Otra ba­ta­lla cul­tu­ral contra el au­to­ri­ta­ris­mo

Perfil (Sabado) - - IDEAS - DAMIAN TOSCHI*

El Jui­cio a las Jun­tas cons­ti­tu­ye el he­cho más im­por­tan­te de la Ar­gen­ti­na en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos des­de 1983 has­ta hoy. Re­pre­sen­tó una de­ci­sión po­lí­ti­ca en bús­que­da de ver­dad y jus­ti­cia.

El 13 de di­ciem­bre de 1983, a tres días de ha­ber asu­mi­do la Pre­si­den­cia de la Na­ción, Raúl Al­fon­sín fir­mó los de­cre­tos 157 y 158. El pri­me­ro or­de­na­ba en­jui­ciar a los di­ri­gen­tes gue­rri­lle­ros de ERP y Mon­to­ne­ros. El se­gun­do dis­po­nía el pro­ce­sa­mien­to de quie­nes con­du­je­ron el Pro­ce­so de Re­or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal des­de el 24 de mar­zo de 1976 has­ta la fi­na­li­za­ción de la Gue­rra de Mal­vi­nas. En es­te pun­to se des­ta­ca­ron los apor­tes teó­ri­cos de Car­los Nino y Raúl Bo­rrás.

Al mis­mo tiem­po, Al­fon­sín dis­pu­so la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal so­bre la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas. El cuer­po te­nía por fi­na­li­dad re­le­var, do­cu­men­tar y re­gis­trar ca­sos y prue­bas que acre­di­ta­ran de­li­tos de lesa humanidad co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra. En es­te mar­co, re­sul­tó de­ter­mi­nan­te el tra­ba­jo de Graciela Fer­nán­dez Mei­ji­de, en­car­ga­da de re­ci­bir las de­nun­cias.

El 20 de sep­tiem­bre de 1984, con 70 mil per­so­nas col­man­do Pla­za de Ma­yo, Er­nes­to Sa­ba­to, pre­si­den­te de la Co­na­dep, en­tre­gó al je­fe de Es­ta­do un in­for­me de cin­cuen­ta mil fo­jas, el cé­le­bre Nun­ca Más. El do­cu­men­to con­ta­bi­li­zó 8.960 ca­sos de per­so­nas des­apa­re­ci­das. Es­ti­ma­cio­nes pos­te­rio­res ele­va­ron la ci­fra a 30 mil, un he­cho es­ca­lo­frian­te e iné­di­to en el mun­do.

Las au­dien­cias pú­bli­cas del Jui­cio a las Jun­tas se ex­ten­die­ron en­tre el 22 de abril y el 14 de agos­to de 1985. En esa ins­tan­cia de­cla­ra­ron 832 tes­ti­gos. El 18 de sep­tiem­bre el fis­cal Ju­lio Cé­sar Stras­se­ra, acom­pa­ña­do por su ad­jun­to Luis Mo­reno Ocam­po, reali­zó el ale­ga­to co­rres­pon­dien­te.

El 9 de di­ciem­bre de aquel año la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ape­la­cio­nes en lo Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal Fe­de­ral de la Ca­pi­tal Fe­de­ral con­de­nó a los acu­sa- dos. El ve­re­dic­to co­rrió por cuen­ta de Jorge Tor­las­co, Ri­car­do Gil La­ve­dra, León Ars­la­nian, Jorge Va­ler­ga Aráoz, Gui­ller­mo Le­des­ma y Andrés D’Ales­sio. Los jue­ces sen­ten­cia­ron a Jorge Rafael Vi­de­la y Emi­lio Eduardo Mas­se­ra a re­clu­sión per­pe­tua; Ro­ber­to Eduardo Vio­la re­ci­bió una pe­na de 17 años de pri­sión, Ar­man­do Lam­brus­chi­ni 8 y Or­lan­do Ra­món Agos­ti 4 años. En cla­ve his­tó­ri­ca, hay va­rias ac­cio­nes pos­te­rio­res cues­tio­na­bles: las le­yes de Obe­dien­cia De­bi­da y Pun­to Fi­nal de Al­fon­sín; los in­dul­tos de Me­nem; la de­sig­na­ción de Cé­sar Mi­la­ni co­mo je­fe del Ejér­ci­to or­de­na­da por Cristina Fer­nán­dez y la so­bre­ac­tua­ción del kirch­ne­ris­mo en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Tam­bién la hí­bri­da mi­ra­da del go­bierno ac­tual en torno a es­ta te­má­ti­ca. Aun así, la Ar­gen­ti­na es el úni­co país de Amé­ri­ca La­ti­na que juz­gó y con­de­nó a los res­pon­sa­bles del te­rro­ris­mo de Es­ta­do. Al plan­tear la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los de­li­tos de lesa humanidad, el pro­ce­so ju­di­cial sen­tó las ba­ses de los jui­cios vi­gen­tes.

Por es­tas ho­ras, sin em­bar­go, la reali­dad es com­ple­ja. Mien­tras las es­pe­cu­la­cio­nes po­lí­ti­cas so­bre la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do se con­ju­gan con la par­ti­di­za­ción de los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos, emer­ge una ve­la­da apues­ta a la vio­len­cia, or­ga­ni­za­da por gru­pos mar­gi­na­les pe­ro muy activos. En­ton­ces, es po­si­ble que, a ca­ba­llo de de­man­das sec­to­ria­les, el cli­ma de pre­sión y zo­zo­bra tras­cien­da las elec­cio­nes de oc­tu­bre, co­bran­do cen­tra­li­dad ha­cia fin de año, e in­clu­so más allá.

An­te es­to, to­dos los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos de­ben au­nar es­fuer­zos pa­ra re­pa­rar y re­cu­pe­rar el hoy da­ña­do con­sen­so ge­ne­ral sur­gi­do ha­ce 34 años: con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, diá­lo­go, to­le­ran­cia y jus­ti­cia. Di­cha ta­rea, al igual que el Jui­cio a las Jun­tas, su­po­ne dar una vez más otra ba­ta­lla cul­tu­ral contra el au­to­ri­ta­ris­mo.

*Lic. en Co­mu­ni­ca­ción So­cial (UNLP). Miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.