EL AU­RA DE GIAN­NI Y MIA­MI

Una mi­ra­da a la Ciudad del Sol de los años no­ven­ta, el día que el ge­nio crea­ti­vo de la eter­na me­du­sa ce­rró la úl­ti­ma pa­sa­re­la de su vi­da

VOGUE Latinoamerica - - Vogue View - Amo­re ad­dio! Ad­dio pic­co­lo amo­re! —Jo­sé For­te­za

Vis­ta des­de la ace­ra del mar, es­ta es­truc­tu­ra des­en­to­na con el en­torno de fa­cha­das Art Dé­co y las irre­den­tas tram­pas pa­ra tu­ris­tas que pu­lu­lan en su ve­cin­dad. Sin em­bar­go, gra­cias a quien la ha­bi­tó una vez, es la más cé­le­bre y bien plan­ta­da de to­das las edi­fi­ca­cio­nes en es­ta en­te­le­quia geo­grá­fi­ca que mu­chos aman odiar. Es­toy pa­ra­do fren­te al ar­que­ti­po de ex­ce­so equi­li­bra­do del Mia­mi de los años no­ven­ta; el So­be de Gian­ni Ver­sa­ce. Des­de el na­ci­mien­to de la fir­ma, y du­ran­te 19 años, el au­tén­ti­co es­ti­lo Ver­sa­ce de en­ton­ces, re­va­li­dó pa­ra quie­nes es­tu­vi­mos allí las lí­neas ar­qui­tec­tó­ni­cas del ar­te gre­co­rro­mano, les adi­cio­nó la do­sis per­fec­ta de pop ur­bano y re­don­deó ca­da tex­tu­ra, es­tam­pa­do y gol­pe cro­má­ti­co con el he­do­nis­mo de to­da una era. El fer­vor por la vi­da que irra­dió Gian­ni do­mi­nó las front rows, se adue­ñó de los es­ce­na­rios, se im­pu­so en las pan­ta­llas y tu­vo co­mo em­ba­ja­do­res a fe­ti­ches icó­ni­cos. Él vis­tió a Ma­don­na, The Sex Pis­tols, Eli­za­beth Hur­ley y a ca­da una de aque­llas anó­ni­mas as­pi­ran­tes a ce­le­bri­dad que se po­sa­ban so­bre Ocean Dri­ve, ta­tua­das con la im­per­té­rri­ta me­du­sa y amal­ga­man­do en sus bol­sos la To­ra, una Bi­blia, ca­ra­co­les de san­te­ría y la úl­ti­ma edición de Vogue. Tan­to mar­có Ver­sa­ce a Mia­mi, que ya no se mar­cha nun­ca esos mo­nu­men­tos ver­nácu­los del Me­di­te­rra­nean Re­vi­val con su tra­ba­len­guas es­ti­lís­ti­co. Allí, un día de 1997, hi­zo su úl­ti­mo sa­lu­do tras la pa­sa­re­la in­com­pa­ra­ble que fue su vi­da. No ol­vi­do aquel día en que to­dos can­ta­mos de do­lor... Jus­to al la­do de don­de ha­bía caí­do Gian­ni, Al­bi­ta sin­co­pa­ba gol­pes de son cu­bano. Ape­nas un pa­so a la iz­quier­da, Re­na­ta Scot­to se des­ga­rra­ba a pu­ro so­pra­na­zo en un re­mix inex­pli­ca­ble —O a me, sce­so al trono dall’al­to Pa­ra­di­so— , mien­tras un co­ro mul­ti­co­lor de hom­bres-hem­bras se ha­cía la­men­to:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.