre­sen­ta­do en agos­to por la Au­to­ri­dad Bancaria Eu­ro­pea (EBA) ex­pu­so ca­ren­cias en la in­for­ma­ción a los clien­tes, de­fi­cien­cias en los ser­vi­cios de re­cla­ma­ción y un ries­go de ex­clu­sión fi­nan­cie­ra por el uso inade­cua­do de la ges­tión ma­si­va de da­tos per­so­na­les. En nues­tro país, mien­tras se anun­cia­ba PIM, un in­for­me se­ña­la­ba que los ru­bros más de­nun­cia­dos an­te De­fen­sa del Con­su­mi­dor des­de el 2012 a la fe­cha (en la Ciu­dad de Bue­nos Aires) fue­ron jus­ta­men­te las pres­ta­do­ras de te­le­fo­nía ce­lu­lar y las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. El uso de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res e in­ter­net pa­ra ac­ce­der a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ne­ce­si­ta de un mar­co re­gu­la­to­rio equi­li­bra­do que fo­men­te tan­to la in­no­va­ción co­mo la pro­tec­ción del usua­rio. La ex­pe­rien­cia nos ha mos­tra­do que la in­clu­sión fi­nan­cie­ra per­mi­te al­can­zar ma­yor bie­nes­tar cuan­do los usua­rios tie­nen co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­da­des ade­cua­das a los pro­duc­tos y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. La edu­ca­ción fi­nan­cie­ra es en­ton­ces pri­mor­dial pa­ra ges­tio­nar los ries­gos de la di­gi­ta­li­za­ción que po­ne los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros al al­can­ce de gran par­te de la po­bla­ción. Una in­clu­sión fi­nan­cie­ra di­gi­tal co­mo la que se plan­tea en Ar­gen­ti­na (con fo­co en nue­vas tec­no­lo­gías y me­dios mó­vi­les) ge­ne­ra sin du­da opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién im­por­tan­tes ries­gos en los con­su­mi­do­res. Es fun­da­men­tal avan­zar res­pon­sa­ble­men­te ar­ti­cu­lan­do las tres di­men­sio­nes que la com­po­nen e in­ter­ac­túan con igual re­le­van­cia: ofer­ta, mar­co re­gu­la­to­rio y de­man­da. La in­clu­sión fi­nan­cie­ra de­be en­ton­ces ser con­ce­bi­da co­mo un me­dio pa­ra un fin, por lo que te­ne­mos que pen­sar cui­da­do­sa­men­te qué fin prio­ri­zar en nues­tro cálcu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.