De dio­ses y te­rro­res

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - ANGELICA GO­RO­DIS­CHER

Y sí, las tor­men­tas nos per­te­ne­cen a to­dos. La te­vé nos las trae y to­dos tem­bla­mos y de­ci­mos qué bar­ba­ri­dá, che, y nos con­so­la­mos por­que es­ta­mos ba­jo te­cho y en mu­chos ca­sos ca­len­ti­tos y có­mo­dos. La­men­to de­cir­le, es­ti­ma­do se­ñor, que a mí las tor­men­tas no só­lo no me gus­tan sino que me pa­re­cen ho­rri­bles y que desea­ría que no exis­tie­ran. A mí de­me el sol y la bri­sa y si es po­si­ble trein­tio­cho a la som­bra, y con eso se­ré fe­liz. Tra­to de pa­sar­las, a las tor­men­tas, di­go, sin ma­yo­res tor­men­tos si he­mos de po­ner­nos in­ge­nio­sos, y cie­rro to­do y me en­tre­ten­go con al­go que me ha­ga ol­vi­dar los true­nos. Ni ha­ble­mos de los ra­yos. Eso que me en­tre­tie­ne pue­de ser, es, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la lec­tu­ra. Voy y, co­mo al­go de

A mí de­me el sol y la bri­sa y si es po­si­ble trein­tio­cho a la som­bra

ma­so­ca una siem­pre tie­ne, voy a in­ter­net y bus­co las tor­men­tas y me en­te­ro de to­do. Del dios Thor, por ejem­plo, que al fi­nal no me acuer­do si es so­la­men­te fo­né­ti­ca o si en efec­to de su nom­bre sa­gra­do vie­ne lo de tor­men­ta. Es­pe­ro que sí por­que eso me ha­ce sen­tir pers­pi­caz y has­ta in­te­li­gen­tí­si­ma, sin exa­ge­rar, le ase­gu­ro. Pe­ro ¿y en otros idio­mas? No creo que storm ten­ga al­go que ver con el dios Thor y de­jé­mos­lo así, que el be­ren­je­nal lin­güís­ti­co pue­de ser fa­tal y ya que es­ta­mos ter­mi­na­mos has­ta en la con­so­nan­cia que ven­drá muy bien pa­ra el so­ne­to pe­ro no pa­ra una re­fle­xión co­mo és­ta, que es ca­si una frus­le­ría. Su­pon­go que los dio­ses, do­més­ti­cos o ex­tra­ños, no tie­nen na­da que ver con las tor­men­tas: eso es co­sa de poe­tas, di­ría al­gún al­ma es­tric­ta en or­to­gra­fías ti­po dic­cio­na­rio o peor, ti­po pro­fe­so­ra de cas­te­llano en el se­cun­da­rio. Pe­ro me gus­ta pen­sar que el uni­ver­so no es tan per­fec­to co­mo nos lo mos­tra­ron y que en al­gún re­co­ve­co se reúnen, sí, Thor y com­pa­ñía, y que en me­dio de ri­so­ta­das y pal­ma­das en la es­pal­da de­ci­den que se des­en­ca­de­nen los in­fier­nos de to­do ti­po, co­lor y re­li­gión, y nos den una pa­li­za de esas que no se ol­vi­dan. Eso no me con­sue­la pe­ro me da otro sen­de­ro que re­co­rrer y me pon­go a pen­sar en dio­sas que lle­gan a ser mis cóm­pli­ces, ¿por qué no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.