Oreir as­tral

Apar­tir­deoc­tu­bre,Jú­pi­ter le­da­ráa­bun­dan­cia.Des­de no­viem­bre­ten­dráu­na ace­le­ra­ción­de­la­crea­ti­vi­dad.

Semanario - - GRANDES LECTURAS - Por Mó­ni­ca Ey­he­ra­bi­de

Es una ma­te­ria­li­za­do­ra tau­ri­na que tie­ne el as­cen­den­te en el mis­mo signo y una in­quie­ta Lu­na en Gé­mi­nis. La re­la­ción con la ma­dre, se­gu­ra­men­te es­tu­vo más li­ga­da a las pa­la­bras que al tac­to, ya que se en­fa­ti­zó la co­mu­ni­ca­ción y la in­te­li­gen­cia más que el abra­zo y las ca­ri­cias. De to­das ma­ne­ras, co­mo Na­ta­lia Orei­ro (39) tie­ne una opo­si­ción con Nep­tuno, el pla­ne­ta de la idea­li­za­ción y de los “no lí­mi­tes” (Lu­na, Jú­pi­ter opo­si­ción Nep­tuno), la re­la­ción con la ma­dre tam­bién de­be ha­ber si­do muy idea­li­za­da y en al­gún mo­men­to pro­vo­có cier­ta de­cep­ción. Al te­ner Nep­tuno en la Ca­sa 7 (el área de la pa­re­ja o las so­cie­da­des) la so­cie­dad con su her­ma­na tam­bién tu­vo las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te as­pec­to pla­ne­ta­rio. Es de­cir, por un la­do abun­dan­cia-be­ne­fi­cio, y por el otro ilu­sión-de­cep­ción. Es­to tam­bién le ha­brá ocu­rri­do con las pa­re­jas.

Jus­ta­men­te, aho­ra tie­ne un trán­si­to de Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, tam­bién por Ca­sa 7 y pron­to to­ca­rá su Nep­tuno na­tal. En no­viem­bre es po­si­ble que un sue­ño lar­ga­men­te es­pe­ra­do ter­mi­ne de cris­ta­li­zar­se, aun­que tam­bién pue­de ha­ber al­gu­na de­cep­ción con res­pec­to a una so­cie­dad.

Si tu­vie­ra que ha­cer una síntesis de su car­ta na­tal me ten­go que en­fo­car en los no­dos.

El no­do sur en Aries ha­bla de que lo que ten­dría que de­jar atrás es el ex­ce­so de én­fa­sis que le po­ne a las amis­ta­des, con pe­leas in­clui­das, pa­ra ir ha­cia el no­do nor­te, en Li­bra, que es lo que más tie­ne que desa­rro­llar en es­ta en­car­na­ción, y por cier­to que lo cum­ple, que es la ex­pre­sión de su ta­len­to crea­ti­vo que desa­rro­lla siem­pre en con­jun­to con otras per­so­nas.

A par­tir de oc­tu­bre, Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, co­men­za­rá su ca­mino por la Ca­sa 5, lo cual le pro­pi­cia­rá abun­dan­cia en to­do lo ar­tís­ti­co y en su rol ma­terno. Sin em­bar­go, en no­viem­bre Jú­pi­ter to­ca­rá su Plu­tón na­tal y es­to le trae­rá una ace­le­ra­ción de ex­pre­sión crea­ti­va: con­tra­tos, asun­tos afec­ti­vos y pro­yec­tos.

Por otro la­do, su Mer­cu­rio Na­tal en Tauro en Ca­sa 12 (área de lo ocul­to y lo in­terno), des­cri­be que sus pen­sa­mien­tos se fo­ca­li­zan en lo ma­te­rial y tie­nen una con­no­ta­ción ori­gi­nal y que se ade­lan­ta al fu­tu­ro (Mer­cu­rio opo­si­ción Urano). Por eso po­dría ase­gu­rar que es una vi­sio­na­ria que in­tu­ye ten­den­cias y se co­nec­ta con el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo. Su apren­di­za­je lo da Sa­turno en la Ca­sa 3 (área del pen­sa­mien­to, de los her­ma­nos y los es­tu­dios), el víncu­lo con su her­ma­na de­be ha­ber pa­sa­do por dis­tin­tas eta­pas, di­fí­ci­les al prin­ci­pio, pe­ro de una gran pro­fun­di­dad a tra­vés del tiem­po. Al es­tar Sa­turno en as­pec­to de cua­dra­tu­ra con Urano, es­to tam­bién re­for­za­ría su for­ma de pen­sar an­ti­con­ven­cio­nal y van­guar­dis­ta. Te­mas co­mo la eco­lo­gía, el cui­da­do del me­dio am­bien­te, la na­tu­ra­le­za y la ali­men­ta­ción tam­bién son in­tere­ses muy pre­cia­dos por es­ta be­llí­si­ma tau­ri­na. “As­tro­la­bo­ra­to­rio del GOL” es el ca­nal de You­Tu­be en el que Mó­ni­ca da la des­crip­ción as­tral de los fut­bo­lis­tas del mundo. El úni­co lu­gar en don­de se ana­li­za el fút­bol in­cor­po­ran­do la as­tro­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.