Mer­kel, im­ba­ti­ble: tras do­ce años en el po­der, va por otra vic­to­ria aplas­tan­te

La can­ci­ller aven­ta­ja por 17 pun­tos a su ri­val en los son­deos. La es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y su fa­ma de “pi­lo­ta de tor­men­ta” ex­pli­can su éxi­to. ¿Fi­nal del mi­to del “des­gas­te”?

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

Los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos que pier­den elec­cio­nes sue­len ar­gu­men­tar que, cuan­to más tiem­po se per­du­ra en el po­der, más se sufre el “des­gas­te” na­tu­ral de la ges­tión. An­ge­la Mer­kel es, co­mo mí­ni­mo, una ex­cep­ción a la re­gla. Tras do­ce años en el go­bierno, la can­ci­ller ale­ma­na se en­ca­mi­na a un nue­vo y hol­ga­do triun­fo elec­to­ral en los co­mi­cios ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo do­min­go 24 de sep­tiem­bre.

Un año atrás, Mer­kel aún du­da­ba si bus­car la re­elec­ción. Las en­cues­tas no la acom­pa­ña­ban. Sus po­lí­ti­cas mi­gra­tor ias –y, en pa r ti­cu­la r, la de­ci­sión de abrir las fron­te­ras a me­dio mi­llón de re­fu­gia­dos que bus­ca­ban asi­lo en 2015– cau­sa­ban es­co­zor en al­gu­nos sec­to­res de la po­bla­ción y da­ban de co­mer a la in­ci­pien­te A lter­na­ti­va por A le­ma­nia, fuer­za de ex­tre­ma de­re­cha que se con­vir­tió en el gran

“Su triun­fo de­mos­tra­ría que un líder pue­de ‘ven­der’ po­lí­ti­cas im­po­pu­la­res”

“cu­co” del pro­ce­so elec­to­ral.

Hoy, la con­ser­va­do­ra Mer­kel es gran fa­vo­ri­ta: se­gún los úl­ti­mos son­deos, aven­ta­ja por en­tre 17 y 20 pun­tos a su prin­ci­pal ri­val, el so­cial­de­mó­cra­ta Mar­tin Schulz (SPD), a quien días atrás su­peró en el úni­co de­ba­te te­le­vi­si­vo ce­le­bra­do du­ran­te la cam­pa­ña. Ade­más, al­can­za­ría el 40% de los su­fra­gios ne­ce­sa­rios pa­ra en­ca­be­zar una nue­va coa­li­ción gu­ber­na­men­tal. Si los pro­nós­ti­cos se con­fir­man, la can­ci­ller igua­la­rá el ré­cord de per­ma­nen­cia en el po­der de su men­tor, Hel­mut Kohl.

“Si ga­na, Mer­kel se con­ver­ti­rá en uno de los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos que más tiem­po per­du­ra­ron en el mun­do –di­jo a PER­FIL el po­li­tó­lo­go ale­mán Dirk Leuf­fen, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Kons­tanz–. Du­ran­te los mo­men­tos más ten­sos de la cri­sis de los re­fu­gia­dos, man­tu­vo una po­si­ción hu­ma­ni­ta­ria que de­fen­dió contra fuer­tes crí­ti­cas. Su triun­fo sig­ni­fi­ca­ría que los lí­de­res pue­den sos­te­ner sus va­lo­res e in­clu­so ‘ven­der’ po­lí­ti­cas in­có­mo­das a los vo­tan­tes.”

Mer­kel ape­ló a su ya tí­pi­co prag­ma­tis­mo pa­ra co­rre­gir el rum­bo: en 2016, ne­go­ció un acuer­do de la Unión Eu­ro­pea UE) con el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que de­tu­vo en la prác­ti­ca el flu­jo de re­fu­gia­dos. El año pa­sa­do só­lo in­gre­sa­ron 280 mil per­so­nas a Ale­ma­nia, en com­pa­ra­ción con las 890 mil de 2015.

Pe­ro, en opi­nión de Jens Hae­sing, po­li­tó­lo­go e in­ves­ti- ga­dor de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín, la prin­ci­pal ra­zón de su éxi­to “es la in­cer­ti­dum­bre en el plano in­ter­na­cio­nal, don­de hay te­mo­res en torno a la cri­sis de los re­fu­gia­dos, el fu­tu­ro de la UE o el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co”. Se­gún Hae­sing, an­te ese pa­no­ra­ma in­quie­tan­te, “mu­chos ale­ma­nes vo­ta­rán a Mer­kel por su repu­tación y por su ex­pe­rien­cia co­mo ‘pi­lo­ta de tor­men­ta’”.

A ese fac­tor se agre­ga la pre­vi­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la que go­za hoy Ale­ma­nia. “En tiem­pos de tur­bu­len­cias glo­ba­les, Mer­kel re­pre­sen­ta es­ta­bi­li­dad –se­ña­ló Leuf­fen–. La ma­yo­ría de los ale­ma­nes está con­for­me con su si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­di­vi­dual, por lo que sien­ten po­co de­seo de cam­bio”. Cuan­do es así, po­co im­por­ta el “des­gas­te”.

DPA

SUPERPODEROSA. Mer­kel po­sa jun­to a he­roí­nas en un re­cien­te even­to de la in­dus­tria ‘ga­mer’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.