Na­da está idea­li­za­do

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - RAFAEL SPRE­GEL­BURD

Ac­triz, la nue­va pe­lí­cu­la do­cu­men­tal de Fa­bián Fat­to­re, arran­ca mos­tran­do la tur­bu­len­ta quie­tud de la ac­triz en cues­tión al me­mo­ri­zar las lí­neas de Ma­da­me Cu­rie. Es un ac­to que los ac­to­res sa­be­mos me­cá­ni­co, fa­rra­go­so, an­ti­cua­do, es­té­ril, inevi­ta­ble, arro­ja­do, alu­ci­nó­geno, abu­rri­do, des­gas­tan­te, ase­sino, de­fi­ni­to­rio. Mu­chos mortales pien­san que lo que nos di­fe­ren­cia a los ac­to­res es que so­mos ca­pa­ces de me­mo­ri­zar un li­bro en­te­ro. Pe­ro po­co se ha­bla del cos­to de es­te pac­to con el diablo. Analía Cou­cey­ro pe­lea contra unas lí­neas ar­duas, be­llas, una tra­duc­ción del ale­mán que más ade­lan­te tra­ta­rá de dul­ci­fi­car me­tién­do­se en el Lan­gens­cheidts ama­ri­llo hue­vo, co­mo si hu­bie­ra una tram­pa en el plan que le han

¿Quién no ha pe­lea­do en contra y a fa­vor de su plan poé­ti­co pa­ra so­bre­vi­vir?

en­co­men­da­do y el dic­cio­na­rio pu­die­ra des­ta­par­la.

¿Qué ac­tor no se ha sen­ti­do al­gu­na vez y siem­pre así? ¿Quién no ha pe­lea­do en contra y a fa­vor de su plan poé­ti­co pa­ra so­bre­vi­vir, es­pe­ran­do el mo­men­to má­gi­co en que las lí­neas se ha­gan car­ne y ya no ha­ya ne­ce­si­dad de pen­sar na­da? Hay al­go in­fan­til y es­can­da­lo­so en me­mo­ri­zar el son­so­ne­te inú­til, co­mo un poe­ma es­co­lar ar­chi­me­lo­so: es la ta­bla de flo­ta­ción en esa tem­pes­tad pro­fe­sio­nal. Pes­ca en las ti­nie­blas.

La enig­má­ti­ca pe­lí­cu­la acier­ta en no enun­ciar na­da a prio­ri so­bre es­te tra­ba­jo in­sen­sa­to. No hay el su­pues­to en­can­to de la vi­da en ca­ma­ri­nes, sino es­pa­cios fríos, des­an­ge­la­dos, nos­tál­gi­cos, pe­lu­cas que pin­chan, sa­las ad­ver­sas, lu­ces inexac­tas, as­cen­so­res que la ex­tra­vían en el vien­tre de la ba­lle­na gi­gan­tes­ca que es el tea­tro. Na­da está idea­li­za­do. Y sin em­bar­go nues­tra pe­que­ña enor­me he­roí­na me­mo­ri­za, en­car­na, re­pi­te, los ojos lle­nos de lá­gri­mas, la men­te in­ten­sa. Re­pi­te al­go nun­ca es­cri­to an­te sus hi­jos, es­pe­ra el zep­pe­lin de Hei­ner Goeb­bels en un tea­tro de La Pla­ta, no tie­ne va­ca­ción ni cal­ma al­gu­na.

Los ni­ños jue­gan a trans­for­mar­la con po­cio­nes y en al­gún mo­men­to Analía pi­de a gri­tos que la de­jen ser ella mis­ma por un ra­to. Es inú­til. Los ac­to­res nun­ca so­mos más no­so­tros mis­mos que cuan­do es­ta­mos ac­tuan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.