Car­ta de la Di­rec­to­ra

La Ge­ne­ra­ción Z mar­ca la pau­ta pa­ra los ne­go­cios, mien­tras que los des­ti­nos ale­gó­ri­cos son el es­ce­na­rio de la mo­da

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Julio -

Es­te año cum­plo 40 y la ver­dad ¡no lo pue­do creer! Nun­ca he si­do de esas per­so­nas que pien­sa mu­cho en su edad o se de­pri­me cuan­do cum­ple años, al con­tra­rio, ca­da año ce­le­bro y doy gra­cias que pue­do ce­le­brar un año más. Hay cier­tos cum­plea­ños que mar­ca­mos en nues­tras vi­das, cre­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co tu­ve va­rios mi­les­to­nes: a los 13 cuan­do de­jas de ser ado­les­cen­te, 15 que los ce­le­bra­mos con gran­des fies­tas en Mé­xi­co, 18 cuan­do pue­des vo­tar en Es­ta­dos Uni­dos y 21 cuan­do fi­nal­men­te pue­des to­mar. Ya des­pués son uni­ver­sa­les los años im­por­tan­tes – 25, 30, 40, 50...¡Y se­gui­mos!

Es­te mes me di cuen­ta de mi edad cuan­do en­tró la hi­ja de una ami­ga a ser una pa­san­tía en la ofi­ci­na. Me ins­pi­ra mu­cho esa Ge­ne­ra­ción Z que des­de pe­que­ños han cre­ci­do con tec­no­lo­gías más que cual­quier otra. Aun­que di­gan que no tie­nen co­no­ci­mien­to de las re­vis­tas en pa­pel, opino to­do lo con­tra­rio. Las ven co­mo una guía de es­ti­lo, ya que tie­nen mu­cha in­for­ma­ción en re­des. Tie­nen un gran po­der ad­qui­si­ti­vo, y por eso, las mar­cas los es­tán ob­ser­van­do. Es por eso que en es­ta edición, te com­par­ti­mos quie­nes son aque­llos que per­te­ne­cen a la Ge­ne­ra­tion Z y que es­tán de­jan­do su hue­lla en el mun­do del ar­te, así co­mo sus em­pren­de­do­res, co­mo lo prue­ba el ar­tícu­lo Business con Z, en don­de bri­llan los jó­ve­nes que es­tán cam­bian­do las re­glas del mun­do de los ne­go­cios.

En los úl­ti­mos dos años, he­mos vis­to una nue­va pro­pues­ta de fo­tó­gra­fas y es­ti­lis­tas nue­vas que an­tes no te­nían el lu­gar pa­ra mos­trar su tra­ba­jo. Es­to co­mien­za a ol­vi­dar­se y co­mo prue­ba te­ne­mos en es­ta edición a la es­ti­lis­ta mi­llen­nial Ale­xan­dra Carl, quien nos ayu­dó a mos­trar la ma­gia de Di­lo­ne, nues­tra mo­de­lo de por­ta­da. Ella lu­ce ro­pa ele­gan­te, pe­ro a la vez crea una co­ne­xión en­tre el mun­do del lu­jo y la au­dien­cia real, una ca­rac­te­rís­ti­ca inusual, pe­ro que le da un gran po­der a las imá­ge­nes. Es­tas son un ele­men­to vi­tal en nues­tra in­dus­tria por­que bus­can dis­tin­tas re­fe­ren­cias pa­ra crear un im­pac­to, ya sea des­de mo­vi­mien­tos co­mo el Memp­his Group a via­jes que nos trans­por­ten al pa­sa­do ita­liano o la con­tem­po­ra­nei­dad de Bue­nos Ai­res. No ca­be du­da que de­be­mos sen­tir­nos fe­li­ces de vi­vir en un mo­men­to en el que la ins­pi­ra­ción, con­vi­ve a dia­rio con no­so­tros.

DI­LO­NE IMPREGNA DE ENER­GÍA NUES­TRA EDICIÓN DE JU­LIO; DCHA.: NIE­VES ZU­BER­BÜH­LER; ABA­JO: UNA ODA A LA BE­LLA AR­GEN­TI­NA.

Sí­gue­me en @kar­la­mar­ti­nez­de­sa­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.