“Ju­lie­ta no sien­te cul­pa”, di­ce el pa­pá de la no­via del rug­bier

Andrés Sil­va ase­gu­ra que su hi­ja “no tu­vo in­ten­ción” de ma­tar a su pa­re­ja y que por eso no ex­pre­sa “re­mor­di­mien­to”. “Está bien de áni­mo”, cuen­ta.

Perfil (Sabado) - - POLICIALES - CE­CI­LIA DI LODOVICO

“Es im­po­si­ble que ha­ya vis­to a al­guien ti­ra­do”. Andrés Sil­va in­ten­ta re­cons­truir el mo­men­to que que­bró su ru­ti­na. “Llo­vía, es­ta­ba os­cu­ro y mi hi­ja no lle­va­ba sus an­te­ojos pa­ra la mio­pía. No lo vio. Ella bus­ca­ba a al­guien pa­ra­do, ca­mi­nan­do por el cos­ta­do de la ru­ta, nun­ca a al­guien ti­ra­do en el pi­so. Hay tes­ti­gos que la vie­ron ba­jar del au­to y gri­tar de­ses­pe­ra­da ‘no lo vi’”, re­su­me.

El pa­dre de Ju­lie­ta Sil­va (29), pre­sa por ha­ber atro­pe­lla­do y ma­ta­do a su no­vio en la ciu­dad men­do­ci­na de San Rafael, el rug­bier Ge­na­ro For­tu­na­to (25), no de­be­ría ha­blar con la pren­sa por con­se­jo de la de­fen­so­ra ofi­cial Flo­ren­cia Gar­cia­re­na, pe­ro no pue­de evi­tar­lo. Quie­re de­mos­trar la inocencia de su hi­ja: “Ju­lie­ta es una bue­na per­so­na y una bue­na ma­dre, so­li­da­ria, tra­ba­ja­do­ra. Tie­ne un gru­po de ami­gos y fa­mi­lia de­trás que no la va a de­jar, des­de el pri­mer mo­men­to su­pi­mos que si ha­bía pa­sa­do al­go, ha­bía si­do un ac­ci­den­te. Es in­ca­paz de ma­tar a al­guien. Fue un ac­ci­den­te”, di­jo en diá­lo­go te­le­fó­ni­co con PER­FIL, an­tes de la mar­cha or­ga­ni­za­da por los fa­mi­lia­res y alle­ga­dos de Ge­na­ro (ver apar­te).

Se afe­rra, en ese sen­ti­do, a la de­cla­ra­ción de tes­ti­gos y a la cien­cia forense. “Hay que es­pe­rar las pe­ri­cias. Las co­sas es­tán cam­bian­do”, di­ce con la es­pe­ran­za de que el ex­pe­dien­te cam­bie de ca­rá­tu­la, pe­se a la de­ter­mi­na­ción de la fis­cal de la cau­sa, An­drea Ros­si, quien afir­mó en con­fe­ren­cia de pren­sa que, cuan­do el joven es­ta­ba tra­tan­do de le­van­tar­se, su no­via hi­zo un gi­ro en “U” y lo arro­lló. “Lo pa­só por en­ci­ma”, gra­fi­có.

En la ac­tua­li­dad, Ju­lie­ta cum­ple pri­sión pre­ven­ti­va por “ho­mi­ci­dio do­ble­men­te ca­li­fi­ca­do por el víncu­lo y su co­mi­sión por ale­vo­sía y en con­cur­so ideal”, una ca­li­fi­ca­ción que pue­de lle­var­la a la re­clu­sión per­pe­tua. Su fa­mi­lia con­fía que pue­de cam­biar a ho­mi­ci­dio cul­po­so y, de es­ta ma­ne­ra, es­pe­rar el jui­cio en li­ber­tad.

“La gen­te tie­ne ne­ce­si­dad de sa­lir a de­cir co­sas y lo que ocu­rrió es lo con­tra­rio a lo que se di­ce. Ellos –por su hi­ja y Ge­na­ro– no es­ta­ban pe­lea­dos. El se ha­bía pe­lea­do con al­guien en el bo­li­che”, de­ta­lla.

Sil­va, a la vez, se la­men­ta por la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca del ca­so y las reac­cio­nes en re­des so­cia­les. “Se le ha pe­ga­do mu­cho, ha­bría ver bien qué pa­só del otro la­do. Lo úni­co que pi­do es que no la cru­ci­fi­quen, hay que es­pe­rar que la Jus­ti­cia de­ter­mi­ne qué es lo que pa­só. Ella es una ex­ce­len­te per­so­na, tra­ba­ja­do­ra, em­pren­de­do­ra, le ha ido muy bien con su tra­ba­jo. Co­mo fa­mi­lia es­ta­mos des­trui­dos, lo que le está pa­san­do a Ju­lie­ta nos está pa­san­do a no­so­tros, a to­dos. So­mos gen­te de tra­ba­jo, no so­mos unos ase­si­nos co­mo se di­ce. Y tam­bién sen­ti­mos el do­lor de la otra par­te (en re­fe­ren­cia a la fa­mi­lia del rug­bier). No es muy fá­cil lo que les está pa­san­do, es más gra­ve”, di­ce Andrés Sil­va.

“A pe­sar de to­do, Ju­lie­ta está bien de áni­mo, pe­lean­do por

“Lo úni­co que pi­do es que no la cru­ci­fi­quen por­que hay que es­pe­rar a la Jus­ti­cia.”

de­mos­trar que fue un ac­ci­den­te. Está an­gus­tia­da por lo que pa­só pe­ro no sien­te arre­pen­ti­mien­to ni cul­pa por­que no tu­vo in­ten­ción de ma­tar­lo. Tie­ne una en­te­re­za...”, agre­ga con ad­mi­ra­ción ha­cia la ac­ti­tud de su hi­ja.

La joven, que está alo­ja­da en el com­ple­jo pe­ni­ten­cia­rio de San Rafael, pue­de re­ci­bir vi­si­tas, pe­ro pre­fi­rió que sus hi­jos no va­yan a ver­la por­que “les pue­de oca­sio­nar un trau­ma”. “Los ne­nes es­tán con el pa­pá, una ex­ce­len­te per­so­na. Es­tu­vie­ron diez o do­ce años juntos. Cuan­do se acla­ren las co­sas, vol­ve­rán a es­tar con Ju­lie­ta en su ca­sa”, in­di­ca Sil­va.

La fis­cal Ros­si es­pe­ra los re­sul­ta­dos de la pe­ri­cia to­xi­co­ló­gi­ca; el aná­li­sis de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, la re­cons­truc­ción del he­cho y la pe­ri­cia of­tal­mo­ló­gi­ca que pue­den in­cli­nar la ba­lan­za a fa­vor de la joven o con­de­nar­la.

CEDOC PER­FIL

El pa­dre de Ju­lie­ta Sil­va, pre­sa por la muer­te de Ge­na­ro, con­fía en que to­do se acla­ra­rá cuan­do se co­noz­can las pe­ri­cias.

IN­CON­DI­CIO­NAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.