La mar­ca de la bes­tia

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES -

Mi ma­ri­do gus­ta del gé­ne­ro ma­ra­vi­llo­so (con pre­pon­de­ran­cia de he­chi­zos y cria­tu­ras sub­na­tu­ra­les), que yo más bien de­tes­to. Ul­ti­ma­men­te se ha de­di­ca­do, des­pués de que me duer­mo, a las re­ma­kes de se­ries co­mo Sa­bri­na o Char­med. Una ma­ña­na, du­ran­te el desa­yuno, desa­rro­lló sus teo­rías: Sa­bri­na es mu­cho más os­cu­ra que su pre­de­ce­so­ra. La nue­va Char­med es tan es­tú­pi­da co­mo la ori­gi­nal, pe­ro los per­so­na­jes son la­ti­nos y ne­gros. Agre­gó: de­be­rían ha­cer Buffy, la ca­za­vam­pi­ros, que era más ex­pe­ri­men­tal. La fra­se me des­per­tó del to­do. Sí, le di­je, des­pués de las pe­lí­cu­las de War­hol, vie­ne Buffy.

Nos en­re­da­mos en una dis­cu­sión so­bre el sen­ti­do del pre­di­ca­do “ex­pe­ri­men­tal”. Ex­pe­ri­men­tal, en sus par­tes y en el to­do, le di­go, es la mues­tra de Ja­coby en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ro­sa­rio, que vi­mos jun­tos ha­ce unas se­ma­nas. La mues­tra mis­ma es un ex­pe­ri­men­to que in­clu­ye ex­pe­ri­men­tos vi­vos, cu­yo re­sul­ta­do to­da­vía des­co­no­ce­mos, en to­dos y ca­da uno de los pi­sos que in­clu­ye.

El Ma­cro fun­cio­na en unos an­ti­guos si­los y sus sa­las se or­de­nan en sie­te pi­sos que, por lo ge­ne­ral, se mi­ran de arri­ba ha­cia aba­jo, co­mo an­tes en el Gug­gen­heim de Frank Lloyd Wright. Las “ca­pas” que for­man el ho­jal­dre de Trai­do­res los días que hu­ye­ron se lla­man Clá­si­co, Ci­né­ti­co, Poe­ta, Mu­si­cal, Con­cep­tual, Clown y Dark. La mues­tra es muy di­fe­ren­te de El de­seo

na­ce del de­rrum­be (Rei­na So­fía, 2011), aun­que al­gu­nas pie­zas se re­pi­tan. De he­cho, el re­co­rri­do del Ma­cro-si­lo pue­de que­rer de­cir: he aquí unas se­mi­llas ra­ras, que tal vez pue­dan plan­tar­se pa­ra ver qué sa­le. En el ca­so del Ja­coby Mu­si­cal es evi­den­te: Ro­ber­to, allí, can­ta sus can­cio­nes mar­cia­nas (que, di­cen, pron­to se to­pa­rán con el dis­co).

No es tan­to, co­mo se ha di­cho (la crí­ti­ca tien­de a re­pe­tir los ges­tos dis­traí­dos y las pa­la­bras cir­cuns­tan­cia­les de los ar­tis­tas, sin pen­sar de­ma­sia­do en ellas), que se tra­te de un “la­do B” o de una mues­tra de des­car­tes.

Se tra­ta, por el con­tra­rio, de una mues­tra que sub­ra­ya car­te­sia­na­men­te el ho­ri­zon­te ne­ce­sa­rio pa­ra com­pren­der las in­ter­ven­cio­nes de Ja­coby. Por­que es­ta­mos acos­tum­bra- dos a pen­sar a Ja­coby en re­la­ción con Cha­cra (1999), Pro­yec­to

Ve­nus (2000-2006) o la Bri­ga­da Ar­gen­ti­na por Dil­ma (2010) que la Bienal de San Pa­blo cen­su­ró, pe­ro no es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a pen­sar­lo en re­la­ción con to­do aque­llo de lo que tu­vo que des­po­jar­se pa­ra lle­gar a ha­cer lo que hi­zo, lo que ha­ce y lo que ha­rá.

Lo “clá­si­co” de Ja­coby, cons­ti­tui­do por un con­jun­to de ejer­ci­cios pic­tó­ri­cos de por sí im­pre­sio­nan­tes y una es­cul­tu­ra du­cham­pia­na ( ob­jet trou­vé in­ter­ve­ni­do), po­drían ha­ber lle­va­do a Ja­coby en una di­rec­ción (anun­cia­da par­ti­cu­lar­men­te por uno de los cua­dros ex­pues­tos so­bre una sun­tuo­sa pa­red co­lor bo­rra­vino). Pe­ro en el mis­mo es­pa­cio es­tá Ver­nis­sa­ge, he­cha con Ale­jan­dro Ros: una me­sa de co­pas va­cías (o bien: dis­pues­tas pa­ra ser lle­na­das) aba­ti­das por unas con­ver­sa­cio­nes en off en por­tu­gués (so­bre fút­bol, el ser­vi­cio do­més­ti­co, la me­dio­cri­dad y po­ca ori­gi­na­li­dad de la mues­tra), el so­ni­do de unos cuen­cos ti­be­ta­nos y un aten­ta­do te­rro­ris­ta con un gran rui­do de fra­ca­so y me­tra­lle­tas tro­nan­do.

En ca­da ca­pa de ho­jal­dre (en ca­da pi­so) pue­de no­tar­se esa aper­tu­ra por un la­do ha­cia el ar­te he­cho en co­la­bo­ra­ción (lo que ya no di­ce de­ma­sia­do) y, por el otro, ha­cia un con­cep­to que deses­truc­tu­ra las lí­neas de lec­tu­ra he­ge­mó­ni­cas del pi­so.

Pe­ro ade­más es­ta no es una mues­tra de lo que que­dó fue­ra de El de­seo... sino par­te de su fun­da­men­ta­ción: las van­guar­dias de fi­na­les de los 50 y los años 60, los efec­tos del fin del ar­te (“El ar­te ha muer­to. Viva la jo­da”), la di­se­mi­na­ción de las ar­tes en cual­quier par­te y en cual­quier so­por­te.

Mi ma­ri­do de­plo­ró que la mues­tra, ma­yor­men­te do­mi­na­da por la ale­gría de las apues­tas ex­ce­si­vas y los pa­sos de vi­da, ter­mi­na­ra con los vi­deos de Dark, an­gus­tian­tes y de­pre­si­vos.

Pe­ro ese fi­nal sir­ve pa­ra com­pren­der el pre­sen­te de te­rror en el que vi­vi­mos y su re­la­ción con las ar­tes (el sin­gu­lar es ya un po­co pre­sun­tuo­so). Ja­coby di­ce que las co­pas de Ver­nis­sa­ge son 300 (en San Pa­blo fue­ron 600). Yo en­ten­dí que eran 666, la mar­ca de la bes­tia: eso es un ar­tis­ta, eso se­ña­lan los ex­pe­ri­men­tos ja­co­bi­nos.

DA­NIEL LINK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.