Pul­so tro­pi­cal

¿Dón­de y có­mo trans­cu­rre el día a día de quie­nes pue­den es­co­ger ha­cer su vi­da en un es­pa­cio de he­do­nis­mo en­tre cie­lo y océano? Es­tos si­tios nos de­jan ima­gi­nar­lo

VOGUE Latinoamerica - - Vogue Julio -

El he­do­nis­mo po­see su pun­to car­di­nal en Mia­mi. He aquí los si­tios per­fec­tos pa­ra go­zar de una ex­qui­si­ta de­ca­den­cia

Pa­ra quie­nes de­ci­den vi­vir en Mia­mi o, in­clu­so, so­lo vi­si­tar­la, lle­gar a la ciudad sig­ni­fi­ca mu­chas co­sas y pue­de res­pon­der a mu­chas mo­ti­va­cio­nes. Pa­ra al­gu­nos, re­sul­ta una aven­tu­ra per­fec­ta pa­ra ha­cer com­pras de al­ta ga­ma, dis­fru­tar de unas es­plén­di­das va­ca­cio­nes, ser par­te de una fe­ria de ar­te con las pro­pues­tas más atre­vi­das o lle­gar al con­cier­to de ese mú­si­co al que ido­la­tran. Pa­ra otros es el si­tio don­de se cie­rra ese ne­go­cio que va a cam­biar­les la vi­da o la apues­ta al des­tino que ini­cia­rá una nue­va eta­pa pro­mi­so­ria. Tam­bién es el hub que con­cen­tra mu­cho de lo que su­ce­de en­tre las dos Amé­ri­cas... To­das y ca­da una de las jus­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra cru­zar fran­jas de mar, desafiar mu­ros o, sim­ple­men­te, ate­rri­zar en The Big Oran­ge, son vá­li­das. De cual­quier ma­ne­ra, va­le la pe­na po­ner­nos al tan­to de cuán­to ha cre­ci­do y cam­bia­do el per­fil ur­ba­nís­ti­co de la ciudad, a qué hue­le y có­mo sa­be. A fin de cuentas, es­tas re­se­ñas quie­ren des­ve­lar lo di­ver­so, den­tro de ese co­lor co­mún que to­do lo ma­ti­za allí: el ver­de es­pe­ran­za.

Vi­da re­sort

Una al­ter­na­ti­va pa­ra vi­vir en el cen­tro del lu­jo ur­bano y el si­ba­ri­tis­mo de la era mi­llen­nial

Bric­kell City Cen­tre

Ubi­ca­do en el di­ná­mi­co sec­tor de ne­go­cios de la Ciudad del Sol, es­te com­ple­jo don­de el lu­jo al­ber­ga a va­rias de sus más des­ta­ca­das mar­cas-em­ble­ma, ha cam­bia­do el per­fil ur­bano. En Bric­kell City Cen­tre (www.bric­kell­city­cen­tre.com), con su at­mós­fe­ra de con­tem­po­ra­nei­dad y ar­te, se con­cen­tran dos to­rres re­si­den­cia­les, dos edi­fi­cios de ofi­ci­nas y el es­pec­ta­cu­lar ho­tel EAST, Mia­mi, uno de los más con­for­ta­bles, tec­no­ló­gi­ca­men­te óp­ti­mos y ele­gan­tes del sur es­ta­dou­ni­den­se. Aún pa­ra quie­nes no vi­ven o tra­ba­jan en es­te em­po­rio mul­ti­usos, el área de bou­ti­ques y res­tau­ran­tes se con­vier­te tam­bién en un pun­to obli­ga­do en las agen­das de los vi­si­tan­tes pa­ra un día de com­pras y en­tre­te­ni­mien­to en la que na­da que­da sin sa­tis­fa­cer el más am­plio aba­ni­co de in­tere­ses.

Fae­na Pent­hou­se Re­si­den­ces

Ca­da es­pa­cio de las Fae­na Pent­hou­se Re­si­den­ces es la pro­me­sa de ha­cer del día a día una ex­pe­rien­cia re­sort. Ade­más del lu­jo con­for­ta­ble de los in­te­rio­res má­gi­ca­men­te cu­ra­dos o per­so­na­li­za­dos, las vis­tas al mar, la bahía y la ciudad agre­gan un atrac­ti­vo adi­cio­nal. Es­te pro­yec­to es una car­ta de pre­sen­ta­ción del Dis­tri­to Fae­na, una obra ex­cep­cio­nal del em­pren­de­dor y ho­te­lier ar­gen­tino, Alan Fae­na. Des­de allí, se ga­ran­ti­za el ac­ce­so a to­do lo que es si­nó­ni­mo de dis­fru­te de la vi­da en una ciudad que sa­be muy bien sa­tis­fa­cer a los más exi­gen­tes.

Gro­ve at Grand Bay

El primer pro­yec­to mul­ti re­si­den­cial de lu­jo di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Bjar­ke In­gels en los Es­ta­dos Uni­dos es­tá en la zo­na de Co­co­nut Gro­ve de Mia­mi, un área ex­clu­si­va don­de la ca­li­dad de vi­da tie­ne co­mo si­nó­ni­mos el con­fort ha­bi­ta­cio­nal y la be­lle­za de los en­tor­nos. Los con­do­mi­nios se di­vi­den en dos to­rres, 57 en la To­rre Nor­te y 42 en la To­rre Sur, y cuen­tan con ge­ne­ro­sos bal­co­nes y ven­ta­na­les que dan la bien­ve­ni­da a la luz na­tu­ral. Pa­ra el dis­fru­te de los in­qui­li­nos se in­clu­yen pis­ci­nas en las azo­teas pa­ra los re­si­den­tes de ca­da to­rre, un spa y gim­na­sio, con­ser­je y ser­vi­cio de mayordomo y un spa pa­ra mas­co­tas. Ca­da re­si­den­te cuen­ta con es­ta­cio­na­mien­to pa­ra dos co­ches, pe­ro en el ca­so del pent­hou­se de la To­rre Sur, se re­ser­van cua­tro es­pa­cios.

Fen­di Châ­teau Re­si­den­ces

En el trans­cur­so de es­ta dé­ca­da, el área de Surf­si­de se ha es­ta­do con­vir­tien­do en el nue­vo Bal Har­bour. Allí es­tá ubi­ca­do Fen­di Châ­teau Re­si­den­ces, en la ave­ni­da 93 y Co­llins Ave­nue. En 12 pi­sos que mi­ran al mar, se ubi­can las 58 re­si­den­cias y pent­hou­ses con in­te­rio­res di­se­ña­dos a par­tir de las pro­pues­tas de la Ca­sa Fen­di, en su pri­me­ra in­cur­sión en mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de los Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra es­to, se ha alia­do a Châ­teau Group y la só­li­da com­pa­ñía, Ar­qui­tec­to­ni­ca.

Pors­che De­sign To­wer

Sunny Is­les Beach es otro de esos pa­raí­sos en la cos­ta atlán­ti­ca de Mia­mi, don­de se le­van­ta la Pors­che De­sign To­wer ofre­cien­do a sus in­qui­li­nos re­si­den­tes vis­tas al océano des­de que suben al ele­va­dor y em­pren­den una ca­rre­ra as­cen­den­te a to­da ve­lo­ci­dad. Es­ta ini­cia­ti­va une en man­cuer­na triun­fa­do­ra a Pors­che De­sign Group con el ur­ba­nis­ta Gil De­zer. Sus 132 re­si­den­cias, in­clu­yen­do un áti­co de cua­tro pi­sos, se han de­ja­do con­de­co­rar con ven­ta­nas de pi­so a te­cho y te­rra­zas con vis­ta al mar, que en al­gu­nos ca­sos, tie­nen pis­ci­na pri­va­da. Un res­tau­ran­te, cine, sa­las de bai­le, spa y una sa­la de jue­gos es­tán en el me­nú de ser­vi­cios.

The Ritz-carl­ton Re­si­den­ces

La cla­ve del en­can­to de Sunny Is­les ra­di­ca en es­tar en el océano y un ca­nal in­ter­cos­tal. Allí ha anida­do la es­truc­tu­ra de The Ritz Carl­ton Re­si­den­ces (www.the­re­si­den­ces­sunn­yis­les­beach.com/re­si­den­ces), con la fir­ma de Michele Bö­nan, quien ha fu­sio­na­do el pa­sa­do ar­qui­tec­tó­ni­co de Mia­mi, con su per­fil con­tem­po­rá­neo. Los pro­pie­ta­rios de Ritz-carl­ton Re­si­den­ces tie­nen ac­ce­so al es­tán­dar más al­to de lu­jo, pri­va­ci­dad y re­la­ja­mien­to. En la quie­tud de un es­pa­cio ex­clu­si­vo y a pa­sos de la ani­ma­ción de Mia­mi Beach, es­ta op­ción se co­nec­ta con to­das las al­ter­na­ti­vas de en­tre­te­ni­mien­to en la Ciudad del Sol.

Mis­so­ni Baia

En­tre la bahía de Bis­cay­ne, el De­sign Dis­trict y Wyn­wood Art Dis­trict, East Ed­ge­wa­ter es el ve­cin­da­rio emer­gen­te más in de Mia­mi. Jus­ta­men­te ese fue el pun­to es­co­gi­do por una de las mar­cas más res­pe­ta­das en la mo­da, Mis­so­ni, pa­ra co­lo­car su nom­bre en el pa­no­ra­ma de los bie­nes raí­ces, con su re­la­ja­da es­té­ti­ca del lu­jo y sen­ti­do de la per­fec­ción en los ter­mi­na­dos. Un to­tal de 146 re­si­den­cias dis­tri­bui­das en 57 pi­sos, son tem­plos de pri­va­ci­dad he­do­nis­ta pa­ra re­si­den­tes que, ade­más, pue­den dis­fru­tar de ame­ni­da­des co­mo una pis­ci­na olím­pi­ca y uno de los spas más gran­des y más ele­gan­tes de la ciudad.

GLA­MOUR MO­DERNO Las Fae­na Pent­hou­se Re­si­den­ces cuen­tan con diez re­si­den­cias en los dos úl­ti­mos pi­sos del Fae­na Ho­tel.

ES­TÉ­TI­CA ITA­LIA­NA El di­se­ño in­te­rior del desa­rro­llo es­tu­vo a car­go de Fen­di en co­la­bo­ra­ción con la co­lom­bia­na Fanny Haim.

SILUETA DANZANTE Las dos to­rres de cris­tal de Gro­ve at Grand Bay tie­nen la apa­rien­cia de flo­tar so­bre los am­plios es­pa­cios de naturaleza.

GA­RA­JE EN EL CIE­LO Ca­da uni­dad de la Pors­che De­sign To­wer vie­ne equi­pa­da con un ele­va­dor pa­ra el co­che del re­si­den­te. VI­DA EN EL MAR The Ritz-carl­ton Re­si­den­ces es­tán com­pues­tas de re­si­den­cias de dos, tres o cua­tro cuar­tos.

AR­TÍS­TI­CO

Mis­so­ni Baia es­tá ins­pi­ra­do en el tra­ba­jo mi­ni­ma­lis­ta de los ar­tis­tas Al­bers, Judd, Le­witt y So­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.