Has­ta dón­de pue­de lle­gar la bo­la de nie­ve

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

El tí­tu­lo de es­ta co­lum­na no es un plan­teo teó­ri­co acer­ca del Cua­der­no­ga­te. Es una pre­gun­ta a la que res­pon­de un al­to fun­cio­na­rio de Mau­ri­cio Ma­cri: “Van to­dos en ca­na o al­go pa­re­ci­do. Se cayó el sis­te­ma”.

Quien lo di­ce co­no­ce ese mun­do em­pre­sa­rial. Sa­be de los clá­si­cos tra­sie­gos pú­bli­co-pri­va­dos con los con­tra­tos de obras co­mo ex­cu­sa o ins­tru­men­to. Y su res­pues­ta no con­no­ta un áni­mo es­pe­ran­za­dor o de­sola­do, es só­lo des­crip­ti­va.

Se­me­jan­te de­fi­ni­ción se ajus­ta, en to­do ca­so, a es­ta iné­di­ta bo­la de nie­ve ali­men­ta­da por arre­pen­ti­dos e ini­cia­da por las de­ta­lla­das ano­ta­cio­nes del ex cho­fer de Ba­rat­ta, re­cau­da­dor de De Vi­do y de la Ko­ro­na.

Co­mo ve­ni­mos in­sis­tien­do des­de PER­FIL, es­te pro­ce­so ju­di­cial aca­so sea la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra ter­mi­nar con la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad en­dé­mi­cas en nues­tro país, sos­te­ni­das en un trí­po­de po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y ju­rí­di­co que las hi­zo po­si­ble. Di­fí­cil ha­llar es­ta can­ti­dad de puer­tas abier­tas ha­cia la ver­dad en el fu­tu­ro.

Tam­bién nos em­pe­ña­mos en plan­tear que, dis­tin­to de lo que al­gu­nos quie­ren ins­ta­lar, es­te es­cán­da­lo ex­ce­de al kirch­ne­ris­mo. Por­que apun­ta con­tra un es­que­ma ge­ne­ra­li­za­do en el que la úni­ca ma­ne­ra de vin­cu­lar­se con el Es­ta­do es “po­nien­do”. Se po­ne pa­ra las cam­pa­ñas, se po­ne pa­ra los bol­si­llos de los par­ti­ci­pan­tes de la ca­de­na, se po­ne por aprie­tes, se po­ne por con­ven­ci­mien­to, se po­ne por ne­ce­si­dad. Se po­ne y lis­to.

Cuan­do el fun­cio­na­rio ase­gu­ra que “se cayó el sis­te­ma” ha­bla de ese sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to. Al mis­mo le ha sa­ca­do el ju­go co­mo po­cos el kirch­ne­ris­mo, es cier­to. Pe­ro ca­si to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas re­cu­rren al di­ne­ro ne­gro de las em­pre­sas (que re­ci­ben en blan­co de los so­bre­pre­cios que el Es­ta­do pa­ga por las obras) pa­ra su ac­ti­vi­dad elec­to­ral. El ca­so de los apor­tan­tes tru­chos de Cam­bie­mos en las cam­pa­ñas de 2015 y 2017 per­mi­ten in­fe­rir que hay cier­tas lí­neas de con­ti­nui­dad. Ni ha­blar del pe­ro­nis­mo, in­clui­do el no K.

Los ex fun­cio­na­rios de­te­ni­dos tal vez le per­mi­tan a Bo­na­dio es­ca­lar has­ta su an­sia­do Eve­rest, que es Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Jo­sé Ló­pez, es­te vier­nes 10, mos­tró por pri­me­ra vez los ries­gos de que la omer­tá ma­fio­sa se quie­bre, al dar a en­ten­der a tra­vés de su abo­ga­da de­fen­so­ra qué des­tino po­dían te­ner los bol­sos que lle­vó al con­ven­to. Al­guien de­be­ría to­mar no­ta de ese men­sa­je pú­bli­co.

Tam­bién con­ven­dría es­tar aten­tos a si los em­pre­sa­rios arre­pen­ti­dos, los de aho­ra y los del pró­xi­mo turno de in­da­ga­to­rias (por­que ha­brá más), se ani­man a con­fe­sar to­dos los des­ti­na­ta­rios de sus apor­tes. La bo­la de nie­ve pue­de con­ver­tir­se en fue­go.

JA­VIER CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.