“¿Pró­xi­mos uni­cor­nios? Sa­te­llo­gic y Bio­ce­res”

En su li­bro Ar­gen­ti­na in­no­va­do­ra in­da­gan so­bre historias de em­pren­de­do­res lo­ca­les y el con­tex­to en el cual pu­die­ron sur­gir. “La mi­tad de los en­tre­vis­ta­dos tu­vie­ron educación pú­bli­ca. No son ge­nios ni una eli­te so­cial, pe­ro apro­ve­cha­ron al má­xi­mo las oport

Pymes - - ENTREVISTA - por Lau­ra An­daha­zi Kasn­ya fo­to: Ariel Grin­berg

Sil­via Naish­tat, periodista es­pe­cia­li­za­da en economía y ne­go­cios, co­no­ce co­mo po­cos el mun­di­llo de las em­pre­sas ar­gen­ti­nas, sus mo­vi­mien­tos, va­lo­res y tam­bién sus gri­ses. María Eu­ge­nia Es­te­nsso­ro, ex dipu­tada por­te­ña y se­na­do­ra nacional, tam­bién tie­ne raí­ces pe­rio­dís­ti­cas: fue editora de la sec­ción Economía de la re­vis­ta No­ti­cias y edi­tó la re­vis­ta Mu­je­res y Com­pa­ñía. Ade­más, es fun­da­do­ra del ca­pí­tu­lo ar­gen­tino de En­dea­vor, la ONG que se de­di­ca a fo­men­tar la ta­rea em­pren­de­do­ra.

La ex­pe­rien­cia de una y otra más el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción que rea­li­za­ron en con­jun­to dio co­mo re­sul­ta­do el li­bro Ar­gen­ti­na in­no­va­do­ra (Edi­to­rial Sud­ame­ri­ca­na), don­de re­cons­tru­yen la his­to­ria de aque­llos em­pren­de­do­res, cien­tí­fi­cos y ar­tis­tas que, ase­gu­ran, es­tán sen­tan­do las ba­ses ne­ce­sa­rias pa­ra en­trar a la economía del co­no­ci­mien­to.

Cua­tro de los de­no­mi­na­dos “uni­cor­nios” la­ti­noa­me­ri­ca­nos (em­pre­sas con una va­lua­ción de mer­ca­do su­pe­rior a los 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res) son de ori­gen lo­cal: Mer­ca­do Libre, Glo­bant, OLX y Des­pe­gar; ¿Se per­fi­lan nue­vos uni­cor­nios? ¿Es­tá la Ar­gen­ti­na pre­pa­ra­da pa­ra ser par­te de la re­vo­lu­ción de co­no­ci­mien­to? Son al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes que Naish­tat y Es­te­nsso­ro abor­dan en su li­bro.

¿La uni­ver­si­dad ar­gen­ti­na pre­pa­ra em­pren­de­do­res de al­to im­pac­to?

Es­te­nsso­ro: Bueno, mu­chos de los uni­cor­nios ar­gen­ti­nos es­tu­dia­ron en la ar­gen­ti­na. Alec Oxen­ford, de OLX, es­tu­dió en San Andrés; Martín Mi­go­ya, de Glo­bant, en la Uni­ver­si­dad Nacional de La Pla­ta; y En­gle­bienne, tam­bién de Glo­bant, en la de Tan­dil. Lue­go hi­cie­ron pos­gra­dos en el ex­te­rior, pe­ro sus ca­rre­ras de gra­do son lo­ca­les. Mar­cos Gal­pe­rín, de Mer­ca­do Libre, creo que es uno de los po­cos que hi­zo su for­ma­ción en Stan­ford, Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra el li­bro, hi­ci­mos co­mo una es­pe­cie de con­teo y lo que des­cu­bri­mos es que la mi­tad de los 40 em­pre­sa­rios que en­tre­vis­ta­mos hi­cie­ron su se­cun­da­rio en co­le­gios pú­bli­cos y la otra mi­tad en pri­va­dos, lo mis­mo se re­pi­te en el ni­vel uni­ver­si­ta­rio. No son ge­nios ni de una eli­te eco­nó­mi­ca so­cial: lo que hi­cie­ron fue apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des al má­xi­mo. Y tie­nen una mi­ra­da glo­bal, tra­ba­jan con esa va­ra: en­tien­den que no tie­nen por qué as­pi­rar a me­nos por es­tar en la Ar­gen­ti­na y se vin­cu­lan con los cen­tros de pro­duc­ción y de co­no­ci­mien­to del mun­do.

Naish­tat: Por su­pues­to hay un de­te­rio­ro en la educación pú­bli­ca ar­gen­ti­na, pe­ro aún ge­ne­ra gen­te con un ta­len­to im­pre­sio­nan­te. Los res­pon­sa­bles de em­pren­di­mien­tos de al­ta so­fis­ti­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, co­mo pue­de ser Bio­ce­res, son to­dos egre­sa­dos de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. En la Uni­ver­si­dad Nacional del Li­to­ral hay una doc­to­ra, Ra­quel Chan, que desa­rro­lló un gen pa­ra crear un tri­go re­sis­ten­te a las se­quías. Bio­ce­res, que se per­fi­la co­mo el pró­xi­mo uni­cor­nio, vie­ne de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. Otro ca­so es el de Emi­li­ano Kar­gie­man, un gran ma­te­má­ti­co y fí­si­co, que es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

A la vez, el úl­ti­mo Uni­cor­nio que sur­gió en el país, OLX, es de 2006.

Naish­tat: Por un la­do, ha­bía un pro­ble­ma de po­lí­ti­cas pú­bli­cas: era muy di­fí­cil sa­lir a fi­nan­ciar es­tas em­pre­sas que re­quie­ren di­ne­ro del ex­te­rior. Di­cho es­to, la afir­ma­ción tam­bién en­cie­rra su pro­pia con­tra­dic­ción por­que nues­tros uni­cor­nios sur­gie­ron en lo peor de la cri­sis del 2001, cuan­do se creía que acá ya no se iba a po­der ha­cer na­da. A pe­sar del con­tex­to lo­gra­ron esa pri­me­ra pla­ti­ta que ne­ce­si­ta­ban pa­ra po­der cre­cer e ins­ta­lar­se en el mun­do. Aho­ra es­tán sur­gien­do nue­vos uni­cor­nios. Hay dos ca­sos, qui­zás hoy no tan des­co­llan­tes, pe­ro que se­gu­ra­men­te lo se­rán, co­mo Sa­te­llo­gic y Bio­ce­res.

Es­te­nsso­ro: Una de las co­sas que se­ña­la la gen­te de Kas­zek, un fon­do de ca­pi­tal de ries­go ar­gen­tino, es que cuan­do sur­gen las pun­to­com a fi­nes de los 90, el país es­ta­ba muy abier­to al mun­do. En cam­bio, en la úl­ti­ma dé­ca­da el país se ce­rró mu­chí­si­mo; los que es­tu­dia­ban afue­ra te­nían el ce­po y no sa­bían có­mo pa­gar sus es­tu­dios. Eso ce­rró mu­cho a los jó­ve­nes que es­ta­ban em­pe­zan­do.

¿Qué as­pec­tos de­be­rían imi­tar las py­mes tra­di­cio­na­les?

Naish­tat: Los em­pren­de­do­res de al­to im­pac­to tra­ba­jan con to­do ab­so­lu­ta­men­te en blan­co, pa­ra ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal. Eso es en sí una li­mi­ta­ción pa­ra nues­tras py­mes, por las exi­gen­cias lo­ca­les.

Otro as­pec­to de los em­pren­de­do­res es que tam­bién tra­ba­jan mu­cho en red, no es­tán ais­la­dos vien­do có­mo so­bre­vi­ven sino que es­tán mu­cho en or­ga­ni­za­cio­nes co­mo En­dea­vor, don­de

com­par­ten ex­pe­rien­cias y se ayu­dan. En­tien­den que si el sec­tor se for­ta­le­ce, to­dos ga­nan. Eso es al­go que las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les no ter­mi­nan de com­pren­der, mo­ti­vo por el cual ca­da sec­tor ar­ma su cá­ma­ra. Pa­ra que las py­mes pue­dan po­ten­ciar­se, és­te es un ti­po de cul­tu­ra bien in­tere­san­te.

¿Có­mo es­ta­mos re­gio­nal­men­te?

Es­te­nsso­ro: Es­ta­mos en un pro­ce­so de ba­jar barreras, con las le­yes de Em­pren­de­do­res y de Py­mes, pe­ro mien­tras tan­to, las barreras son al­tas: por eso es asom­bro­so el ta­len­to ar­gen­tino. Chi­le tie­ne unas po­lí­ti­cas per­fec­tas, pe­ro no lo­gra te­ner la ca­li­dad de em­pren­de­do­res de acá; lo mis­mo le pa­sa a Co­lom­bia. Mien­tras es­tu­vi­mos con los ce­pos eco­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos, Bra­sil es­ta­ba em­pe­zan­do a sa­car­nos un po­co de ven­ta­ja, pe­ro con la cri­sis se que­dó atrás. En el ca­so de Mé­xi­co, un país con un mer­ca­do gi­gan­tes­co y que po­dría ser un país ideal por es­tar al la­do de Es­ta­dos Uni­dos, su cul­tu­ra tan je­rár­qui­ca va en con­tra de la osa­día que tie­ne que te­ner el em­pren­de­dor.

Sal­vo Cris Mo­re­na, to­dos los ac­to­res del li­bro son hom­bres.

Naish­tat: Es un ca­pí­tu­lo que nos que­dó pen­dien­te pa­ra un pró­xi­mo li­bro, por­que te­nía­mos la ilu­sión de que en economía del co­no­ci­mien­to las mu­je­res iban a te­ner mayor par­ti­ci­pa­ción. Pe­ro al igual que en las em­pre­sas tra­di­cio­na­les, en es­te ti­po de em­pre­sas tam­bién hay una bre­cha enor­me. Nos cos­tó mu­cho en­con­trar mu­je­res, sal­vo Cris Mo­re­na. Hay mu­je­res den­tro de or­ga­nis­mos de ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cas, co­mo Su­sa­na Gar­cía Ro­bles, en el BID, o Lin­da Rot­tem­berg, en Edea­vor, con una sen­si­bi­li­dad y una ca­be­za ex­tra­or­di­na­ria. Pe­ro no las hay en los pues­tos de co­man­do. Hay quie­nes di­cen que la bre­cha di­gi­tal con las mu­je­res em­pie­za en la in­fan­cia, cuan­do a las ni­ñas se las apar­ta de los jue­gos di­gi­ta­les y en reali­dad se las em­pie­za a apar­tar tam­bién del co­no­ci­mien­to científico; hay un pro­ble­ma cul­tu­ral. En Es­ta­dos Uni­dos es­tán vien­do el pro­ble­ma y han ar­ma­do al­go muy in­tere­san­te: pro­gra­mas es­pe­cia­les pa­ra su­mar a las ni­ñas al mun­do di­gi­tal.

40 em­pre­sa­rios de “al­to im­pac­to” fue­ron en­tre­vis­ta­dos pa­ra el li­bro. La mi­tad se edu­có en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.