Era de la im­pre­vi­si­bi­li­dad

Perfil (Sabado) - - IDEAS - OS­CAR A. MOSCARIELLO*

El que fue se­gun­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Naciones Unidas Dag Ham­marsk­jöld ex­pre­só a me­dia­dos de los 50 que la or­ga­ni­za­ción “fue crea­da, no pa­ra llevar la humanidad al pa­raí­so, sino pa­ra sal­var­la del in­fierno”. Sin em­bar­go, la reali­dad geo­po­lí­ti­ca ac­tual de­mues­tra que es­te ob­je­ti­vo aún sigue sin cum­plir­se.

En los pró­xi­mos días, pa­sa­rán por Nue­va York je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno y lí­de­res de to­do el mun­do en el mar­co de la Asam­blea Ge­ne­ral de Naciones Unidas, la pri­me­ra des­de la elección de Do­nald Trump, de Emmanuel Ma­cron y, tam­bién, de An­to­nio Gu­te­rres. Sin du­da, el sen­ti­mien­to de in­quie­tud y un cú­mu­lo de in­te­rro­gan­tes pre­do­mi­na­rán en la sa­la.

De he­cho, la im­pre­vi­si­bi­li­dad ha au­men­ta­do des­de la úl­ti­ma reunión en la Asam­blea Ge­ne­ral. No só­lo los fo­cos de ten­sión se agra­va­ron y pro­li­fe­ra­ron, sino que se han vuel­to más com­ple­jos y di­fu­sos: con­se­cuen­te­men­te, más di­fí­ci­les de re­sol­ver.

En el pa­sa­do, las gue­rras te­nían un prin­ci­pio y un fin bien de­ter­mi­na­dos, un epí­lo­go con ven­ce­do­res y ven­ci­dos, quie­nes se re­co­no­cían mu­tua­men­te co­mo tal. Por el con­tra­rio, en la ac­tua­li­dad los con­flic­tos pa­re­cen per­pe­tuar­se en la cro­no­lo­gía sin que na­die triun­fe de ma­ne­ra cla­ra y de­fi­ni­ti­va. La be­li­ge­ran­cia se está con­vir­tien­do en un pun­to de en­cuen­tro de per­de­do­res.

La si­tua­ción en Si­ria es la que me­jor ejem­pli­fi­ca di­cha evo­lu­ción. En efec­to, el con­flic­to se ha pro­lon­ga­do en el tiem­po, su­peran­do in­clu­so los años que se vivieron en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ade­más, se han uti­li­za­do ar­mas prohi­bi­das in­ter­na­cio­nal­men­te y se ha des­trui­do par­te del pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la humanidad. No obs­tan­te, la gue­rra en esas la­ti­tu­des sigue sin un fi­nal pre­vi­si­ble.

Si bien los com­ba­tes se lle­van a ca­bo en un te­rri­to­rio bien de­li­mi­ta­do, sus efec­tos son ca­da vez más glo­ba­les. Si­ria, que a fi­na­les de 2010 aco­gía a más de 1,3 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, hoy es el prin­ci­pal emi­sor de des­pla­za­dos del pla­ne­ta.

Pro­duc­to de las gue­rras y ham­bru­nas en el mun­do, de acuer­do con Naciones Unidas, hay en la ac­tua­li­dad 22,5 mi­llo- nes de re­fu­gia­dos, el nú­me­ro más ele­va­do al me­nos des­de 1950.

Asi­mis­mo, la per­du­ra­bi­li­dad de los con­flic­tos y la au­sen­cia pro­lon­ga­da de los go­bier­nos en es­tos te­rri­to­rios pro­por­cio­na­ron un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la emer­gen­cia de un nue­vo ti­po de te­rro­ris­mo.

Otro­ra con­fi­na­do a fo­cos es­pe­cí­fi­cos de be­li­ge­ran­cia, el te­rro­ris­mo re­pre­sen­ta hoy una ame­na­za trans­con­ti­nen­tal. Los ob­je­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les fue­ron re­em­pla­za­dos por ata­ques in­dis­cri­mi­na­dos contra ci­vi­les, y los au­to­res de los aten­ta­dos ya no son los sos­pe­cho­sos de siem­pre. Aho­ra se tra­ta de jó­ve­nes in­to­xi­ca­dos por una lec­tu­ra des­fi­gu­ra­da de li­bros sa­gra­dos y que pa­san inad­ver­ti­dos fren­te a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les. A su vez, uti­li­zan las som­bras de in­ter­net pa­ra co­mu­ni­car­se en­tre ellos y se sir­ven de me­dios ar­te­sa­na­les pa­ra ata­car a las po­bla­cio­nes. Bar­ce­lo­na fue el úl­ti­mo ejem­plo de es­ta nue­va y cruel reali­dad que con­di­cio­na el co­ti­diano de­mo­crá­ti­co y fo­men­ta la xe­no­fo­bia.

Otra pe­li­gro­sa fuente de im­pre­vi­si­bi­li­dad bro­ta en es­tos días en la pe­nín­su­la co­rea­na. El prin­ci­pal mo­ti­vo de preocupación es la po­si­bi­li­dad de que Pyong­yang dis­pon­ga de una bom­ba de hi­dró­geno que pue­de ser ins­ta­la­da en un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal. Una es­pe­cie de se­gu­ro de vi­da del régimen nor­co­reano contra el desen­la­ce si­mi­lar que tu­vie­ron Sa­dam Hus­sein y Mua­mar el Ga­da­fi tras aban­do­nar sus pro­gra­mas nucleares.

Sin em­bar­go, ni el te­rro­ris­mo re­pre­sen­ta una co­li­sión de re­li­gio­nes ni Co­rea del Nor­te re­fle­ja un choque de ci­vi­li­za­cio­nes. Am­bas son he­ri­das lo­ca­les con in­trin­ca­das ra­mi­fi­ca­cio­nes glo­ba­les que el uni­la­te­ra­lis­mo nun­ca po­drá re­sol­ver. Por más pro­fun­das que sean las di­ver­gen­cias en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, es im­pe­ra­ti­vo bus­car un de­no­mi­na­dor co­mún que per­mi­ta res­ta­ble­cer el diá­lo­go. Es­pe­re­mos que la Asam­blea Ge­ne­ral de Naciones Unidas nos ayu­de a en­con­trar­lo, por­que en la era de la im­pre­vi­si­bi­li­dad na­die pa­re­ce es­tar ga­nan­do y to­dos es­ta­mos co­rrien­do de­ma­sia­dos ries­gos con un fi­nal in­cier­to.

*Em­ba­ja­dor en Por­tu­gal.

AFP

SI­RIA. El con­flic­to ha su­pe­ra­do en años los que se vivieron en la Se­gun­da Gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.