El re­to de trans­for­mar­se.

Tía Ma­ru­ca, Gua­pa­le­tas, Ras­ti, Ca­bra­les, Pe­rra­mus y Gru­po Cohen son em­pre­sas que tu­vie­ron que re­no­var­se e in­no­var. Lo con­ta­ron en un en­cuen­tro de Adi­ra y Una­je.

Pymes - - CONTENTS - Por Na­ta­lia Fo­let­ti

Tía Ma­ru­ca na­ció en 1998, por ca­sua­li­dad. Yo tra­ba­ja­ba en la em­pre­sa de mi pa­dre, que fa­bri­ca­ba ga­lle­ti­tas y la pa­sá­ba­mos real­men­te mal”, co­mien­za su re­la­to Ale­jan­dro Ri­pa­ni, pre­si­den­te y fun­da­dor de la mar­ca de ga­lle­ti­tas Tía Ma­ru­ca. Ri­pa­ni ha­bla sin vuel­tas: “Al es­tar en el área de lo­gís­ti­ca, to­dos los días veía có­mo to­dos los que ve­nían iban cam­bian­do to­do el tiem­po sus ca­mio­ne­tas. Y pen­sa­ba: ¿Qué es­tá ha­cien­do él que yo no? Si a mí se me ocu­rriía co­brar unos cen­ta­vos más el ki­lo de ga­lle­ti­tas, no po­día. De mo­do que me pu­se a in­ves­ti­gar; siem­pre fui muy cu­rio­so e in­quie­to”.

Ri­pa­ni ya ha­bía te­ni­do un par de in­ten­tos pre­vios: “Ha­bía pro­ba­do con una fá­bri­ca de ta­pas de em­pa­na­das. Tam­bién fui con los nie­tos de Do­ña Pe­tro­na, pe­ro no pu­di­mos ce­rrar el con­tra­to. Es­ta­ba real­men­te preo­cu­pa­do, tal co­mo le di­je a mi di­se­ña­dor, quien me in­vi­tó a co­mer a la ca­sa de su tía, que se lla­ma­ba Ma­ru­ca: nos pa­re­ció un buen nom­bre, aun­que no era Pe­tro­na”, agre­ga.

En ese mo­men­to, di­ce, la fá­bri­ca de su pa­dre es­ta­ba pa­san­do por un mal mo­men­to por­que la in­dus­tria es­ta­ba mu­tan­do. De ven­der ga­lle­ti­tas en la­tas, pa­sa­ban a ven­der­se frac­cio­na­das en pa­que­tes. “Aga­rré las bol­si­tas que te­nía de Tía Ma­ru­ca y se las pre­sen­té a mi fa­mi­lia con las ga­lle­ti­tas. Em­pe­cé a frac­cio­nar a mano y, de ahí en más, fue un éxi­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.