Ne­tan­yahu

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - MAR­TIN KOHAN

Los na­zis ha­bían ins­ta­la­do su pues­ti­to de pro­pa­gan­da an­ti­ju­día en ple­na ca­lle Florida, yo creo que en­tre Cór­do­ba y Via­mon­te. La de­mo­cra­cia en la Ar­gen­ti­na aca­ba­ba de res­ta­ble­cer­se o se es­ta­ba por res­ta­ble­cer. Im­pe­ra­ba en­ton­ces, después de tan­tos años de si­len­cia­mien­to for­za­do, la ilu­sión de que cual­quier cla­se de de­ba­te, to­da en­tra­da en fric­ción de las ideas, po­día re­sul­tar una prác­ti­ca cí­vi­ca in­trín­se­ca­men­te en­co­mia­ble. Yo no ha­bía leí­do to­da­vía a Ha­ber­mas, pe­ro ya era el que lo lee­ría: creía en las ar­gu­men­ta­cio­nes, en las per­sua­sio­nes, en la re­so­lu­ción de con­flic­tos por vía co­mu­ni­ca­ti­va.

Ya no pien­so igual: me pa­sé, por con­vic­ción, a la no­ción de dis­cur­sos en gue­rra; y dis­cu­to con quien sea, pe­ro con los na­zis ya no. Aque­lla tar­de, sin em­bar­go, lo hi­ce. Lo recuerdo bien, pe­se a los años trans­cu­rri­dos. ¡Y cómo ol­vi­dar­lo, si fue mi pri­me­ra dis­cu­sión po­lí­ti­ca fue­ra de ca­sa (es de­cir, de mi pa­pá) y fue­ra de las au­las de mi co­le­gio (aque­llos sar­dó­ni­cos con­dis­cí­pu­los míos, que ad­mi­ra­ban al in­ge­nie­ro Al­so­ga­ray)!

El plan­teo de los na­zis en Florida era el si­guien­te: que el sio­nis­mo, los ju­díos, la si­nar­quía in­ter­na­cio­nal, el Es­ta­do de Is­rael se dis­po­nían a la con­quis­ta del mun­do. De­ta­lla­ban en un ma­pa al­go im­pre­ci­so los avan­ces is­rae­líes y lla­ma­ban, an­te tal evi­den­cia, a aca­bar con los ju­díos de una bue­na vez por to­das. Yo me acer­qué, in­sig­ni­fi­can­te co­mo siem­pre, y apro­ve­chan­do una bre­ve pau­sa que se pro­du­jo en la an­da­na­da de odio, ale­gué que en­con­tra­ba sus­tan­cial­men­te fal­sas las iden­ti­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas; que ser ju­dío no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca­ba ava­lar ni es­tar de acuer­do con los cuan­tio­sos atro­pe­llos de cier­tas po­lí­ti­cas is­rae­líes, más con­cre­ta­men­te las de sus go­bier­nos de de­re­cha, y que una prueba con­cre­ta de lo que es­ta­ba plan­tean­do era, sin ir más le­jos, yo mis­mo. Uno de los na­zis acu­dió y me abra­zó, en apa­ren­te ges­to de afec­to. Ges­to que man­tu­vo mien­tras me su­su­rra­ba que mi plan­teo le re­sul­ta­ba su­ma­men­te in­tere­san­te, que por qué no lo desa­rro­lla­ba con él un po­qui­to ha­cia el cos­ta­do (es de­cir, don­de el res­to no po­día oír­nos). Pe­ro es­ta his­to­ria de mi ado­les­cen­cia ad­mi­te, se­gún creo, ser leí­da tam­bién en sen­ti­do in­ver­so: no to­do po­si­cio­na­mien­to crí­ti­co contra las tro­pe­lías per­pe­tra­das por el Es­ta­do is­rae­lí im­pli­ca an­ti­se­mi­tis­mo. Quien lo di­ga o ha­ya di­cho sim­pli­fi­ca o dis­tor­sio­na, apla­na o fal­si­fi­ca, ma­len­tien­de o quie­re en­ga­ñar. No es­toy tan se­gu­ro, por otra par­te, de que exis­ta en la sociedad ar­gen­ti­na un ver­da­de­ro re­cha­zo del odio an­ti­ju­dío. Ha­ce unos días, sa­lió la no­ti­cia de que cier­to po­lí­ti­co lo­cal, co­no­ci­do por ha­ber reivin­di­ca­do a Hitler, re­ci­bi­ría do­ce mi­llo­nes de pe­sos pa­ra las PA­SO, y hu­bo una gran cons­ter­na­ción ge­ne­ral. Pe­ro ape­nas la ci­fra se re­du­jo de do­ce a cua­tro, vol­vió la cal­ma. Cua­tro, por lo vis­to, ya pa­re­ció bien.

Tim Camp­bell, The Washington Post, Washington DC, EE.UU. BUE­NA DEFINICION. “El pre­si­den­te so­bre­vue­la otra área de desas­tre”. Un mo­do de ex­pli­car lo que pa­sa en la Ca­sa Blan­ca.

Walt Han­dels­man, The Ti­mes-Pi­ca­yu­ne, Nue­va Or­leans, EE.UU. MI­LLO­NES. El hu­ra­cán Irma de­jó sin elec­tri­ci­dad a más de 3 mi­llo­nes de in­mue­bles en Florida. Re­pre­sen­ta el 27% de ese es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.