Fe­li­pe y Ma­cron: re­lax en tiem­pos de cri­sis

El pre­si­den­te fran­cés ba­jó su po­pu­la­ri­dad por el accionar pú­bli­co de su cus­to­dio per­so­nal. Mien­tras que el rey es­pa­ñol tie­ne a su cu­ña­do pre­so y en­fren­ta ru­mo­res de se­pa­ra­ción.

Perfil (Sabado) - - PROTAGONISTAS - AGEN­CIAS

Dos per­so­na­jes de al­ta ex­po­si­ción en sus res­pec­ti­vos paí­ses eu­ro­peos com­par­ten en es­pa­cios di­fe­ren­tes unas va­ca­cio­nes es­pe­cia­les. Por un la­do y en Pal­ma de Ma­llor­ca, el rey es­pa­ñol Fe­li­pe; por el otro, en Bor­mes-les-Mi­mo­sas (al sur de Fran­cia), Em­ma­nuel Ma­cron. Uno en el Ma­ri­vent, la re­si­den­cia de la Co­ro­na es­pa­ño­la; el otro, en Fort de Bre­gan­con, la ca­sa ve­ra­nie­ga de los pre­si­den­tes ga­los.

Co­mo to­dos los ve­ra­nos –eu­ro­peos por cier­to– no son so­lo Ibi­za ni Mar­be­lla los fo­cos de aten­ción de los me­dios es­pa­ño­les, Pal­ma de Ma­llor­ca com­ple­ta ese trián­gu­lo por la pre­sen­cia de, en otra épo­ca, to­da la fa­mi­lia real ibé­ri­ca. Pe­ro por aho­ra eso que­dó en el pa­sa­do. Hoy ese pa­la­cio de ve­rano aco­ge a tan so­lo cua­tro miem­bros, Fe­li­pe, Le­ti­zia y sus dos hi­jas. El rey emé­ri­to y su es­po­sa So­fía no for­man par­te de la fo­to ofi­cial.

Es­cán­da­los fa­mi­lia­res. Los ac­tua­les re­yes atra­vie­san en es­te 2018 tiem­pos com­pli­ca­do. Pri­me­ro, el bro­che del ca­so Noos que ter­mi­nó con Iñaki Ir­dun­ga­rin, el ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na, pre­so des­de el 18 de ju­nio úl­ti­mo en una cár­cel cer­ca de Ma­drid. Es­ta si­tua­ción no so­lo afec­tó la imagen de la Co­ro­na, sino que ex­clu­yó de fo­tos y ac­ti­vi­da­des ofi­cia­les a la her­ma­na de Fe­li­pe y se bo­rró a su ma- ri­do de la pá­gi­na ofi­cial de la Ca­sa Real.

Pe­ro ese no es el úni­co pun­to que si­gue la pren­sa es­pa­ño­la. El otro es la ten­sa re­la­ción que pa­re­ce atra­ve­sar Le­ti­zia con sus sue­gros y cu­yo pun­to má­xi­mo –al me­nos en pú­bli- co– se dio en abril pa­sa­do a la sa­li­da de la mi­sa de Pas­cua, cuan­do se in­ter­pu­so pa­ra se­pa­rar a su sue­gra de sus nie­tas. Ese he­cho po­ten­ció el ru­mor de una po­si­ble se­pa­ra­ción de los re­yes, in­clu­so alen­ta­da por el pa­dre de Fe­li­pe, cu­yo ros­tro y reac­ción an­te el he­cho men­cio­na­do que­dó re­gis­tra­do en fo­tos y vi­deos.

Ca­so Be­na­lla. Lo de Em­ma­nuel Ma­cron no in­vo­lu­cra a nin­gún pa­rien­te di­rec­to ni a la nu­me­ro­sa fa­mi­lia de su mu- jer. Sino a quien hoy ya es su ex guar­daes­pal­das per­so­nal, Ale­xan­dre Be­na­lla. Es­te jo­ven fue re­co­no­ci­do a tra­vés de un video por una pe­rio­dis­ta de Le Mon­de co­mo quien gol­peó vio­len­ta­men­te a un hom­bre du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta por el 1° de Ma­yo en Pa­rís. Pe­ro lo gra­ve fue que lle­va­ba un cas­co y un distintivo de po­li­cía en el bra­zo, a pe­sar de que no es­ta­ba par­ti­ci­pan­do del ope­ra­ti­vo po­li­cial. An­tes de que es­te in­ci­den­te se hi­cie­se pú­bli­co, Be­na­lla ha­bía si­do san­cio­na­do con una sus­pen­sión de 15 días y una reasig­na­ción.

El ca­so Be­na­lla ge­ne­ró una de las peo­res cri­sis a las que se en­fren­ta Ma­cron des­de su asun­ción en ma­yo de 2017 con la opo­si­ción acu­san­do al go­bierno de en­cu­bri­mien­to. Por eso, Edouard Phi­lip­pe, pri­mer ministro de Ma­cron, ex­pli­có que “la con­duc­ta in­di­vi­dual de es­te em­plea­do no bas­ta pa­ra ge­ne­rar una cri­sis del Es­ta­do”. De he­cho, se reac­cio­nó con ra­pi­dez y se san­cio­nó a Be­na­lla al co­no­cer­se las acu­sa­cio­nes. El aho­ra ex agen­te seguridad di­jo tam­bién que ac­cio­nó ese día por­que “la gen­te es­ta­ba ti­ran­do co­sas con com­ple­ta im­pu­ni­dad y yo, co­mo es mi na­tu­ra­le­za, me in­vo­lu­cré de­ma­sia­do”.

Ma­cron echó a su cus­to­dio pre­sio­na­do por la pren­sa y la opo­si­ción

Imagen en ba­ja. Se­gún dos en­cues­tas pu­bli­ca­das por Le Fi­ga­ro, el Ca­so Be­na­lla afec­tó el ni­vel de po­pu­la­ri­dad de Ma­cron, cu­ya imagen re­gis­tró la ma­yor caída des­de su asun­ción en ma­yo de 2017: tie­ne 32 y 39% de bue­na imagen. Igual­men­te aún su­pera los ni­ve­les que tu­vie­ron en sus res­pec­ti­vos peo­res mo­men­tos sus pre­de­ce­so­res: Sar­kozy, un 38%, y Ho­llan­de, el más ja­quea­do con un 27%.

FO­TOS: AFP

Fe­li­pe con su fa­mi­lia en Ma­llor­ca sa­lu­da a los tu­ris­tas que es­pe­ran en el puer­to. Ma­cron y su mu­jer, fo­tos ofi­cia­les a su lle­ga­da a la re­si­den­cia de ve­rano.

En va­ca­cio­nes, Fe­li­pe recibe a Pe­dro Sán­chez; Ma­cron a The­re­sa May. En el puer­to de Ma­llor­ca, el rey con una fan; el fran­cés con tu­ris­tas en su pri­mer día en la Cos­ta Azul. En abril, el des­plan­te de Le­ti­zia a su sue­gra. Y Ma­cron con Be­na­lla, el seguridad que des­pi­dió.

RODEADOS.

CEDOC PER­FIL

AGEN­DAS PA­RA­LE­LAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.