¿por jsoi­veemnp? re

La ju­ven­tud y la be­lle­za se han en­la­za­do des­de tiem­pos hi­per­bó­reos, pe­ro sin des­va­ne­cer el in­gre­dien­te prin­ci­pal de su esen­cia: una sor­pre­sa ines­pe­ra­da

VOGUE Latinoamerica - - Punto de Vista - Fo­tó­gra­fo David Be­lle­me­re Rea­li­za­ción An­na Kat­sa­nis

Mu­chos re­co­no­cen que una de las pre­gun­tas que pre­va­le­ce en el tiem­po es qué sig­ni­fi­ca la be­lle­za. De dón­de vie­ne, a dón­de va, quién la po­see y cuá­les son los cri­te­rios que la con­vier­ten en al­go me­re­ce­dor de tal atri­bu­to. Mien­tras el di­fun­to fi­ló­so­fo Um­ber­to Eco es­cri­bió una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción ba­jo el tí­tu­lo His­to­ria de la be­lle­za, al­gu­nos ar­tis­tas se li­mi­ta­ron a des­cu­brir­la en unas cuan­tas pa­la­bras, po­cas han lo­gra­do per­du­rar co­mo las de Char­les Bau­de­lai­re: “Lo be­llo es siem­pre ex­tra­va­gan­te: no quie­ro de­cir que sea vo­lun­ta­ria, fría­men­te ex­tra­va­gan­te, por­que en tal ca­so se­ría un mons­truo que des­bor­da las raí­les de la vi­da. Di­go que tie­ne siem­pre un pun­to de sor­pre­sa que lo con­vier­te en al­go es­pe­cial”. Di­cha ex­tra­va­gan­cia, lle­vó a la be­lle­za a te­ner sus pro­pios mi­tos, co­mo la fuen­te de la ju­ven­tud. Sus re­la­tos se re­mon­tan a He­ro­do­to y los tiem­pos bí­bli­cos. El his­to­ria­dor griego re­la­tó a tra­vés de su His­to­ria, la cró­ni­ca de un la­go en Etio­pía ca­paz de res­ta­ble­cer la ju­ven­tud. Otro ejem­plo es el jar­dín del Edén, en el que se en­cuen­tra el Ár­bol de la Vi­da; el ma­nan­tial que lo ro­dea, es re­fe­ri­do co­mo la fuen­te de la in­mor­ta­li­dad o la ju­ven­tud. Por otro la­do, es­tá el mi­to de la du­que­sa hún­ga­ra Isabel Bát­hory, de quien se con­ta­ba que se ba­ña­ba en san­gre de don­ce­llas vír­ge­nes por­que creía que así pre­va­le­ce­ría por siem­pre jo­ven —de aquí se de­ri­vó par­te del mi­to de Drá­cu­la—. A su vez en­con­tra­mos la his­to­ria de Pon­ce de León, uno de los con­quis­ta­do­res de Amé­ri­ca, al que los na­ti­vos del Ca­ri­be le ase­gu­ra­ron que el la­go Bí­mi­ni, era ca­paz de vol­ver jó­ve­nes a los an­cia­nos. Y cla­ro, en las ar­tes te­ne­mos al Do­rian Gray de Os­car Wil­de, quien ha­ce un pac­to con el dia­blo pa­ra ol­vi­dar­se de la se­nec­tud. Co­mo ve­mos, la am­bi­ción por la eter­na be­lle­za ha aca­ri­cia­do to­dos los con­fi­nes del mun­do y, por en­de, ha su­pe­ra­do al tiem­po, pe­ro ¿qué sig­ni­fi­ca ser jo­ven

La lo­za­nía es un pre­cep­to que ha ido cam­bian­do con el pa­so de los si­glos. Sin em­bar­go, con­ser­va ese je ne sais quoi que to­dos ad­mi­ran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.