Las ru­ti­nas cir­cu­la­res

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - DA­NIEL GUE­BEL

A ve­ces me pre­gun­to por qué no me gus­ta ni me in­tere­sa el ar­te con­cep­tual, por qué me im­por­tan me­nos que na­da los re­jun­tes de uri­na­rios con pa­ra­guas y la ex­hi­bi­ción de ti­bu­ro­nes en ca­jas de vi­drio re­lle­nas de for­mal­dehí­do.

La pri­me­ra res­pues­ta es que lo en­cuen­tro ca­ren­te del efec­to trans­for­ma­dor que pro­du­ce una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca a la vez in­te­lec­tual y sen­si­ble. El ar­te con­cep­tual, me di­go en­ton­ces, pue­de re­su­mir­se en una enun­cia­ción ver­bal o es­cri­ta, la men­ción de su idea vuel­ve su­per­flua la cua­li­dad de la ma­te­ria.

La am­bi­güe­dad, lo in­de­ci­ble que es pro­pio de las obras es­ti­mu­lan­tes, se ve su­pri­mi­da a fa­vor de un so­lo re­sul­ta­do, que es la com­pren­sión, por par­te del es­pec­ta­dor, de la in­ten­ción del au­tor, pro­du­cien­do, en el fon­do, el si­mu­la­cro snob de la acep­ta­ción mo­der­na (que igua­la al es­pec­ta­dor con el ar­tis­ta) o el des­pre­cio por la pie­za con­cep­tual, y que le per­mi­te al es­pec­ta­dor creer, ya sea cier­to o fal­so, que tie­ne un “gus­to dis­tin­to” de lo ex­pues­to.

Por lo tan­to –me di­go–, es­te es­ti­lo o ten­den­cia o prác­ti­ca es un jue­go frí­vo­lo, un fue­go fa­tuo.

El ar­te –me di­go– pue­de in­clu­so ser in­hu­mano, en tan­to su for­ma no es ne­ce­sa­ria­men­te so­li­da­ria con las for­mas fí­si­cas de nues­tra es­pe­cie, pe­ro su des­tino se jue­ga en el des­tino de lo hu­mano pues­to en jue­go. (Por eso, en tér­mi­nos no­ve­les­cos, lo que nos atra­pa en la lec­tu­ra es el des­tino del per­so­na­je, el ar­co de su vi­da fic­ti­cia). Me di­go es­to, des­pués me di­go tam­bién que na­da sé de ar­tes plás­ti­cas, y me que­do tran­qui­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.