Este­ta de­ca­den­te

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - FABIAN CA­SAS

Mien­tras cur­sa­ba In­tro­duc­ción a la An­tro­po­lo­gía, el pro­fe­sor di­jo: “Les acla­ro que no voy a res­pon­der preguntas so­bre Car­los Cas­ta­ne­da”. Ano­té ese nom­bre en mis cua­der­nos. Después leí sus li­bros. De ha­ber es­ta­do ca­mi­nan­do por las ca­lles de Mon­te­vi­deo, de ha­ber leí­do ese fa­mo­so gra­fi­ti: “Dar­nau­chans este­ta de­ca­den­te”, hu­bie­se ini­cia­do otra bús­que­da. Pe­ro co­no­cí la mú­si­ca de Eduardo Dar­nau­chans a tra­vés de la voz de una chi­ca que can­tó una canción tris­tí­si­ma en un fo­gón. No pa­ré has­ta dar con sus dis­cos. Lo co­no­cí una tar­de le­tal del in­vierno uru­gua­yo jun­to a su mu­jer. El ve­nía de pa­sar una or­da­lía en el in­fierno. Es­ta­ba tan en­ve­je­ci­do que me cos­tó iden­ti­fi­car­lo cuan­do en­tró al bar. Pe­ro en un mo­men­to le di­je que El pri­sio­ne­ro de la pa­ra­da 2 era una de mis can­cio­nes pre­fe­ri­das de to­da la his­to­ria de la mú­si­ca y el “Darno” son­rió y em­pe­zó a can­tar­la a ca­pe­la. Su voz era in­mor­tal, co­mo los vam­pi­ros. Can­té con él. La canción es un vals im­pre­sio­nan­te que na­rra al­guien que se que­dó en­ce­rra­do en un de­par­ta­men­to y es­pe­ra que vuel­va su mu­jer pa­ra que lo li­be­re. En un mo­men­to di­ce: “Una pa­tria no ten­go una pa­tria/ y pa­tri­cio no pu­de na­cer/ pe­ro ten­go el país de tu es­pal­da y mi ro­jo bla­són a tus pies”. Qué bueno que es no te­ner pa­tria, pen­sé en ese mo­men­to. Li­be­rar­se de esas es­tu­pi­de­ces y vi­vir en una canción. Eduardo Dar­nau­chans es un tro­va­dor me­die­val que na­ció en Uru­guay. Aca­ba de sa­lir un li­bro de Sil­via Sa­baj que ana­li­za las le­tras de es­te ge­nio de la mú­si­ca po­pu­lar uru­gua­ya. Bien­ve­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.