Con­trol de ca­pi­ta­les, ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar otra corrida

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - MAR­TIN ALFIE / RA­DAR CON­SUL­TO­RA

La de­ci­sión de avan­zar en una to­tal des­re­gu­la­ción de la en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ros fue muy im­pru­den­te

Es in­ne­ga­ble que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción re­ci­bió una si­tua­ción eco­nó­mi­ca desafian­te con va­rios des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos. Tam­bién es in­ne­ga­ble que esos des­equi­li­brios, so­bre to­do el ex­terno, se agran­da­ron du­ran­te la ac­tual ges­tión (el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te pa­só de 2,5% del PIB en 2015 a 4,8% en 2017). Y tam­bién es in­ne­ga­ble que la aper­tu­ra fi­nan­cie­ra de­ci­di­da por es­te go­bierno adi­cio­nó una se­rie de ries­gos con­si­de­ra­bles.

Exis­te una dis­cu­sión so­bre los gra­dos de res­pon­sa­bi­li­dad de la di­ná­mi­ca del dé­fi­cit ex­terno, es de­cir, cuán­to hay de “he­re­da­do” –i.e. im­por­ta­cio­nes re­pri­mi­das y ex­por­ta­cio­nes es­tan­ca­das–, cuán­to de “au­to­in­fli­gi­do”–i.e. ex­ce­si­va aper­tu­ra co­mer­cial y es­ca­sa po­lí­ti­ca pro­duc­ti­va– y cuán­to de “inevi­ta­ble” –i.e. una eco­no­mía que cre­ce trac­cio­na las im­por­ta­cio­nes.

Más allá de la po­si­ción que se tome en esa dis­cu­sión, da­do el evi­den­te ni­vel de fra­gi­li­dad de la eco­no­mía ar­gen­ti­na (he­re­da­da, au­to­in­fli­gi­da, inevi­ta­ble o una com­bi­na­ción de las tres), la de­ci­sión de avan­zar en una to­tal des­re­gu­la­ción de la en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les fi­nan­cie­ros fue su­ma­men­te im­pru­den­te y am­pli­fi­có los ries­gos exis­ten­tes.

El es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co en­tre 2011 y 2015, la apa­ri­ción del dó­lar blue, los pro­ble­mas de re­gu­la­ción y cier­tos es­pa­cios pa­ra ha­cer ne­go­cios fi­nan­cie­ros apro­ve­chan­do las bre­chas de co­ti­za­ción co­mo re­sul­ta­do del “ce­po cam­bia­rio” ge­ne­ra­ron un cier­to con­sen­so de que la des­re­gu­la­ción de la cuen­ta de ca­pi­tal era inevi­ta­ble. Pe­ro en­tre el “ce­po”, que sin du­das in­cu­ba­ba va­rios pro­ble­mas, y la des­re­gu­la­ción to­tal hay un gran nú­me­ro de he­rra­mien­tas de ad­mi­nis­tra­ción de la cuen­ta de ca­pi­tal efec­ti­vas y ne­ce­sa­rias, que tam­bién fue­ron eli­mi­na­das.

La aper­tu­ra fi­nan­cie­ra tu­vo dis­tin­tos pa­sos: no fue so­lo la sa­li­da del ce­po en di­ciem­bre de 2015, sino que se avan­zó en los me­ses si­guien­tes con otras me­di­das co­mo la eli­mi­na­ción de la obli­ga­ción de li­qui­dar las di­vi­sas de ex­por­ta­ción. Una de ellas fue la eli­mi­na­ción de la es­ta­día mí­ni­ma de los ca­pi­ta­les en el país, de­ci­di­da por Du­jov­ne ape­nas asu­mió, en enero de 2017, ya que su­pues­ta­men­te era un re­qui­si­to pa­ra que Ar­gen­ti­na fue­ra re­ca­li­fi­ca­da co­mo Emer­gen­te en el MSCI In­dex.

Lue­go de esa me­di­da, co­men­zó a cre­cer con fuer­za la en­tra­da de ca­pi­ta­les ba­jo la for­ma de in­ver­sión en por­ta­fo­lio, que es­tán vin­cu­la­dos a aque­llos fon­dos más ines­ta­bles, lí­qui­dos, de cor­to pla­zo y que se mue­ven por el “hu­mor de los mer­ca­dos”. De he­cho, es­ta cuen­ta acu­mu­ló una en­tra­da ne­ta de ca­pi­ta­les de US$ 1.539 millones en 2016 y su­bió a US$ 9.933 millones en 2017. Fue­ron jus­ta­men­te es­tos fon­dos los que desata­ron la corrida cam­bia­ria.

Por en­de, si el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te era “el ta­lón de Aqui­les” de la eco­no­mía, el ti­po de ca­pi­ta­les que en­tró du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, alen­ta­dos jus­ta­men­te por la des­re­gu­la­ción y las al­tas ta­sas de in­te­rés lo­ca­les da­do el es­que­ma de me­tas de in­fla­ción, fue el “ta­lón de Aqui­les del ta­lón de Aqui­les”.

Va­le se­ña­lar que la for­ma ba­jo la cual se avan­zó en la des­re­gu­la­ción de la cuen­ta de ca­pi­tal va a con­tra­mano del con­sen­so que se cons­tru­yó en las úl­ti­mas dé­ca­das so­bre los ries­gos que im­pli­ca la aper­tu­ra fi­nan­cie­ra. In­clu­so el pro­pio FMI ha rea­li­za­do una au­to­crí­ti­ca por pro­mo­ver la des­re­gu­la­ción to­tal de la cuen­ta de ca­pi­tal en sus pro­gra­mas de las dé­ca­das de los 80 y 90, y en al­gu­nos tra­ba­jos aca­dé­mi­cos re­co­mien­da man­te­ner cier­to ti­po de re­gu­la­cio­nes, so­bre to­do a la en­tra­da de ca­pi­ta­les de cor­to pla­zo (ver do­cu­men­to “The Li­be­ra­li­za­tion and Ma­na­ge­ment of Ca­pi­tal Flows: an Ins­ti­tu­tio­nal View”, de 2012).

Ese do­cu­men­to di­ce que la aper­tu­ra de la cuen­ta de ca­pi­tal tie­ne que ser “bien pla­nea­da, con ti­ming y se­cuen­cial pa­ra ase­gu­rar que los beneficios sean ma­yo­res a los cos­tos”. La ex­pe­rien­cia lo­cal no pa­re­ce ha­ber cum­pli­do esas con­di­cio­nes.

En la re­gión, los ca­sos de Chi­le y Co­lom­bia dan cuen­ta de que en un pro­ce­so de es­ta­bi­li­za­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca es ne­ce­sa­rio con­tar con he­rra­mien­tas co­mo en­ca­jes a la en­tra­da de ca­pi­ta­les o es­ta­día mí­ni­ma, jun­to a un set de po­lí­ti­cas ma­cro pru­den­cia­les más com­ple­to, jus­ta­men­te pa­ra des­alen­tar la en­tra­da de es­tos fon­dos.

Sur­gen dos ob­ser­va­cio­nes aten­di­bles cuan­do uno plan­tea re­vi­sar y dar mar­cha atrás con la des­re­gu­la­ción de la cuen­ta de ca­pi­tal. Una es la in­con­ve­nien­cia de ha­cer­lo en es­te con­tex­to, por el te­mor de que se desate una nue­va “tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra”. Es cier­to que en es­te es­ce­na­rio sen­si­ble la re­gu­la­ción de­be­ría ha­cer­se de ma­ne­ra pru­den­te y te­nien­do en cuen­ta es­tos ries­gos, pe­ro po­dría de­cir­se que, en el me­diano pla­zo, los ries­gos de alen­tar nue­va­men­te la en­tra­da de es­tos fon­dos son aun ma­yo­res.

Más allá del acuer­do con el Fon­do, si la cuen­ta de ca­pi­tal no se re­gu­la, pue­de ha­ber un al­to ries­go de nue­vas co­rri­das

La otra es que la Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta reservas, y esos fon­dos jus­ta­men­te traen dó­la­res al país. La res­pues­ta se­ría que, da­do que el cuan­tio­so acuer­do con el FMI ga­ran­ti­za gran par­te del fi­nan­cia­mien­to, esos dó­la­res no son ne­ce­sa­rios. Los ries­gos de que en­tren al país son ma­yo­res que los beneficios de te­ner­los, ya que esas reservas, co­mo vi­mos en la corrida, pue­den per­der­se muy ve­loz­men­te por la vo­ra­ci­dad de es­tos fon­dos, desatan­do si­tua­cio­nes de ele­va­do es­trés fi­nan­cie­ro que pue­den tras­la­dar­se a otros in­ver­so­res (i.e. re­si­den­tes).

En sín­te­sis, la aper­tu­ra fi­nan­cie­ra to­tal ter­mi­nó sien­do un am­pli­fi­ca­dor de los ries­gos eco­nó­mi­cos, más allá de la “cul­pa” del des­equi­li­brio ex­terno (he­re­da­do o au­to­in­fli­gi­do). To­do in­di­ca que era in­ne­ce­sa­rio alen­tar la en­tra­da de es­te ti­po de ca­pi­ta­les da­da la fra­gi­li­dad ma­cro lo­cal, y que efec­ti­va­men­te fue un error del ac­tual equi­po eco­nó­mi­co.

En la me­di­da en que la cuen­ta de ca­pi­tal no se re­gu­le, cau­te­lo­sa pe­ro de­ci­di­da­men­te, el ries­go de co­rri­das cam­bia­rias se­gui­rá sien­do al­to, más allá del ali­vio par­cial que pue­de lle­gar a im­pli­car el acuer­do con el FMI.

FOTOS :CEDOC PERFIL

WALL STREET. Pa­ra fi­nan­ciar­se, el Go­bierno de­ci­dió ba­rrer con to­dos los con­tro­les.

RIES­GO. Aho­ra que ha­brá más flo­ta­ción del ti­po de cam­bio, se ex­tre­man los pe­li­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.