LA TE­RA­PIA DEL RE­BO­TE

Por me­dio de di­fe­ren­tes pro­gra­mas, que van des­de sim­ples sal­tos has­ta co­reo­gra­fías, con es­tas bo­tas se con­si­gue el mo­vi­mien­to de to­dos los múscu­los de for­ma di­ná­mi­ca y con una fan­tás­ti­ca sen­sa­ción da­da por el re­bo­te con­ti­nuo. Las ru­ti­nas son va­ria­das y ca

Semanario - - CLICKS & SELFIES -

Sal­tar es una de las pri­me­ras ex­pre­sio­nes cor­po­ra­les de la ni­ñez. Es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da con el jue­go y la di­ver­sión, pe­ro con el pa­so de los años sue­le de­jar­se de la­do.

Sin em­bar­go, sal­tar y re­bo­tar si­guen vi­gen­tes co­mo los me­jo­res mo­vi­mien­tos pa­ra gran­des y chi­cos gra­cias a Kan­goo Jumps, una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se rea­li­za con bo­tas si­mi­la­res a pa­ti­nes que, en lu­gar de rue­das, po­seen un sis­te­ma

uuuu­de elás­ti­cos.

El ejer­ci­cio de re­bo­te no só­lo lo­gra que la ru­ti­na de gim­na­sia sea di­ver­ti­da, sino que, tam­bién, pre­sen­ta mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra cui­dar la sa­lud. Ade­más, es con­si­de­ra­do uno de los en­tre­na­mien­tos car­dio­vas­cu­la­res más efi­ca­ces al per­mi­tir per­der ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías, pro­te­ger las ar­ti­cu­la­cio­nes y pre­ve­nir le­sio­nes gra­cias a que el im­pac­to se dis­mi­nu­ye en un 80 por cien­to.

CLA­VES DEL EJER­CI­CIO

En una ho­ra de en­tre­na­mien­to con los Kan­goo Jumps re­bo­tás has­ta 40.000 ve­ces y to­das las cé­lu­las de tus múscu­los se con­traen esa mis­ma can­ti­dad.

El efec­to re­bo­te no tra­ba­ja de ma­ne­ra lo­ca­li­za­da, es de­cir no só­lo ha­ce fun­cio­nar un múscu­lo del cuer­po en par­ti­cu­lar, sino que im­pac­ta en ca­da múscu­lo de ma­ne­ra ma­si­va. Es­ta es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre prac­ti­car un ejer­ci­cio co­mún y otro ba­sa­do en el re­bo­te.

Una se­sión de 30 mi­nu­tos con los Kan­goo Jumps te per­mi­ti­rá que­mar un 25% más de ca­lo­rías que cual­quier otra ac­ti­vi­dad fí­si­ca que prac­ti­ques en el mis­mo tiem­po, co­mo spin­ning, ae­ró­bi­cos y bai­lo­te­ra­pia.

Se pue­de op­tar por va­rios ni­ve­les de en­tre­na­mien­to, des­de uno in­ten­si­vo con per­so­nal trai­ner has­ta una sim­ple ca­mi­na­ta.

BIEN CAL­ZA­DOS

Las bo­tas, de ori­gen sui­zo, po­seen una pla­ta­for­ma es­ta­ble, y son re­co­men­da­das tan­to pa­ra ni­ños de 5 años co­mo pa­ra per­so­nas ma­yo­res de 80, ya que su sis­te­ma de re­bo­te ac­túa a ni­vel celular, for­ta­le­cien­do la ma­sa ósea y mus­cu­lar. Por es­te mis­mo mo­ti­vo, son idea­les pa­ra per­so­nas con os­teo­po­ro­sis y ar­tro­sis, así co­mo tam­bién pa­ra quie­nes han te­ni­do her­nias dis­ca­les u ope­ra­cio­nes de ro­di­llas y to­bi­llos. In­clu­so, es­tá re­co­men­da­do pa­ra aque­llas per­so­nas que tie­nen so­bre­pe­so.

VEN­TA­JAS

Una cla­se de 30 mi­nu­tos lo­gra que la per­so­na que­me el 25% más de ca­lo­rías y, en una cla­se de 45 mi­nu­tos, un adul­to pue­de que­mar has­ta 1.200 ca­lo­rías. El efec­to re­bo­te no tra­ba­ja de ma­ne­ra lo­ca­li­za­da, es de­cir, no só­lo ha­ce fun­cio­nar un múscu­lo del cuer­po en par­ti­cu­lar, sino que im­pac­ta en ca­da múscu­lo de ma­ne­ra ma­si­va. Es­ta es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre prac­ti­car un ejer­ci­cio co­mún y otro ba­sa­do en el re­bo­te.

Hoy, los “can­gu­ros”, co­mo se lla­man a quie­nes prac­ti­can es­te de­por­te, no só­lo eligen ha­cer­lo en los gim­na­sios, sino que tam­bién lo ha­cen al ai­re li­bre. Al mis­mo tiem­po que ejer­ci­tan pier­nas, glú­teos, bra­zos, ca­de­ra, abdominales y lum­ba­res, me­jo­ran su equi­li­brio y pos­tu­ra. La sa­lud men­tal tam­bién se ve be­ne­fi­cia­da ya que el mo­vi­mien­to per­mi­te la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, las neu­ro­hor­mo­nas del pla­cer, que ge­ne­ran la sen­sa­ción de ener­gía y vi­ta­li­dad, ac­tuan­do co­mo an­tí­do­to pa­ra la depresión, la an­gus­tia y el es­trés. Una cla­se de 30 mi­nu­tos lo­gra que la per­so­na que­me el 25% más de ca­lo­rías, y en una cla­se de 45 mi­nu­tos un adul­to pue­de que­mar has­ta 1.200 ca­lo­rías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.