Ca­so Br­yan­na: du­das y si­len­cios en el ca­so que con­mo­vió al país

Perfil (Sabado) - - POLICIALES - LEO­NAR­DO NIE­VA

Ha­ce una se­ma­na la ma­má de Br­yan­na R. (16) ro­ga­ba por la apa­ri­ción con vi­da de su hi­ja. “Si al­guien la tie­ne, que me la de­vuel­va”, pe­día mien­tras des­de la Po­li­cía de Bue­nos Aires anun­cia­ban re­fuer­zos en los ope­ra­ti­vos de ras­tri­lla­je por la zo­na.

La joven de 16 años ha­bía des­apa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te el jue­ves 7 de sep­tiem­bre a las 2 de la tar­de, cuan­do sa­lió del co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra de Lour­des, en la lo­ca­li­dad de Vi­lla Ma­de­ro, par­ti­do de La Ma­tan­za. Cin­co días después, y cuan­do mu­chos te­mían lo peor, Br­yan­na apa­re­ció en la puer­ta de un lo­cal de co­mi­das rá­pi­das del ba­rrio por­te­ño de Flo­res. “Me se­cues­tra­ron y me vio­la­ron”, les con­tó a los pa­ra­mé­di­cos que la asis­tie­ron en el lu­gar. En ese mo­men­to na­die du­dó de su ver­sión. Ni su fa­mi­lia. Ni los in­ves­ti­ga­do­res. Pe­ro cuan­do los pe­ri­tos la re­vi­sa­ron y cons­ta­ta­ron que no pre­sen­ta­ba sig­nos de abu­so ni vio­len­cia, el ca­so co­men­zó a tomar otro rum­bo.

La pis­ta del se­cues­tro no está des­car­ta­da ni mu­cho me­nos, aun­que to­dos re­co­no­cen que per­dió fuer­za en las úl­ti­mas ho­ras. Pa­ra ello será cla­ve su tes­ti­mo­nio (ayer es­ta­ba pre­vis­to que de­cla­re en cá­ma­ra ge­sell).

Has­ta el mo­men­to no exis­ten ele­men­tos de prueba que sos­ten­gan es­ta teo- ría. Ni vi­deos de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ni tes­ti­gos.

La hi­pó­te­sis que apun­ta a una des­apa­ri­ción vo­lun­ta­ria co­bró fuer­za en las úl­ti­mas ho­ras a par­tir de un da­to que na­die re­ve­ló du­ran­te la an­gus­tio­sa bús­que­da: un su­pues­to em­ba­ra­zo.

El pa­pá de la víc­ti­ma, tam­bién apun­ta­do por par­te de la fa­mi­lia por una de­nun­cia por abu­so de ha­ce 13 años, no la des­car­tó. “Yo me en­te­ré de dos Eva­test por las ami­gui­tas de ella. Si es­ta­ba (em­ba­ra­za­da), no me hu­bie­ra gus­ta­do, pe­ro no le hu­bie­ra di­cho na­da ma- lo”, ase­gu­ró.

Si Br­yan­na efec­ti­va­men­te se fue por de­ci­sión pro­pia, está cla­ro que con­tó con la co­la­bo­ra­ción de al­guien. ¿Una ami­ga? ¿Un fa­mi­liar? ¿O una pa­re­ja?

Su ma­má se re­sis­te a creer es­ta ver­sión. “Si di­go que a mi hi­ja la se­cues­tra­ron es por­que no creo que ha­yan te­ni­do mo­ti­vos pa­ra ir­se por su pro­pia cuen­ta. Ella es­ta­ba bien, no pue­do de­cir que es­tu­vie­ra de­pri­mi­da o al­go así”, res­pon­dió ta­jan­te. ¿Qué pa­só con Br­yan­na? Por aho­ra, só­lo ella lo sabe.

CEDOC PER­FIL

MIS­TE­RIO. Cin­co días después de su des­apa­ri­ción, fue encontrada en Flo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.