Ho­me­na­je a un cuer­po en ac­ción

Una mues­tra en Rolf Art reúne al­gu­nas de las más cé­le­bres per­for­man­ces de una ar­tis­ta que fue cla­ve en la es­ce­na lo­cal du­ran­te los años 80 y 90, re­gis­tra­das por fo­tó­gra­fos con quie­nes la unía una in­ten­sa amis­tad.

Revista Ñ - - ARTE - MA­RIA CA­RO­LI­NA BAULO

La nue­va se­de de la ga­le­ría Rolf Art, en la ba­rran­ca de la ca­lle Es­me­ral­da, abrió hace días con una mues­tra que reúne, con cu­ra­du­ría de Adriana Lau­ría, re­gis­tros fo­to­grá­fi­cos de per­for­man­ces rea­li­za­das por Li­lia­na Ma­res­ca en las dé­ca­das del ochen­ta y del no­ven­ta, cap­ta­dos por fo­tó­gra­fos uni­dos a la ar­tis­ta por una amis­tad –más o me­nos es­tre­cha se­gún ca­da quién–. Es de­cir que las fotos de la mues­tra so­bre la obra de Ma­res­ca fue­ron to­ma­das por otros ar­tis­tas –Mar­cos Ló­pez, Adriana Mi­ran­da, San­tia­go Por­ter, Fa­cun­do de Zu­vi­ría, Res, Lud­mi­la y Adrián Ro­cha No­voa– y sin­te­ti­zan la im­por­tan­cia de la fo­to­gra­fía co­mo re­gis­tro es­té­ti­co y do­cu­men­tal con la im­por­tan­cia del con­te­ni­do de la ima­gen.

Ma­res­ca se sir­vió de la fo­to­per­for­man­ce para ex­pe­ri­men­tar, po­nién­do­se ella mis­ma en pri­mer plano. Las fo­to­gra­fías to­ma­das por sus co­le­gas y ami­gos evi­den­cian, en mu­chos ca­sos, el víncu­lo que es­ta­ble­cía Li­lia­na en­tre las dis­tin­tas dis­ci­pli­nas de las ar­tes: es­cul­tu­ra, pin­tu­ra, ob­je­tos, ins­ta­la­cio­nes, video, per­for­man­ce. Las imá­ge­nes de su cuer­po des­nu­do con­vo­can por su be­lle­za e in­ti­mi­dan por la vio­len­cia del con­tras­te con­cep­tual que de ellas emer­ge: los cuer­pos fe­me­ni­nos que re­cla­man res­pe­to y pro­tec­ción an­te el abu­so y el mal­tra­to. Di­ce la cu­ra­do­ra: “La ac­ti­tud de­li­be­ra­da de ofre­cer­se co­mo ob­je­to de de­seo, apro­pián­do­se de las con­ven­cio­nes de la vi­sión va­ro­nil, tie­nen el efec­to de des­en­mas­ca­rar­las, pe­ro sin adop­tar para ello el tono que­jum­bro­so de cier­tas reivin­di­ca­cio­nes.”

Otras se­ries de la mues­tra –ti­tu­la­da Li­lia­na Ma­res­ca: fo­to­per­for­man­ces, re­gis­tros y ho­me­na­jes– mues­tran a la ar­tis­ta en­car­nan­do per­so­na­jes ur­ba­nos en si­tua­cio­nes don­de pre­va­le­cen la hi­po­cre­sía y el do­ble dis­cur­so. Asu­mien­do dis­tin­tas per­so­na­li­da­des, la ar­tis­ta cues­tio­na por ejem­plo a las ins­ti­tu­cio­nes del ar­te, lu­cien­do una más­ca­ra –alu­sión a quien mues­tra una ca­ra y ocul­ta otra– y ha­cién­do­se fo­to­gra­fiar en las es­ca­li­na­tas del Mu­seo de Be­llas Ar­tes. O bien, cual tu­ris­ta que re­co­rre Bue­nos Ai­res, po­sa fren­te a la Ca­sa Ro­sa­da co­mo si fue­se un lu­gar ca­sual y no un edi­fi­cio in­quie­tan­te para una so­cie­dad que había re­cu­pe­ra­do la de­mo­cra­cia po­cos me­ses atrás.

Los me­dios grá­fi­cos también le sir­vie­ron para po­ner en cri­sis el con­cep­to de obra de ar­te co­mo pie­za úni­ca, po­si­bi­li­tan­do la mul­ti­pli­ca­ción de su ima­gen a mo­do de afi­che, acer­cán­do­se así al cam­po de la co­mu­ni­ca­ción ma­si­va. Men­ción apar­te me­re­cen las fo­to­gra­fías to­ma­das por Mar­cos Ló­pez en las que Ma­res­ca apa­re­ce re­cos­ta­da –seductora y ele­gan­te, mi­ran­do de fren­te al es­pec­ta­dor– so­bre un gru­po de gi­gan­to­gra­fías con los ros­tros de per­so­na­jes de la his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te de la Ar­gen­ti­na y el mun­do. Su cuer­po des­po­ja­do se re­cor­ta co­mo un sím­bo­lo de aque­llo que pri­me­ro se ocu­pa de eli­mi­nar el po­der: el cuer­po hu­mano.

No en vano las imá­ge­nes de es­te tra­ba­jo, “Ima­gen pú­bli­ca - Al­tas es­fe­ras”, de­ri­va­rán pos­te­rior­men­te en una ins­ta­la­ción en la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca, a los pies del Río de la Pla­ta, lu­gar em­ble­má­ti­co que se ha tra­ga­do –li­te­ral­men­te– la pre­sen­cia fí­si­ca de par­te de una ge­ne­ra­ción.

La fo­to­gra­fía pa­re­cie­ra ce­der­le el pro­ta­go­nis­mo al con­te­ni­do de la ima­gen, ope­ran­do co­mo un vehícu­lo si­len­cio­so, des­ta­can­do la fi­gu­ra de Ma­res­ca y las ac­cio­nes que desa­rro­lló co­mo ar­tis­ta. Sin em­bar­go, es una me­ra apa­rien­cia por­que es gra­cias a la fo­to­gra­fía, co­mo con­di­ción de po­si­bi­li­dad, que la fi­gu­ra de Ma­res­ca y su obra que­dan re­gis­tra­das en un tra­ba­jo con­jun­to en­tre ar­tis­tas cu­yas mi­ra­das vi­bran en sin­to­nías afi­nes. Ca­si trein­ta años des­pués, cual­quier per­so­na cer­ca­na al ar­te con­tem­po­rá­neo, pue­de apro­xi­mar una de­fi­ni­ción so­bre lo que es una fo­to­per­for­man­ce o en­ten­der a qué nos re­fe­ri­mos

cuan­do de­ci­mos que la fo­to­gra­fía pue­de ac­tuar co­mo re­gis­tro de una ac­ción que por su pro­pia na­tu­ra­le­za efí­me­ra –co­mo una per­for­man­ce– es­tá des­ti­na­da a des­va­ne­cer­se ni bien ter­mi­na de eje­cu­tar­se; pe­ro no en­ton­ces. La fo­to­gra­fía au­xi­lia y com­ple­men­ta la ac­ción, fi­jan­do en el tiempo un momento, trans­for­mán­do­lo en al­go digno de con­ser­var.

El his­to­ria­dor del ar­te Geor­ges Di­diHu­ber­mann di­ce que las imá­ge­nes son un es­pa­cio de lu­cha. Por en­de el uso que se hace de ellas im­pli­ca una to­ma po­si­ción, un ac­to que en­cie­rra en sí mis­mo el ADN de una for­ma de pen­sar. El ar­te pue­de no re­fe­rir a te­mas po­lí­ti­cos pe­ro es un ac­to po­lí­ti­co en sí y las imá­ge­nes son por­ta­do­ras de su car­ga y ca­re­cen de inocen­cia al­gu­na. Li­lia­na Ma­res­ca ha­bla­ba a tra­vés de sus ac­cio­nes do­cu­men­ta­das en pie­zas ar­tís­ti­cas que de­ja­ron tes­ti­mo­nio de un com­pro­mi­so don­de to­do pa­sa­ba por el cuer­po co­mo te­rri­to­rio ex­pe­ri­men­tal. Y así co­mo su vi­da y su ar­te fue­ron in­ven­tan­do un len­gua­je que aún hoy con­ti­núa go­zan­do de una irre­ve­ren­cia con cau­sa, también su tem­pra­na muer­te a cau­sa del si­da la con­vir­tió en una pio­ne­ra que su­po po­ner­le el cuer­po a lo des­co­no­ci­do.

Ima­gen pú­bli­ca - Al­tas es­fe­ras. Fo­to­per­for­man­ce, Cos­ta­ne­ra Sur, 1993. Fotos de Lud­mi­la, 8 x 11,5 cm.

Re­tra­to de Li­lia­na Ma­res­ca, 1991, por San­tia­go Por­ter. Im­pre­sión so­bre pa­pel de al­go­dón, 21 x 15 cm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.