El epí­lo­go abier­to de una vi­da in­ve­ro­sí­mil

Perfil (Sabado) - - IDEAS - PA­BLO COHEN*

Pa­re­ce erró­neo in­ter­pre­tar des­de el dog­ma­tis­mo la tra­yec­to­ria de Lu­cía Topolansky Saa­ve­dra (1944), quien ha­ce po­cas ho­ras se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en al­can­zar la vi­ce­pre­si­den­cia del Uru­guay, tras la re­nun­cia de Raúl Sen­dic. Su his­to­ria es ex­tra­ña si se com­pa­ra con la de al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros del Fren­te Am­plio, co­mo Da­ni­lo As­to­ri, pa­ra­dig­ma del uni­ver­si­ta­rio que lle­ga le­jos en un país con pre­emi­nen­cia de cla­se me­dia, o Ta­ba­ré Váz­quez, que pro­vie­ne de un con­tex­to mu­cho más di­fí­cil pe­ro se ha con­ver­ti­do en un exi­to­so po­lí­ti­co, doc­tor y aca­dé­mi­co en On­co­lo­gía.

Hay otra di­fe­ren­cia sus­tan­cial, so­bre to­do en­tre Váz­quez y Topolansky: a la fla­man­te vi­ce­pre­si­den­ta las for­mas nun­ca le im­por­ta­ron de­ma­sia­do. Y es­to abar­ca des­de su as­pec­to per­so­nal has­ta su mo­do de vi­da, el te­nor de sus de­cla­ra­cio­nes y su par­ti­cu­lar con­cep­ción de la éti­ca del tra­ba­jo y del mé­ri­to co­mo mo­tor pa­ra la mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te. Al­go cu­rio­so si con­si­de­ra­mos que Topolansky pro­vie­ne de una fa­mi­lia eco­nó­mi­ca­men­te aco­mo­da­da y so­cial­men­te pa­tri­cia.

Sin em­bar­go, allí don­de Jo­sé Mu­ji­ca se mues­tra co­mo un libertario char­la­tán e in­efi­cien­te, su es­po­sa pa­re­ce más me­di­da. Pe­ro bue­na par­te de la po­bla­ción con­si­de­ra que exis­te cier­ta am­bi­güe­dad en re­la­ción a la fe de Topolansky en el Es­ta­do de De­re­cho, du­da que, por otra par­te, el ex pre­si­den­te ha des­pe­ja­do con cre­ces.

Re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha­ya si­do “La Tron­ca” el apo­do de Lu­cía en sus años co­mo gue­rri­lle­ra. Ella es una mu­jer du­ra, in­te­li­gen­te y con un enor­me po­der de vo­lun­tad. El pro­ble­ma es si, aho­ra co­mo vi­ce­pre­si­den­ta y lue­go co­mo pie­za cla­ve en un even­tual cuar­to go­bierno de iz­quier­da, an­te­pon­drá los in­tere­ses del país no ya por los de la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta sino so­bre los de su gru­po po­lí­ti­co, el Movimiento de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar (MPP).

“Sen­dic tie­ne un tí­tu­lo cu­bano, que no está re­va­li­da­do, en una li­cen­cia­tu­ra en la cues­tión bio­ló­gi­ca… Yo vi el tí­tu­lo”, de­cla­ró a un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo en agos­to de 2016 Topolansky, quien se ha que­da­do sin mar­gen tan­to pa­ra men­tir con el pro­pó­si­to de de­fen­der a per­so­na­jes im­pre­sen­ta­bles co­mo pa­ra vol­ver a prio­ri­zar la cau­sa cor­po­ra­ti­va res­pec­to de la na­cio­nal.

Pe­ro no se­ría jus­to ob­tu­rar su vi­da con un cris­tal pa­ra­noi­co que se de­tu­vie­ra ex­clu­si­va­men­te en la gue­rri­lla. Topolansky es la fla­man­te vi­ce­pre­si­den­ta uru­gua­ya le­gí­ti­ma­men­te, y lo es por el im­pre­sio­nan­te cau­dal que ob­tu­vo y que lle­vó a que su fuer­za pa­sa­ra de le­van­tar­se en ar­mas contra un go­bierno constitucional a ser ma­si­va­men­te de­te­ni­da y en­car­ce­la­da po­co an­tes de que co­men­za­ra la dic­ta­du­ra pa­ra, una vez reanu­da­da la de­mo­cra­cia, con­ver­tir sus es­ca­sos gua­ris­mos ini­cia­les en un ven­da­val por el que el MPP co­mo sec­tor del Fren­te Am­plio lle­gó a ser más vo­ta­do que to­do el Par­ti­do Na­cio­nal. Una her­mo­sa de­mos­tra­ción de que, si que­rían triun­far, quie­nes contra el con­se­jo de Er­nes­to Gue­va­ra ha­bían em­pe­za­do a al­zar­se contra lo que Pa­blo Gius­sa­ni lla­mó “un ino­cuo co­le­gia­do cu­yos in­nu­me­ra­bles de­fec­tos no in­cluían, por cier­to, el de ser opre­si­vo”, de­bían ha­cer­lo me­dian­te un sis­te­ma que ha­bían des­pre­cia­do.

Un sis­te­ma que, cuan­do de­ci­dió ser can­di­da­ta a la in­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo, no le fue fa­vo­ra­ble a Topolansky en su ver­sión sil­ves­tre­men­te elec­to­ral. Otra en­se­ñan­za: el pue­blo orien­tal po­día ha­cer que el MPP ba­tie­ra ré­cords, pe­ro no es­ta­ba dis­pues­to a trans­fe­rir aque­llos vo­tos au­to­má­ti­ca­men­te de Mu­ji­ca a su es­po­sa y pa­ra car­gos di­fe­ren­tes. Lo que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos días con la asun­ción de Topolansky co­mo re­sul­ta­do de la re­nun­cia de Sen­dic, hi­jo del má­xi­mo líder tu­pa­ma­ro, es pa­ra­le­la­men­te un fuer­te lla­ma­do de aten­ción pa­ra el Fren­te y un signo de sa­lud ins­ti­tu­cio­nal pa­ra un país or­gu­llo­sa­men­te li­be­ral.

De res­pe­tar esa tra­di­ción, que hon­ra­ron des­de Ori­be has­ta Be­rro, Batlle y Or­dó­ñez, Fru­go­ni, Se­reg­ni, Wil­son Fe­rrei­ra y Bal­ta­sar Brum, será res­pon­sa­ble Topolansky, en cu­yo epí­lo­go abier­to es­tán pues­tos mu­cho más que seis mi­llo­nes de ojos.

*Es­cri­tor y pe­rio­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.