“Bio­ce­res y Sa­te­llo­gic son los pró­xi­mos uni­cor­nios.”

maría eu­ge­nia eS­te­nSSo­ro y Sil­via naiSh­tat

Pymes - - CONTENTS -

En tec­no­lo­gía, siem­pre hay si­glas y pa­la­bras o ex­pre­sio­nes en in­glés. Y es­te año se su­ma­rán más. Si bien con­ti­nua­rá sien­do inevi­ta­ble ha­blar de la nu­be o cloud, la In­ter­net de las Co­sas (IoT por su si­gla en in­glés) y de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), tam­bién se in­cor­po­ra­rán al len­gua­je ca­si co­ti­diano el block­chain y las crip­to­mo­ne­das. Ade­más, en la Ar­gen­ti­na ha­brá no­ve­da­des en cuan­to a te­le­fo­nía mó­vil e In­ter­net.

Por su­pues­to, la IoT se­gui­rá co­lán­do­se en to­do: ca­da vez más ob­je­tos es­ta­rán co­nec­ta­dos a In­ter­net, pa­ra in­ter­ac­tuar ca­si na­tu­ral­men­te con los usua­rios y el en­torno. Ejem­plos son el uso de vehícu­los au­tó­no­mos no tri­pu­la­dos (los dro­nes) en agri­cul­tu­ra y mi­ne­ría, y de ro­bots en ma­nu­fac­tu­ra y lo­gís­ti­ca. Se­gún la con­sul­to­ra Gart­ner, ha­cia 2020 la tec­no­lo­gía IoT es­ta­rá en el 95% de los nue­vos pro­duc­tos. Y a prin­ci­pios de 2019 ya ha­brá smartp­ho­nes com­pa­ti­bles con IoT.

La IA tam­bién es­ta­rá pre­sen­te en ca­da vez más la­bo­res. Una de las más ha­bi­tua­les son los asis­ten­tes vir­tua­les uti­li­za­dos en ca­na­les de aten­ción a clien­tes. Se­gún el in­for­me Con­su­me­rLab 2017, rea­li­za­do por Erics­son, más de la mi­tad de los con­sul­ta­dos es­pe­ra que las in­ter­ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas re­que­ri­das pa­ra con­su­mir un pro­duc­to o ser­vi­cio sean con­tro­la­das por la voz, la en­to­na­ción, la ex­pre­sión fa­cial y el len­gua­je cor­po­ral. De acuer­do con Gart­ner, las em­pre­sas que re­di­se­ñen sus pá­gi­nas web pa­ra bús­que­da por voz y por ima­gen in­cre­men­ta­rán en 30% los in­gre­sos por e-com­mer­ce.

¿Y el block­chain? Se­gu­ra­men­te, la ma­yo­ría de las per­so­nas no sa­ben qué sig­ni­fi­ca es­ta pa­la­bra o la re­la­cio­na con la crip­to­mo­ne­da bit­coin. Si bien el block­chain es la base de las crip­to­mo­ne­das –esos va­lo­res di­gi­ta­les usa­dos co­mo me­dios de in­ter­cam­bio y que uti­li­zan la crip­to­gra­fía pa­ra ase­gu­rar las transac­cio­nes–, es bas­tan­te más que eso.

John En­ga­tes, di­rec­tor evan­ge­li­za­dor de Racks­pa­ce, em­pre­sa que ofre­ce ser­vi­cios ges­tio­na­dos de nu­be, ex­pli­ca: “Es una ma­ne­ra mu­cho más am­plia de es­truc­tu­rar, al­ma­ce­nar y ase­gu­rar da­tos. Un block­chain con­sis­te en blo­ques con­ca­te­na­dos de da­tos o transac­cio­nes

a tra­vés de una red de compu­tado­ras sin au­to­ri­dad cen­tral. En­ton­ces, si se uti­li­za co­mo ‘li­bro con­ta­ble distribuido’, per­mi­te com­par­tir­lo a tra­vés de nu­bes y/o em­pre­sas, sin dar­le po­der de al­te­ra­ción a na­die. La im­pli­can­cia de es­to es po­de­ro­sa, por­que la in­for­ma­ción so­bre la pro­ce­den­cia de bie­nes, la iden­ti­dad, las cre­den­cia­les y los de­re­chos di­gi­ta­les pue­den al­ma­ce­nar­se y com­par­tir­se de ma­ne­ra se­gu­ra”.

Se­gún Gart­ner, el block­chain es­tá evo­lu­cio­nan­do des­de una in­fra­es­truc­tu­ra de mo­ne­da di­gi­tal, ha­cia una pla­ta­for­ma pa­ra trans­for­ma­ción di­gi­tal, por­que es una al­ter­na­ti­va a los me­ca­nis­mos cen­tra­li­za­dos de transac­ción y man­te­ni­mien­to de re­gis­tros. La con­sul­to­ra ase­gu­ra que tie­ne mu­chas apli­ca­cio­nes po­ten­cia­les en sa­lud, ma­nu­fac­tu­ra, ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad, re­gis­tro de tí­tu­los y ca­de­na de su­mi­nis­tro.

LA NU­BE 2018

En ge­ne­ral, to­das las py­mes ya tie­nen al­gún víncu­lo con la nu­be. Pue­de ser al­go tan sim­ple co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co, o al­go tan com­ple­jo co­mo una apli­ca­ción crí­ti­ca del ne­go­cio. Pe­ro pa­ra la con­sul­to­ra IDC sur­gi­rán ca­da vez con más fuer­za las lla­ma­das “nu­bes co­la­bo­ra­ti­vas de in­dus­tria”. Con­cre­ta­men­te, son nu­bes es­pe­cí­fi­cas pa­ra un mer­ca­do ver­ti­cal. “Ca­da in­dus­tria tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas, exi­ge cier­tas ca­pa­ci­da­des y de­be cum­plir dis­tin­tas re­gu­la­cio­nes. Es­to, ini­cial­men­te, se bus­có en múl­ti­ples pla­ta­for­mas de nu­be, pe­ro aho­ra es­ta­rán dis­po­ni­bles las nu­bes he­chas a la me­di­da de una in­dus­tria en par­ti­cu­lar, que ten­drán ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de ese seg­men­to de mer­ca­do, ta­les co­mo re­gu­la­cio­nes y exi­gen­cias de cer­ti­fi­ca­ción”, ex­pli­ca Ál­va­ro Roa, VP y di­rec­tor ge­ne­ral de Racks­pa­ce La­ti­noa­mé­ri­ca.

Es pro­ba­ble que es­tas nu­bes es­pe­cí­fi­cas sur­jan más pron­ta­men­te pa­ra los sec­to­res de sa­lud, fi­nan­zas, ener­gía, bio­tec­no­lo­gía y co­mer­cio mi­no­ris­ta. Tam­bién ha­brá nu­bes pa­ra aso­cia­cio­nes o gru­pos in­dus­tria­les que ne­ce­si­tan com­par­tir in­for­ma­ción. Un ejem­plo es Sa­bre, pa­ra la in­dus­tria aé­rea.

En la Ar­gen­ti­na, se es­pe­ra que los pro­vee­do­res de nu­be su­men ser­vi­cios a su ofer­ta.

Die­go Ga­let­ti, Chief Exe­cu­ti­ve Of­fi­cer de

Clouds­pa­ce, part­ner lo­cal de Racks­pa­ce, cuen­ta que es­to su­ce­de­rá “de­bi­do a las nue­vas re­gla­men­ta­cio­nes en el sec­tor ban­ca­rio y a que mu­chas py­mes re­quie­ren asis­ten­cia pa­ra la im­ple­men­ta­ción o mi­gra­ción a la nu­be por­que tie­nen reducidos equi­pos de TI”. Su so­cio, Ju­lio Bot­to, Chief Tech­no­logy Of­fi­cer de la fir­ma, per­ci­be “mayor in­te­rés en am­bien­tes de­di­ca­dos o nu­bes pri­va­das, que per­mi­ten mo­ver sis­te­mas le­gacy (hoy alo­ja­dos en los ser­vi­do­res de la py­me) a la nu­be y ob­te­ner be­ne­fi­cios en cuan­to a al­ta dis­po­ni­bi­li­dad, co­nec­ti­vi­dad, al­ma­ce­na­mien­to, cos­to por uso y so­por­te téc­ni­co ca­li­fi­ca­do. La nu­be de­jó de ser un te­ma de fac­ti­bi­li­dad (si mi­grar o no) pa­ra trans­for­mar­se en una cues­tión de tiem­pos y pre­su­pues­tos”.

La em­pre­sa Iplan se de­di­ca a ofre­cer co­nec­ti­vi­dad y ser­vi­cios de nu­be. Her­nán Ar­ci­diá­cono, CTO del pro­vee­dor, afir­ma que en las py­mes ar­gen­ti­nas “se ob­ser­va una ten­den­cia a in­ver­tir en me­jor co­nec­ti­vi­dad y en mi­grar al mun­do cloud”. Y agre­ga que la co­nec­ti­vi­dad es un in­su­mo crí­ti­co pa­ra la ope­ra­ción dia­ria y, por eso, ya no prio­ri­zan el cos­to sino que fun­cio­ne muy bien, que sea de al­ta ve­lo­ci­dad, que el “up­ti­me” sea muy ele­va­do y que, en ca­so de fa­lla, el pro­vee­dor la so­lu­cio­ne rá­pi­da­men­te.

Ade­más, Ar­ci­diá­cono tam­bién ase­gu­ra: “Las py­mes en­ten­die­ron que mi­grar a la nu­be no só­lo es inevi­ta­ble, sino que es al­ta­men­te con­ve­nien­te. No só­lo por el cos­to en el cor­to pla­zo sino por­que es la úni­ca for­ma de in­cor­po­rar he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias”. Y coin­ci­de con Ga­let­ti en que las py­mes “re­quie­ren de un fa­ci­li­ta­dor pa­ra mi­grar a la nu­be”. Iplan tra­ba­ja en aso­cia­ción con Goo­gle, Mi­cro­soft y Ama­zon.

EL MUN­DO MÓ­VIL

Con el lan­za­mien­to de nue­vos pro­ce­sa­do­res pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, ha­brá una nue­va ge­ne­ra­ción de equi­pos. En diciembre de 2017, Qual­comm Tech­no­lo­gies anun­ció el Snap­dra­gon 845, un procesador de ocho nú­cleos pa­ra mó­vi­les que de­man­dó tres años de desa­rro­llo y se­rá usa­do en smartp­ho­nes de al­ta ga­ma. co­mo Sam­sung Ga­laxy S9, LG G7, HTC U12 y Xiao­mi Mi Mix 2, en­tre otros.

El procesador in­cor­po­ra cua­li­da­des de reali­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.